Para las provincias la pauta salarial de 25% es inalcanzable

La mayoría de los distritos no pueden asumir esa cifra para los estatales
La mayoría de los distritos no pueden asumir esa cifra para los estatales Fuente: Archivo
Lucrecia Bullrich
(0)
24 de junio de 2018  

Primero fue el aumento adicional del 5 por ciento que el Gobierno acordó con la CGT en un intento (fallido) de evitar la convocatoria al paro de mañana. Después, el batacazo de Hugo Moyano y su acuerdo para subir el salario de los camioneros un 25 por ciento. Lejos, lejísimos quedó la pauta del 15% que la Casa Rosada intentó imponer como techo en la "temporada alta" de paritarias, cuando la mayoría de los gremios cerró aumentos en torno a ese porcentaje, aunque con atajos para superarlo, como bonos y otros adicionales.Lo mismo pasó con los estatales de buena parte de las provincias. En las más equilibradas sellaron subas de 15 y hasta 20 por ciento con cláusula de "revisión", un eufemismo al que, igual que los privados, recurrieron para reponer el "gatillo" que el Gobierno quiso sepultar, antes de que se disparara la inflación .

Hoy, corrida cambiaria y suba de precios mediante, los gobernadores enfrentan el desafío de actualizar los sueldos de sus estatales mientras esperan precisiones del ajuste que el Gobierno les transferirá para cumplir las metas acordadas con el FMI .

Para la mayoría, alcanzar el 25 por ciento que dibujaron la realidad y la paritaria de los camioneros, y que el Gobierno tuvo que resignarse a aceptar como nuevo parámetro en el sector privado, es virtualmente imposible.

Sin embargo, el mapa muestra situaciones dispares. En el lote de provincias más complicadas sobresalen las patagónicas. Chubut atraviesa una crisis profunda. Los salarios del sector público están congelados y se pagan escalonados; los maestros están de paro desde hace casi 90 días; subió el desempleo (trepó al 12,5% en Rawson y Trelew), y arrastra un déficit mensual de $450 millones.

La última oferta del gobernador Mariano Arcioni -$1500 no bonificables para todo el personal del Estado y la marcha atrás con la reducción de horas extras-fue rechazada de plano por los gremios.

"Estamos haciendo un esfuerzo enorme para recomponer el salario y regularizar los pagos, pero la situación de la provincia es crítica. Es una provincia en shock", describieron a LA NACION cerca del gobernador.

En Santa Cruz los salarios del sector público están congelados y en Tierra del Fuego la paritaria estatal se destrabó recién a principios de mes. El gobierno de Rosana Bertone y los empleados públicos acordaron una suma de $6000 como "recomposición" y se comprometieron a evaluar posibles aumentos recién en agosto.

En Jujuy, en tanto, el gobierno de Gerardo Morales cerró la paritaria estatal por decreto con una suba de apenas el 5 por ciento y no está en sus planes reabrir la negociación en el corto plazo.

Chaco pactó una suba salarial del 10 por ciento sin cláusula de revisión y tampoco prevé volver a discutir con los estatales. "Firmamos el acuerdo en marzo en función de la pauta de crecimiento del Banco Central en ese momento, que era de entre 8 y 12 puntos. Nosotros no podemos manejarnos con la pauta cambiante de [el ministro de Finanzas, Nicolás] Dujovne . Tenemos que ceñirnos a la disponibilidad fiscal de la caja de la provincia. El Gobierno financia su déficit con el FMI; nosotros no tenemos esa posibilidad", se despachó un funcionario provincial. Chaco prevé un déficit de $4000 millones para este año.

Entre las provincias que incluyeron cláusulas de revisión, el primer gatillo se "disparó" en Santa Fe, donde se acordó que el mecanismo se activaría, de ser necesario, trimestralmente y en relación con cada tramo del aumento y no con la suba total. Así, como la inflación acumulada a mayo fue de 12,8% y la recomposición del 9 por ciento, los estatales cobrarán en julio un 3,8% más.

Distinta es la situación en los distritos que incluyeron instancias de renegociación, pero solo en caso de que la suba de precios supere el aumento total. Es el caso de Tucumán y Entre Ríos, que pactaron mejoras salariales de 17 y 19 por ciento, respectivamente.

Desde ambas administraciones dijeron a LA NACION que la reapertura de la paritaria "está prevista", por lo que no afectaría sustancialmente sus finanzas, y que "el compromiso asumido se va a cumplir".

Aunque con mayor margen de maniobra porque concedieron aumentos que rondan el 20 por ciento, no prevén ofrecer nuevos ajustes provincias como Catamarca, Formosa, Santiago del Estero y Corrientes. La excepción es San Luis, donde la paritaria cerró en 40%.

Los gremios siguen la situación muy de cerca, sobre todo en las provincias más relegadas, pero admiten que el contexto no permite tirar demasiado de la cuerda. "Se negocia lo que se puede", reconocen.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?