La ola gigante de la disrupción en versión literal: lecciones del surf

Hay una analogía directa entre el deporte competitivo y el proceso creativo; ambos alternan períodos de exigencia con otros de descanso
Hay una analogía directa entre el deporte competitivo y el proceso creativo; ambos alternan períodos de exigencia con otros de descanso
Sebastián Campanario
(0)
24 de junio de 2018  

Las notas periodísticas, las investigaciones académicas y los reportes de consultoras sobre innovación tienen un territorio de metáforas favorito: el de los cataclismos naturales. Las tecnologías exponenciales son "meteoritos" y los modelos de negocios tradicionales son "placas tectónicas" que se mueven y provocan terremotos en la economía. Pero tal vez la analogía más citada sea la del tsunami disruptivo, donde la mayoría de las personas deberemos surfear olas gigantes para mantenernos a flote.

Hay un deporte donde esta última metáfora y la realidad se funden en una sola entidad. Por historia, filosofía y apertura a la creatividad, el surf tiene decenas de puntos de contacto con la agenda de innovación. Empezando por su tasa de cambio y de reinvención única: en los últimos años, la difusión del tow surfing (surf por remolque, donde una persona traslada en moto de agua al surfista cientos de metros mar adentro, imposibles de alcanzar solo a través del nado con la tabla) permitió multiplicar varias veces la altura de las olas surfeables, que en sus récords más recientes superan los 30 metros.

El fenómeno está explicado en varios libros y documentales. En Take Every Wave, disponible en Netflix, se cuenta la vida de Laird Hamilton, nacido en 1964 en San Francisco y criado en Hawai, una leyenda del deporte pero, ante todo -según sus colegas-, un innovador nato, que piensa en técnicas, nuevos materiales y nuevas tecnologías para superarse. Su descubrimiento y difusión del surf de grandes olas resume varias lecciones:

*Momento Eureka: Hamilton cuenta que la idea del surf por remolque se le ocurrió un día relajado, en el que hacía esquí acuático con un amigo que manejaba una moto de agua, mientras exploraba mar adentro. Las ocurrencias suelen venir en estos momentos en los que el filtro de la atención se abre, pero a partir de un proceso previo en el que se piensa mucho -a veces obsesivamente- en el desafío. Hamilton deseaba solucionar algo: las playas de Hawai -patio trasero de su infancia y adolescencia-, se habían superpoblado de surfistas y había que buscar cómo descongestionar estos lugares.

*Hay una analogía muy directa entre el deporte de alta competencia y el proceso creativo: hay una ecuación en la que la suma de un lapso de estrés y exigencia y otro de descanso y recuperación da lugar a resultados. En el deporte está demostrado que para mejorar un músculo o una habilidad hay que desafiarlo, agregando intensidad y duración por un período. Luego viene una etapa de recuperación y descanso. La repetición y la consistencia son claves. Los estudiosos de procesos creativos distinguen, análogamente, una etapa de inmersión -con foco y compromiso con un tema o problema a resolver-; una segunda de "incubación" o maduración de la idea, en la que la mente se relaja y trabaja el inconsciente, y un "momento Eureka" o "¡aha!", la epifanía que puede llegar en el instante menos previsto.*Cómodo en la incomodidad: El surf de olas grandes es un deporte de altísimo riesgo que se lleva varias vidas por año. A Hamilton le preguntaron si se le había roto el termómetro interno para evaluar riesgos. El deportista estadounidense contestó que desde chico había sentido tantas veces terror en el mar que, de alguna manera, aprendió a relacionarse con el miedo y a usarlo en su provecho. En su libro Peak Performance, Brad Stulberg conversó con el campeón mundial de surf Nic Lamb, quien le contó que una de sus claves mentales pasaba por aprender a "sentirse cómodo en la incomodidad". Esta zona no es naturalmente agradable para nadie, pero puede entrenarse "estirando" la rutina deportiva más allá de los preconceptos, "eligiendo decir que 'sí' cuando nuestro cuerpo y mente dicen que 'no", sostiene Lamb. "Hay mucha evidencia científica en psicología que muestra cómo el autocontrol se puede ejercitar como un músculo, y que esto puede empezar con la rutina física, pero se traslada en forma muy directa al trabajo cognitivo".

