Nigeria es diversión: una práctica distendida pensando en la Argentina y una escena digna de Forrest Gump

Nigeria se divierte: corrieron 2,5 kilómetros alrededor de un lago, rodeados de personas
Nigeria se divierte: corrieron 2,5 kilómetros alrededor de un lago, rodeados de personas Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Tomás Bence
(0)
23 de junio de 2018  • 14:28

ESSENTUKI, Rusia.- En su primer día de práctica luego de la victoria por 2-0 ante Islandia, que le da vida al seleccionado, Nigeria se entrenó en un clima por demás distendido. Tranquilos, relajados y, sobre todo, divertidos. Imágenes que contrastan con el hermetismo que muestra la Argentina a cada paso que da en Rusia. Los africanos disfrutan de estar a un triunfo de clasificarse a octavos, sin importar el rival que esté enfrente. Lo demuestran con sus gestos. Hoy, antes de la práctica, vivieron una escena digna de Forrest Gump.

Apenas se bajaron del colectivo en el Essentuki Arena, el predio en el que se entrenan, eligieron no entrar a la única cancha que tiene. A sólo unos metros hay un parque con una laguna -lleva el mismo nombre que la ciudad- son dos kilómetros y medio alrededor del agua y ese fue el camino que eligieron los 23 futbolistas, más integrantes del cuerpo técnico, para correr. Sorprendieron a los propios guardias de seguridad que acompañan al equipo, que salieron disparados detrás suyo para acompañarlos.

Cientos de personas disfrutaban de un sábado al aire libre. Un día de mucho calor (cerca de 30 grados) y un cielo amenazante. La propia gente se sorprendió al verlos correr por allí. Algunos fanáticos se animaron a acompañarlos, pero duraron sólo unos metros. Los aplaudieron, les cantaron "Nigeria" en un inglés un tanto confuso, y hasta se tomaron fotos una vez que terminaron. Algo impensado para el seleccionado argentino por la calidad de sus figuras, pero el trato cordial con la gente dista completamente del que se vive en Bronnitsy, o lo que pasó hace algunos días en Nizhny Nóvgorod. Según confiaron a LA NACION de parte del cuerpo técnico, los futbolistas completaron con esta corrida una suerte de promesa: "Dijimos de hacerlo si le ganábamos a Islandia".

Musa, el autor de los goles ante Islandia, celebra con los ciudadanos de Essentuki
Musa, el autor de los goles ante Islandia, celebra con los ciudadanos de Essentuki Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Terminaron esos dos kilómetros y medio y regresaron al estadio para entrenarse. Detrás de uno de los arcos hay una gran pantalla. Allí, pasaron hasta el cansancio los goles que Musa le marcó a Islandia. Cuando el equipo puso un pie en la cancha, un integrante del cuerpo técnico, furioso, pidió que lo apaguen. "Eso fue ayer. Pasó ayer, ya está, ahora estamos en otra cosa", pidió a los gritos. El técnico, el alemán Gernot Rohr, dividió el grupo en dos. Los que jugaron ante Islandia sólo hicieron algunos trabajos. Algunos se fueron. Otros como Musa, el héroe argentino, se quedaron en la tribuna mirando a sus compañeros. En la cancha se movieron los suplentes y quienes no ingresaron al encuentro.

Con el arranque de la práctica, empezó el diluvio. Una fuerte lluvia que no frenó la diversión de los nigerianos. Corrían de un lado al otro, se pasaban la pelota y algunos, hasta se animaban a imitar el típico festejo de Cristiano Ronaldo. Todo era alegría y diversión, además de trabajo, claro. Otro panorama al que se vivió esta mañana en Bronnitsy.

Nigeria es diversión: los futbolistas, relajados en la práctica
Nigeria es diversión: los futbolistas, relajados en la práctica Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Es más, en Essentuki la prensa brilla por su ausencia. Si en la Argentina ver un entrenamiento cuesta horas de espera, con Nigeria sucede todo lo contrario. Los habituales medios nigerianos no estaban presentes por estar regresando del partido de ayer. LA NACION fue el único medio argentino allí, junto a enviados de FIFA y alguna agencia internacional de noticias.

Tratando de evitar la lluvia, y para poder ver desde otro ángulo la práctica, el entrenador Rohr se sentó en una de las tribunas. Sólo, con una gorrita, miraba en silencio lo que sucedía en el campo de juego. Su principal preocupación está, hoy, por el golpe que sufrió su capitán, John Obi Mikel, quien se golpeó su mano y se rompió el metatarso. "La venda lo protege, no va a tener problemas", le explicó el técnico alemán a LA NACION.

Mikel, el capitán, con una venda en su mano por la fractura de un dedo
Mikel, el capitán, con una venda en su mano por la fractura de un dedo Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

¿Por qué eligió Nigeria esta ciudad, alejada del ruido del Mundial? Según explicaron los miembros de prensa del equipo africano, la principal razón pasa por ser un lugar "tranquilo, relajado y cómodo". Con el hotel a sólo 20 minutos y un aeropuerto a poco más de media hora, los africanos están "alejados del tráfico y de la gente en las grandes ciudades", según contaron.

"Las alas del orgullo africano", reza la frase escrita a los costados del colectivo que traslada a Nigeria en Rusia. Relajados, tranquilos y confiados en dar batalla, se preparan para el partido del próximo martes, en San Petersburgo, ante la Argentina. Con ese andar, las Aguilas buscarán hacer historia.

Gernot Rohr, DT de Nigeria, mirando la práctica desde la tribuna
Gernot Rohr, DT de Nigeria, mirando la práctica desde la tribuna Crédito: Santiago Filipuzzi

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.