Adolfo Rubinstein, tras el escrache en Tandil: "Fue una vergüenza y un clima de intolerancia muy llamativo"

José María Costa
(0)
23 de junio de 2018  • 15:50

Aún sorprendido por el accionar de un grupo de personas que se oponen a la legalización del aborto, que no lo dejaron dar una charla ayer en Tandil , el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein habló con LA NACION y aseguró que nunca antes había vivido una situación similar y resaltó el clima de enojo e intolerancia.

El funcionario, que en el debate en Diputados avaló la despenalización y legalización de la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 14 semanas de gestación, relató a este medio que había viajado hasta la localidad bonaerense para participar de la celebración del 10° aniversario del hospital pediátrico local. "De paso, hablamos sobre la implementación del programa universal de acceso a la salud que lanzamos", comenzó su relato Rubinstein.

"Por la mañana visité el hospital, algunos centros de salud y, a la tarde iba a dar una charla sobre la implementación de la cobertura universal", continuó el resumen de la primera parte de la jornada y agregó: "Me enteré un rato antes que había toda una movida de los grupos pro vida. A las seis y media que iba a ser la charla, habían copado el salón con carteles bastante agresivos, con bombos, cánticos y sabía que no iba a poder ocurrir la charla en ese entorno porque la gente estaba muy enardecida. Hablé con el intendente y, por eso, suspendimos la presentación".

El grupo de manifestantes copó el salón dentro de la municipalidad de Tandil.

00:27
Video

Rubinstein se mostró shockeado ante la situación: "Fue una pena porque había mucha gente interesada en saber más del programa. Incluso habían vendido de otras localidades de la zona. Fue una vergüenza y un clima de intolerancia muy llamativo. Por eso yo sugerí no exponerme a eso. No tenía sentido".

"Es la primera vez que me pasa esto, no solo desde el debate por la despenalización del aborto. Sino en la vida", dijo el ministro y agregó: "Si bien, afortunadamente, no tuve la exposición directa con esta gente, es una sensación fea y un clima que no se condice con lo que se venía dando hasta ahora en el debate por el aborto".

Para Rubinstein, el debate por el aborto hasta el momento venía siendo, en líneas generales, respetuoso. "Más allá de los fanatismos que puede haber de alguno de los dos lados, la discusión siempre se había dado en un marco tolerante y respetuoso", remarcó.

"Veo que tienen un enojo y que se están manejando muy mal. Sobre todo, los grupos que siente que han sido 'derrotados' por la sanción en Diputados, lo cual, no es cierto. Generan un clima que no es el que buscó ni el Presidente, ni el Gobierno. Es un clima de enojo, odio, bronca y crispación que nadie quiere. No es la manera de abordar este tipo de problemas", reflexionó Rubinstein.

Al ser consultado sobre qué le diría a este grupo de personas que lo escracharon si los tuviera frente a frente, respondió: "Entiendo lo que tiene que ver con las convicciones, las creencias religiosas o personales. Es entendible y lo entiendo. No es algo que considere que no tiene lógica. Lo que pasa es que yo, como ministro de Salud, tengo que mirar cómo impacta este problema de los abortos clandestinos dentro de la problemática de la salud pública, porque soy ministro y tengo que tener una mirada colectica y no desde mis creencias".

"Entiendo lo que pasa. No admito la intolerancia, la falta de respeto, la agresividad o la violencia. Eso no lo admito", concluyó.

La exposición de Rubinstein en el debate por el aborto en la Cámara de Diputados

18:43
Video

"Condenamos la difamación y la distorsión"

Tras los dichos de Rubinstein, los protagonistas del escrache aseguraron que las expresiones del Ministro son "oportunistas y difieren notoriamente de lo sucedido".

"El grupo Más vida de Tandil informa que los hechos narrados por el señor Ministro guardan un claro contenido oportunista y difieren notoriamente de lo sucedido en dicho espacio público", arranca el texto que enviaron a LA NACION.

El texto agrega que en el auditorio había, "un grupo que postulaba a favor de la legalización del aborto, identificado con pañuelos verdes; y otro grupo mayoritario pro vida integrado por niños, adolescentes, adultos y personas mayores, con sus respectivos pañuelos celestes".

"En ningún momento se hizo presente en el auditorio el señor Ministro y los carteles que portaban los concurrentes sostenían frases como: 'Contención para no abortar','Salvemos las Dos Vidas', 'Tandil defiende las dos Vidas'".

"Coincidiendo plenamente con los dichos del doctor Rubinstein, no admitimos la 'intolerancia, falta de respeto, la agresividad o la violencia',como así también, condenamos la difamación y la distorsión de los acontecimientos", cerraron.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?