*Literatura y alta performance: Cada vez más investigaciones científicas vinculan la agenda de la innovación con la del bienestar y el deporte, cuenta a LA NACION Lucía Gagliardini, directora de una escuela de Método DeRose y estudiosa de la temática sobre "futuro del bienestar" y "esta es una avenida de ida y vuelta entre lo físico y lo cognitivo". Entre los best sellers que abordan este cruce están Barbarian Days, donde el periodista William Finnegan cuenta cómo el surf más que un deporte es "un camino"; The Wave, otro libro de no ficción donde Susan Casey narra historias de surf y de olas monstruo, y el clásico Que mi gente vaya a hacer surf, recientemente reeditado, de Yvon Chouinard, fundador y dueño de la marca Patagonia.

*Flujo y pasión: Los relatos de surfistas y alpinistas extremos son los favoritos de los estudiosos del proceso piscológico que se conoce como "flujo", o "entrar en la zona" para el deporte de alta competencia. Un estado donde el ego se suspende, el foco se vuelve extremo y la creatividad y la performance se multiplican. El motor de Hamilton fue su pasión: él y sus amigos pasaron años sin decirle a nadie sobre el surf con remolque -con un alto costo de oportunidad- para poder disfrutar a solas de las olas.

*Polinización cruzada y próximo adyacente: Hamilton tuvo que salir de "la caja" del surf tradicional para imaginar la versión superadora, pero para ello se dedicó por años a un paso intermedio, el windsurf, de donde trajo ideas y nuevos materiales para dar el salto disruptivo. En innovación esto se llama moverse por "próximos adyacentes" -que es el derrotero que suelen tener las grandes ideas- y aprovechar conocimientos de otra disciplina (polinización cruzada).

*Foco en el proceso, no en el resultado: Stulberg llama a enfocarse más en los procesos que en los resultados. "Los logros suelen ser un combustible motivacional, pero a menudo ponemos demasiado énfasis en ellos -que pueden incluir una cuota de azar importante- y no en los pasos incrementales que conlleva el proceso", sostiene. Ello lleva a tolerar mejor el fracaso y a mantener las pasiones en estado de armonía y no de forma obsesiva. El experto en alta competencia cree que las primeras -que son las pasiones sanas- están dinamizadas por motivaciones intrínsecas, y las segundas dependen de la validación externa y son mucho más frágiles al fracaso. Hamilton siempre estuvo consciente de esta dinámica y huyó de la competencia de alta exposición y de los flashes comerciales (solo aceptó un contrato de modelaje y participar en una película del género, North Shore, antes de los 20 años, para ganar algo de plata que le permitiera seguir surfeando tranquilo).

*Diversidad: En sus orígenes fue un "club de machos", pero hoy el surf tiene diversidad etaria, de género y de nacionalidades entre sus fanáticos. Si uno escribe "surf" y "Hamilton" en Google, la mayoría de los resultados no aluden a Laird, sino a Bethany, una surfista nacida en 1991, estrella de este deporte aun después de que un tiburón le comiera su brazo izquierdo.

*Juego de números: La creatividad es un juego de números, explica el profesor de psicología de UC, Davies Dean Simonton. Esto es, la persistencia paga más que nunca. "En el surf hay olas para todos, cada una es distinta, pero siempre sabés que vas a tener revancha, como en los negocios", cuenta a LA NACION el emprendedor social y surfista marplatense Lolo Schauer. El título del documental sobre Hamilton alude a este fenómeno, a no especular como filosofía de vida. "Take every wave": "Agarra todas las olas".

sebacampanario@gmail.com

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.