Luego de 10 años, la Fórmula 1 vuelve a una de sus cunas: Francia

Romain Grosjean celebra la vuelta del GP de su país
Romain Grosjean celebra la vuelta del GP de su país Fuente: AFP
(0)
22 de junio de 2018  

Cuando en 1894 Pierre Giffard, un periodista de Le Petit Journal, propuso realizar una carrera de "coches sin caballos" entre París y Ruán, sin darse cuenta estaba fundando el automovilismo.

Francia, entonces, se volvió la cuna de un deporte que está por cumplir 124 años y que tiene como máxima expresión la Fórmula 1. Paradójicamente luego de 10 años, la categoría reina vuelve a uno de sus países fundadores.

El Gran Premio de Francia renace en Le Castellet luego de una década en blanco, motivada principalmente por los altos costos de un espectáculo que, bajo la mano comercial de hierro de Bernie Ecclestone, no se guió por tradiciones sino por inversiones para establecer su calendario trotamundos. Y frente a la opulencia del lujo asiático, que deslumbra desde 1999 a la F. 1 con autódromos impactantes que no necesariamente entregan mucho entrenimiento genuinamente automovilístico, se planta este Paul Ricard apenas remozado, aún modesto en instalaciones pese a los más de 30.000.000 de dólares que recibió para mejoras.

Será la versión 58ª del GP francés, que se afincó en muchas sedes desde el inaugural 1950: 18 veces en el asfalto impecable de Magny-Cours, sú último cobijo en suelo galo, en 2008; 14 en Le Castellet, el lugar actual, unos 40 kilómetros al este de Marsella; 11 en Reims; cinco en Rouen-les-Essarts; cinco en Dijon-Prenois (se alternaba con Paul Ricard en los espectaculares años setentas), cuatro en Clermont-Ferrand y una sola en otra catedral francesa del automovilismo, Le Mans.

Dos son los países que mantienen asistencia perfecta en los 68 años de Fórmula 1: Reino Unido e Italia. Cerca figura otro clásico, Mónaco, con 65, y algo más atrás otros dos históricos, Alemania y Bélgica, con 62. Al igual que sus vecinos germanos y belgas, aunque por más años, los galos se privaron de la categoría durante cierto tiempo por los vaivenes económicos de Europa y la inflexibilidad de Ecclestone. "Una verdadera humillación", consideró la extensa ausencia Christian Estrosi, el hoy director del GP.

Aquel pozo que se abrió luego de Magny-Cours 2008 fue profundo para Francia, que además de carecer de carrera llegó a no tener ni un piloto en la parilla (2010 y 2011), mientras Renault iba y venía como motorista y como equipo. Son otros tiempos ya: hoy la escudería del rombo figura cuarta en la temporada y hay tres corredores galos (Romain Grosjean, Esteban Ocon y Pierre Gasly), la mayor cantidad de una misma nación entre los 20 conductores. Y, por supuesto, vuelve el gran premio.

Lo hace en un autódromo que recibió a la categoría por última vez en 1990, cuando se impuso el local Alain Prost a bordo de un McLaren. El tetracampeón es el segundo piloto más exitoso en Francia, con seis triunfos, dos menos que los del alemán Michael Schumacher y dos más que los del argentino Juan Manuel Fangio y el inglés Nigel Mansell. Una curiosidad: el brasileño Ayrton Senna jamás se impuso en tierra gala.

Tanto tiempo pasó sin carrera francesa que de los 20 pilotos actuales apenas cuatro corrieron allí en Fórmula 1: Fernando Alonso (vencedor en 2005), Kimi Räikkönen (2007), Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, justo los campeones mundiales activos.

Hoy tendrán lugar los ensayos; mañana, la prueba de clasificación, y el domingo, la carrera. Hasta ahora hubo algunos ensayos de los neumáticos Pirelli a cargo de Hamilton, y el dibujo de 5842 metros parece atractivo, de largas rectas y algunos curvones veloces. Por lo pronto, para todos los protagonistas es nuevo, pero algunos se entusiasman más que otros... "Desde hace años es mi sueño. Ahora experimentaré la fantástica sensación de un gran premio en casa", comentó Esteban Ocon, de Force India. "Estoy muy emocionado por correr en mi país. Jean Alesi y Alain Prost me dijeron que hay que experimentar como piloto francés en una carrera en Francia. El automovilismo siempre ha sido parte de nuestra cultura. Espero que este gran premio reinicie el interés por la F. 1 aquí", apuntó el novato Pierre Gasly, de Toro Rosso.

Se entusiasman los franceses, pero todos disfrutan la vuelta de un clásico a la Fórmula 1.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.