Suscriptor digital

Poderoso talento narrativo

EL BAILARIN DEL PISO DE ARRIBA Por Nicholas Shakespeare (Norma)-392 páginas-($ 23)
(0)
18 de agosto de 1999  

NICHOLAS SHAKESPEARE nació en Inglaterra en 1957, y estudió en la Universidad de Cambridge. Hijo de un diplomático, pasó largos años en países sudamericanos (Argentina y Perú entre ellos) y del lejano oriente. Ha sido editor literario del Daily Telegraph y colaborador de la revista Granta . Antes de esta última novela había publicado otras dos: La visión de Elena Silves (1989), que recibió el premio Somerset Maugham y fue traducida a doce idiomas (editada en castellano por Muchnik en 1991, sin distribución en la Argentina), y The High Flyer (1993). Recientemente apareció en Londres su "biografía autorizada" de Bruce Chatwin.

El bailarín del piso de arriba (publicada en inglés en 1995) retoma el tema de su primera novela, dedicada a la memoria de Chatwin, y que Vargas Llosa elogió por la "intuición para aventurarse en los laberintos de la política" peruana. Aquella novela seguía la trayectoria de las guerrillas en el Perú. Este nuevo libro ficcionaliza la captura del líder de Sendero Luminoso, según se sugiere a través de numerosos detalles, aunque nunca se explicita el nombre de esa organización, ni el del país, ni el de Lima (simplemente "la capital").

Pese a que Shakespeare parte de hechos reales muy bien investigados y de un conocimiento del medio que elude los facilismos de la mirada "extranjera", el componente ficticio y la intención novelística son los que dan forma al relato. Varios nombres de la tradición narrativa británica (el polaco Conrad, Greene, el propio Chatwin) pueden acudir a la mente del lector a partir del modo en que se construye el marco argumental que contendrá la historia de la captura. Un periodista y escritor inglés, corresponsal de prensa en América Latina, va a ser trasladado por el cierre de su oficina y la última nota que intentará realizar será una entrevista con el militar que exhibió en una jaula al líder guerrillero capturado. En el intrincado recorrido para establecer el contacto, se encuentra por una casualidad, tal vez excesiva (la única "costura" visible en una confección, por lo demás, elegantemente elaborada), con el policía que llevó a cabo la captura, y éste se la relata paso a paso.

La trama gana colorido e interés con la historia personal de ese policía, cuya hijita asistía a un estudio de danza en el que estaba escondido (y esto se sabe casi desde el principio) el líder guerrillero.

Poco importa conocer vagamente el argumento y el final. Como en varias novelas de Graham Greene, por ejemplo, todo está atractivamente construido, en esa zona donde la buena literatura y los mejores condimentos del best seller se tocan sin chocar. No es de extrañar que por esta novela The Times haya considerado al autor como uno de los mejores novelistas británicos actuales. Ni tampoco que John Malkovich se haya interesado en llevarla al cine, en lo que significaría su debut como director.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?