En el Prode mundialista gana la especulación fría al amor por la celeste y blanca

Buscando la mejor estrategia para sumar puntos, muchos terminan apoyando a equipos que detestan
Buscando la mejor estrategia para sumar puntos, muchos terminan apoyando a equipos que detestan Fuente: LA NACION
Sebastián A. Ríos
(0)
23 de junio de 2018  

El domingo pasado, a las 10.34 hora local, dos sensores del Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas mexicano ubicados en el DF detectaron un "movimiento sísmico". ¡No era para menos! A 10.723 kilómetros de allí, en el estadio Luzhniki, en Moscú, Hirving Lozano acababa de hacerle un gol a Alemania, causando un masivo estallido de alegría entre los millones de mexicanos congregados en plazas y espacios públicos. Aunque no fue registrado por ningún sismógrafo, en ese mismo momento se produjo la colisión entre las expectativas de muchos argentinos que habían apostado a Alemania como ganador y la felicidad de ver agarrándose la cabeza a quien nos relegó al lugar de subcampeón en Brasil 2014.

¿Prode o camiseta? "Cuando la gente arma los prodes del Mundial pone lo que cree que va a ocurrir -sostiene el periodista deportivo Germán Leza-. Es distinto a cuando arman los prodes de los equipos de la Argentina".

"Los argentinos suelen ser más hinchas de su equipo que de la selección; ahí sí la gente suele jugar como hincha y poner como ganador a su equipo, en esos casos se pierde la objetividad", agregó.

Pero aún siendo tan fríos y racionales como se pueda, los resultados de partidos como los de Alemania-México o Brasil-Suiza nos ponen ante un dilema: para qué apostar por seleccionados que no queremos que ganen, pero que como potencias de este deporte deberían estar a la altura de su camiseta, cuando después perdemos esos puntos y nos preguntamos si no habría que haberle hecho caso a nuestro corazón. De hecho, los memes y las quejas viralizadas en redes sociales esta semana dejaron en claro esta contradicción. "Mi corazón dice Perú, pero mi prode dice Francia", tuiteó @lautargonzz, quien al menos sumó puntos.

"Los partidos de los mundiales son épicos y uno tiende a ponerse del lado del más débil. Me gustó que no ganaran Brasil ni Alemania, aunque en mis prodes eran claros ganadores. Corrió mucha agua abajo de esos puentes y se disfruta ver cómo otros les hacen goles, aunque eso nos haga resignar algún puntito. Hasta grité el gol de cabeza de Suiza... Uno los festeja con la esperanza de que seamos nosotros los que les hagamos los próximos", dice Pablo Oribe, de 34 años, director de la consultora JM Oribe Comunicaciones, que participa de tres prodes al mismo tiempo: el de Colgados, su equipo de fútbol; el del Centro Médico Genea, donde trabaja su esposa, y un tercero, que es a beneficio de la Fundación Techo.

Mal, así dice que le va en los tres en un Mundial con muchas sorpresas: "Sorprendió que no ganara casi ningún candidato su primer partido y se notó el crecimiento de algunos equipos de perfil más bajo, como Suiza o Japón". comenta. La sensación de estar ante un Mundial de resultados impredecibles que desafía a quienes más raciocinio y cálculo ponen a la hora de armar el prode es extendida: "Totalmente impredecible. Que pierda el último campeón, que empate Brasil, que Argentina esté rezando para pasar a octavos, que ganen equipos sin historia en los mundiales... es complicado", sostiene Martín Araldi, de 48 años, que trabaja en el área comercial de la empresa de climatización de ambientes Trane.

A él tampoco le está yendo bien en el prode. "De mitad de la tabla para abajo", aclara Martín, que anteayer vio el partido Argentina-Croacia en la sala donde toda la empresa se reunió a ver el partido proyectado en pantalla gigante. "Jamás le jugaría en contra a la Argentina en el prode", asegura a modo de explicación de por qué el jueves siguió sin sumar puntos. "Es un poco y un poco, uno a veces pone lo que piensa que debería suceder y otras veces juega más con el corazón que con la cabeza", comenta Gustavo Gorosito, de 45 años, compañero de Martín. "Con Argentina y con Perú fui más por el lado del corazón, pero la verdad es que estoy sorprendido con algunos resultados, a tal punto que me parece que de acá en adelante voy a poner cualquier cosa en el prode", agrega.

Muchos coinciden en que en este Mundial el prode lo ganarán quienes menos saben de fútbol: "Los resultados de cada uno de los partidos los pensé fríamente, analizando la situación de cada equipo, y así me está yendo... en el prode del laburo va primero uno que no tiene idea de fútbol y que nos está pasando el trapo", se lamenta Javier Báez, de 39 años, empleado administrativo de una empresa de logística.

Los nervios del debut

"Es cierto que en los mundiales suele haber sorpresas, pero los partidos jugados hasta ahora hablan de un Mundial que claramente no es previsible", afirma Leza, y agrega: "Si bien suele haber comienzos irregulares para las potencias en los mundiales, en este esto se ha visto de manera muy marcada, con resultados no esperados, como que Senegal le gane a Polonia o Japón a Colombia. Un dato no menor es que desde el Mundial 90 la Argentina siempre arrancaba ganando el partido de debut".

"Estoy enojada con el resultado de Argentina -reconoce Silvia Corti, de 47 años, analista de finanzas de Trane, que se encuentra al final de la tabla del prode de la empresa-. Siempre pongo que ganan los grandes en el prode, aunque cuando se trata de Argentina no apuesto pensando, sino con el sentimiento".

Pero, ¿hay quienes tienen la capacidad para dejar la pasión a un lado y apostar en el prode en contra de Argentina? "En el prode de la empresa, del que participan unos 60 empleados, solo uno puso que Argentina perdía ante Croacia", cuenta con el fixture en la mano Karina Sanandrez, de 48 años, gerenta de RR.HH. de Trane, que destaca el valor de acciones como el prode del Mundial para motivar a los empleados y generar un buen clima laboral, aunque, reconoce, "el resultado del partido no nos ayudó mucho".

Como la mayoría, Pablo Oribe reconoce que no puede dejar de lado la pasión por el fútbol a la hora de completar el prode: "En todos mis prodes, le ganamos a Brasil en la final y Messi es el goleador del Mundial. La esperanza ante todo", concluye.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?