Suscriptor digital

Daniel Bertoni, a 40 años de Argentina 1978: "Jugamos como se deben jugar las finales, pero sin resignar el gusto por el buen fútbol"

Daniel Bertoni, a 40 años de Argentina 1978
Daniel Bertoni, a 40 años de Argentina 1978
Fernando Vergara
(0)
24 de junio de 2018  • 23:59

25 de junio de 1978. Minuto 115 del tiempo extra. Estadio Monumental. Una serie rebotes en el área de Holanda, la pelota le queda a Daniel Bertoni, le pega a la carrera y se mete por el segundo palo de Jan Jongbloed. La Argentina ya siente que es tiempo de festejar su primera Copa del Mundo. "Ese gol fue lo máximo, sin dudas", recuerda Bertoni. A 40 años del primer título albiceleste en los mundiales, el ex jugador de la selección, Independiente y varios clubes de Italia y España se enfoca. Nunca deja de recordar su anotación, la tercera de un 3-1 que rubricó la conquista, aunque la alegría se expande. "La chance de jugar dos torneos de este tipo, que pudieron ser cuatro porque estuve seleccionado en 1974 y preseleccionado en 1986, fue preciosa. La camiseta albiceleste es hermosa. Quizás parezca trillado, pero cuando escuchas el himno de tu país, cuando ves a los adversarios que tenés enfrente... es difícil de explicar la sensación que te recorre el cuerpo. Por eso el gol fue hermoso, pero hay mil momentos más que lo acompañan. Un Mundial no lo juega cualquiera y no se disputa todos los días", recuerda emocionado.

-¿Cómo describiría esa final con Holanda?

-Fue durísima, contra uno de los mejores equipos de esa década, con dos finales de mundiales y con futbolistas repartidos en los mejores equipos del mundo. Fue un logro brillante porque Holanda siempre le costó demasiado a este país. Trabajamos mucho, con un 3-1 en tiempo suplementario. Jugamos como se deben jugar las finales sin resignar el gusto por el buen fútbol. Teníamos grandes jugadores, varias figuras, pero principalmente un equipo. Kempes resultó la figura del Mundial, pero se lo rodeó con Houseman, Ortíz, Luque, Ardiles, Passarella, Fillol, también yo. Teníamos personalidad y líderes dentro y fuera de la cancha.

-¿Pasa el tiempo y el logro cobra mayor valor?

-Sí, porque muchas veces trataron de ensuciarnos en relación al partido con Perú. Y toma valor porque el público debe darse cuenta que ganar un Mundial no es sencillo.

-¿Qué recuerdos se le vienen hoy a 40 años del título?

-El equipo exhibió carácter y actitud. El futbolista argentino lo tiene en su estirpe: es rebelde y orgulloso. Perdimos contra Italia y empatamos frente a Brasil, pero seguimos adelante y terminamos jugando una gran final. Y no quiero olvidarme de que Holanda puso en la cancha a varios hombres que ya habían jugado la final de 1974 contra Alemania.

-¿Qué sintió antes de entrar a la cancha en la final?

-Primero, estábamos súper concentrados. Hablábamos nada más que lo necesario. Nos preparamos demasiado, hicimos la entrada en calor en el vestuario, antes no te permitían salir a la cancha a calentar. Después, al salir al terreno de juego, el apoyo fue impresionante. Personalmente, lo recuerdo como un gran partido, pero todo el equipo jugó bien.

-¿Lo disfrutó en el momento o tardó?

-Disfruté, pero a su vez tardé un par de meses en caer. Rápidamente me fui a Sevilla, porque me habían vendido antes del Mundial. Y ahora, cada cuatro años, vuelvo a disfrutar mucho del logro de 1978. Se remueven muchas sensaciones. Y veo que cuesta, que la gente en este país sufre cuando llega la cita mundialista. Y sufren los jugadores, como nos pasó a nosotros en ese Mundial. Siempre sucede. Lo mismo con los muchachos de 1986, que estaban en ventaja 2-0 en la final y se les pusieron 2-2. La Argentina siempre sufre para lograr cosas importantes.

-¿Qué significó esa conquista para el fútbol argentino?

