Esta caída empezó a gestarse hace mucho

Juan Pablo Varsky
Juan Pablo Varsky PARA LA NACION
Una derrota que expuso lo peor de la selección
Una derrota que expuso lo peor de la selección
(0)
22 de junio de 2018  

Hace sesenta años, Checoslovaquia humilló al seleccionado argentino en el Mundial de Suecia. La derrota por 6-1 significó un baño de realidad y terminó con la fantasía de creer que nuestro fútbol era el mejor del planeta. El esplendor local en la década del cuarenta y las ausencias en Brasil '50 y Suiza '54 habían generado la ilusión de que el regreso de la "nuestra" a la Copa del Mundo pondría las cosas en su lugar. Los checoslovacos superaron al equipo nacional en todos los aspectos del juego. Amadeo Carrizo , Pedro Dellacha, Pipo Rossi, Corbatta, Beto Menéndez y Angel Labruna, entre otros, sintieron que estaban jugando a otro deporte.

Borocotó en El Gráfico retrató así la paliza: "Los futbolistas criollos viven del fútbol, pero son pocos. No se someten, no se prestan a la preparación física rigurosa. No viven para el fútbol. No se puede hablar de fallas en el equipo argentino; fue superado netamente por velocidad, estado atlético, organización, sobriedad, sentido práctico que tienen los checoslovacos". La caída provocó renuncias y un replanteo del estado del fútbol argentino. El seleccionado siguió siendo tierra de nadie. Todo cambió en 1974 cuando asumió César Luis Menotti y le dio entidad.

Resumen del partido Argentina - Croacia en el Mundial de Rusia 2018

03:45
Video

Esta selección de 2018 todavía puede clasificarse para los octavos de final. Sin embargo, el 0-3 ante Croacia también deja desnudo al fútbol argentino. Hay problemas coyunturales y estructurales. Hace más de diez años que los seleccionados juveniles no pelean títulos mundiales. La última conquista fue Canadá 2007 con Mercado , Fazio , Banega , Di María y Agüero , por citar a integrantes del actual plantel. En su momento, se desmanteló un equipo de trabajo que había valorizado el semillero nacional.

Hoy la Argentina no tiene un mediocampista entre los 20 o 30 mejores del mundo

Ese déficit incluye la formación de jugadores. Hoy la Argentina no tiene un mediocampista entre los 20 o 30 mejores del mundo. Uno que juegue de área a área, con despliegue, llegada, quite, pase y remate. Ayer, Croacia mostró dos de elite: Rakitic y Modric . No hay un Erikssen, un Kroos , un Kante, un Busquets . Nunca aparecieron ni el Xavi ni el Iniesta ensamblados en nuestro territorio. Elija usted la variante que quiera: no hay volantes argentinos en los mejores equipos del mundo.

Sin buenos mediocampistas, es imposible ejecutar el modelo en el que se ha educado Lionel Messi . Tampoco tiene un delantero que aguante la pelota de espalda o baje los lanzamientos largos para los compañeros que lleguen de frente, como el francés Giroud o el islandés Finbogasson. No hay laterales top que sepan el oficio completo del puesto. La oferta de centrales de elite tampoco es abundante. Solamente Otamendi , quien ayer debió haber sido expulsado por patotero, llena ese formulario.

Esta escasez de talento viene de arrastre. La organización del fútbol argentino, sus crisis directivas, el formato de los campeonatos, la formación de los juveniles, la capacitación de los formadores influyen, directa o indirectamente, en este panorama. También, en su medida, los periodistas y los hinchas, que hemos perdido la pasión y el disfrute por el juego. Las tres finales demoraron la caída, no la precipitaron. Este grupo había nacido en noviembre de 2011 con aquel triunfo en Barranquilla. Se distinguió por su autogestión, más allá del seleccionador de turno. Creían que podían manejar todo. Probablemente esa autorregulación haya impedido la renovación del núcleo duro, aunque tampoco sobraba talento como para encararla. Entrenadores competentes, con estilos distintos, llegaron al cargo y terminaron como caricaturas de ellos mismos.

Esta escasez de talento viene de arrastre. La organización del fútbol argentino, sus crisis directivas, el formato de los campeonatos, la formación de los juveniles, la capacitación de los formadores influyen, directa o indirectamente, en este panorama

Jorge Sampaoli termina envuelto en insólitas contradicciones, como si fuera un neófito en su profesión. Tener a Messi no alcanza. Ayer deambuló por la cancha. No pateó al arco. Si el equipo no lo acompaña, él no sale al rescate. Leo no acepta el rol de salvador. Fue educado en un modelo de juego colectivo y participativo. Lo dijo el gran Modric ayer: "No puede hacer todo solo".

Este grupo perdió su rebeldía ante la adversidad en la final de la Copa América del Centenario . Pareció recuperar algo de espíritu en aquel partido de Quito. El empate ante Islandia y el penal errado por Messi en el estreno reactivaron el fatalismo. Con esa melancolía a cuestas, con la certeza de que lo mejor ya pasó, lleno de dudas y cansado de sufrir, salió a jugar contra un equipo que sabía perfectamente su plan de juego.

El error de Caballero fue el efecto de su falta de confianza y la causa del derrumbe general. Croacia olió sangre y expuso todas las carencias de Argentina, las coyunturales y las estructurales. Un equipo sin talento, sin plan, sin líder, sin respuestas, sin carácter. Esta caída empezó a gestarse mucho tiempo atrás. Más allá de las chances de seguir en el Mundial, la reconstrucción del fútbol argentino es impostergable. Como hace sesenta años, una derrota nos da un baño de realidad frente al mundo. Croacia es la Checoslovaquia de 2018.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?