"La base de 5G es el LTE. Esto va a minimizar los costos de inversión y los tiempos de despliegue"

Entrevista con José Otero, director para América latina y el Caribe de 5G Americas
Entrevista con José Otero, director para América latina y el Caribe de 5G Americas Crédito: 5G Americas
Uriel Bederman
(0)
22 de junio de 2018  • 16:17

Las promesas del 5G son atractivas. Para comenzar, la quinta generación de tecnologías de telefonía móvil permitirá alcanzar velocidades de 10 Gbps (gigabits por segundo), una cifra encantadora, si se considera que en nuestro país el 4G está en torno a los 12 Mbps (megabits por segundo), de acuerdo con un informe divulgado recientemente por OpenSignal. Además, 5G ofrecerá una mejora del 90% en el consumo energético y una latencia que pasa de los 100 milisegundos del 4G a solo 1 milisegundo. Eso sí, habrá que cultivar la paciencia. Si bien ya se realizaron pruebas y se espera que comience a estar disponible en el mundo hacia 2019 o 2020, el 5G no llegará a nuestro país antes de 2021.

"La base de lo que va a ser 5G es el LTE. Esto quiere decir que se reutilizará parte de la infraestructura. Esto va a minimizar costos de inversión y acelerará los tiempos de despliegue. Cada nueva generación tecnológica tarda menos tiempo en llegar a la región. A GSM le llevó seis años; 3G tardó cinco, y LTE, dos -explica en diálogo con LA NACION José Otero, director de 5G Americas para América Latina y el Caribe-. Si no es para fines de este año, en algunos lugares del Caribe, el año que viene veremos varias redes. En la Argentina, tan pronto se decida cómo vamos a estar utilizando el espectro radioeléctrico, si hay licitaciones y asignación de más espectro, estarías allanando el camino para un despliegue más rápido".

-Ya estamos hablando de 5G, pero hay quienes dicen que debería mejorarse el acceso a 4G antes de prometer nuevos pasos. ¿Qué opina?

-Es lo mismo que se dice cada vez que va a salir una nueva generación móvil. Cuando hablábamos del 4G todo el mundo decía: "¡No anda bien el 3G y ya me están hablando del 4G!". Sin embargo, cuando se lanza el LTE en la Argentina, bastante atrasado en comparación con el resto de la región, la demanda y el perfil del usuario hicieron que este fuese prácticamente uno de los países del mundo con más rápida adopción de la tecnología. Llegó después de que más de la mitad de los países de la región hubiesen lanzado el 4G, y sin embargo a los 12/18 meses se había ubicado entre los tres primeros en adopción y a los dos años era el segundo en América Latina. Para que se dé el 5G necesitamos que se entregue más espectro radioeléctrico, lo que también sirve para reducir los niveles de congestión en los grandes centros urbanos, por ejemplo en el microcentro de la ciudad de Buenos Aires.

-¿Esto quiere decir que incluso los usuarios de 4G tendrán beneficios por la llegada de 5G?

-Sí. Además, el consumidor siempre va a decir que tiene una experiencia que no es tan positiva, pero cuando viene la nueva tecnología empieza a utilizar servicios que no utilizaba o no utilizaba tanto. Hace cinco años, en la Argentina no se usaba el teléfono para ver tantos videos como ahora.

-¿Cuáles son, en términos prácticos, los beneficios que traerá el 5G al usuario?

-Cuando se oye hablar de la internet de las cosas, sobre la economía digital, la transformación digital, las ciudades inteligentes, etcétera, de lo que estamos hablando es de colocar millones de dispositivos para distintos servicios y efectos productivos más eficientes, ya sea de logística a minería, energía y otros. Aunque no tengas un beneficio a un corto plazo directo como consumidor (más allá de menor congestión y mayores velocidades), el hecho de que puedas viabilizar el incremento de dispositivos para monitoreo de flota, medición de servicios públicos, para viabilizar servicios de misión crítica, esos son beneficios que se obtienen de forma inmediata. Luego, con el tiempo, vas a tener beneficios como menor latencia, poder ver videos de 4K sin ningún problema, vas a poder utilizar servicios en tiempo real, y más. A corto plazo, permite implementar la internet de las cosas sin que la red colapse.

-¿Y cuáles serán en particular los beneficios para los usuarios en la Argentina?

-Si observas los números de la consultora Frost and Sullivan te dicen que a 2025, en América Latina, por cada línea móvil conectada a un ser humano vas a tener 3,5 o 4 líneas conectadas a dispositivos, y de esas vas a tener la mitad conectada por redes móviles. En la Argentina, según Carrier y Asociados, hay 40 millones de líneas móviles. Si la predicción es cierta, significa que para 2025 el mercado tendría otras 80 millones conectadas a distintas cosas. Con la red 5G podrías manejar el tráfico de estas 120 millones de conexiones sin problemas.

-La promesa suena bien, pero algunos especialistas opinan que si el 5G va a permitir conexiones entre más dispositivos, también se incrementarán las vulnerabilidades y los ataques informáticos.

-El estándar 5G viene ya con medidas de seguridad incorporadas. Pero, en todo caso, los ataques informáticos pueden suceder en cualquier tipo de conexión a internet de banda ancha. Es sabido que mientras evoluciona la seguridad, los atacantes también evolucionan. Ningún sistema que se conecte a internet es 100% seguro. Lo que pasa es que, a menos que seas un superexperto, va a ser muy difícil que puedas hackear el celular. Los usuarios se olvidan, pero hace 20 o 30 años si tenías un celular análogo era muy fácil hackearlo. Ahora es muchísimo más complejo. Es un batalla sin fin que involucra la encriptación de la red, del mismo dispositivo y las propias medidas de seguridad del dispositivo. Obviamente, también juega mucho el sentido común de las personas. Poner un código de acceso al teléfono, no abrir correos electrónicos que no reconocés, me refiero a que aquello que aplicás en el mundo fijo, aplicalo también en el mundo móvil. Pero es bueno decir que desde el desarrollo de la propia red 5G se establecen medidas de seguridad.

-Y mientras esperamos la llegada del 5G, ¿cómo es el vínculo con los fabricantes para que haya un despliegue conjunto de los equipos compatibles y el arribo de la tecnología?

-La interoperabilidad viene de la mano del mismo estándar. Por eso se está tratando de que haya solamente un tipo que sea llamado 5G, para que haya mayores economías de escala, porque es la misma tecnología que se coloca mundialmente. Para evitar lo que ocurrió con el 3G, con el que había fragmentación, con el 5G se logrará que todo el planeta tenga la misma tecnología y mejores economías de escala, y al tener más gente utilizando la misma tecnología, tanto las redes como los dispositivos resultarán más accesibles. Para esto, todos los equipos de todos los fabricantes deben ser interoperables.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.