-Resultó el comienzo de una era diferente, de un respeto hacia la selección. Con Menotti hubo un antes y un después, los clubes empezaron a ceder a los futbolistas. Realmente fue una continuidad hasta que empezó a declinar todo. Recordemos que antes de la llegada del Flaco muchos jugadores no querían ir al equipo. Él generó respeto.

Daniel Bertoni, a 40 años de Argentina 1978
Daniel Bertoni, a 40 años de Argentina 1978

-¿Menotti fue clave para refundar un fútbol que venía mal?

-Sin dudas. Por eso a veces me da bronca todo lo que sucede en la actualidad. Hay gente muy capacitada, no solo Menotti, que hoy no trabaja para darle ese cambio que el fútbol de acá necesita. Estos chicos atravesaron momentos muy difíciles antes de Rusia 2018. Es importante que se refunde este fútbol.

-¿Cómo se hace?

-Con gente capacitada y seria. Con gente que tenga ideas diferentes, que innoven, como hacen países con seriedad futbolística: Alemania, Francia, España, Inglaterra de a poco. No son los únicos: otras selecciones más pequeñas se sumaron, como Irán. Adquieren conocimientos y son responsables.

-¿Ustedes acompañaron a Kempes como hoy no se hace con Messi?

-Menotti lo rodeó muy bien. Y cuando Mario no apareció en las tres primeras jornadas lo hicimos nosotros: Luque, Passarella, yo. Y Kempes lo hizo en plenitud a partir de la segunda ronda, no paró hasta la final.

Valora el reconocimiento, Bertoni. Le genera orgullo que la FIFA haya invitado a los goleadores y capitanes argentinos en las finales de 1978 y 1986 para presenciar la definición de Rusia 2018 que se disputará el 15 de julio en Moscú. "Es un lindo gesto y un reconocimiento después de tanto tiempo", dice. Se le infla el pecho cuando la gente lo saluda en las calles de Buenos Aires. "El tiempo transcurre y cuando te ven, se dan cuenta de que no todos los días te vas a cruzar con un campeón del mundo".

-¿Qué piensa que le puede estar pasando a Messi?

-No estoy en su lugar, pero todo el mundo le pone la presión a él. Como vieron que en 2014 nos salvó en un montón de partidos, pensaron que en Rusia sería idéntico. No es así. Ojalá que sea contra Nigeria el cambio. Todos esperamos que Leo aparezca, que nos genere ilusión nuevamente. Pero la Argentina no es sólo Messi, hace falta un equipo.

-¿Cómo trabaja la cabeza de un futbolista ante una presión de este calibre?

-Hay que tener tranquilidad. Nosotros en 1978 también sentíamos una enorme presión. Encima jugando en casa te sentís más presionado. Y la cabeza de Leo debe trabajar a mil por hora. Todo el mundo en la Argentina es "Messi esto, Messi lo otro", y si no aparece como en los dos encuentros contra Islandia y Croacia, deberían surgir el resto de sus compañeros.

-¿Por qué le cuesta tanto a la Argentina encontrar un equipo?

-Lo dije antes del Mundial, no con el diario del lunes: Sampaoli nunca encontró el equipo. No hicieron partidos amistosos, para ver dónde estaban parados. Por ahí falló en algunas de las elecciones, con el recambio. Se fueron unificando varios motivos y por eso las cosas no salen. Insisto: si no aparece Messi, debería hacerlo otro. Y eso no sucede.

-¿Cómo lo ve hoy a Sampaoli?

-Lo noto confundido, y eso lleva a la confusión de los jugadores. No se pueden probar sistemas durante un Mundial. Eso debió haber sido antes. Si bien lleva solamente un año en el cargo, tal vez eligió mal a los intérpretes para el juego que él quiere.

-¿Qué piensa cuando se dice que Sampaoli pretende jugar como lo hacía en Chile?

-Se podría haber logrado, pero con tiempo de trabajo. Todas las selecciones se vienen probando desde hace varios años. La mayoría de los equipos, en la previa, jugaron tres o cuatro partidos para terminar de conformar el equipo. Pero en la Argentina no pasó.

-¿A quiénes le gustaría ver en la cancha contra Nigeria?

-A quienes tengan actitud y ganas de ganar. Hambre de gloria, ganas de quedar en la historia. A tipos que dejen todo en la cancha. Los jugadores tienen que enojarse dentro del terreno de juego para revertir esta situación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?