Suscriptor digital

Una pulseada con futuro incierto entre la letra y la pantalla

María Dueñas
(0)
25 de junio de 2018  

¿Está el consumo de series robando tiempo a la lectura? Intuyo que sí. De hecho, a mí me ha pasado más de una vez: me dejo seducir, quedo atrapada por la pantalla y acabo apartando los libros que tengo entre manos.

Para cerciorarme, no obstante, sondeo en mi entorno. Pregunto a una amiga, simple lectora de a pie y consumidora de todo lo que se mueve por las plataformas digitales de ficción audiovisual. "Sí, rotundamente", afirma. "Las series han hecho que lea mucho menos. Tanto que la cosa empieza a preocuparme: novelas a las que antes dedicaba dos semanas ahora se pasan dos meses reposando intocadas al lado de mi cama". Aprovecho un almuerzo literario y lanzo la cuestión a una librera de larga trayectoria; su respuesta es igualmente afirmativa. "Nuestros principales competidores estos días, los culpables de que vendamos menos, no son la crisis económica, el libro electrónico ni la piratería digital -asegura-, sino la compra online y Netflix". De camino en un taxi a la Feria del Libro de Madrid, lo comento con mi editora y su marido, productor musical. El sí es unánime otra vez.

Sumemos además el hecho de que algunos de los nuevos contenidos de ficción emanan de la propia literatura: de Juego de tronos a Sherlock; de House of Cards a La reina del sur. En HBO triunfa últimamente El cuento de la criada, basada en la novela de Margaret Atwood. La catedral del mar, de Ildefonso Falcones, está estos días viéndose en España con excelentes índices de audiencia a través de Antena 3 y pronto lo hará vía Netflix con alcance mundial. De mis cuatro novelas, una se convirtió en serie hace unos años, otra está entrando en fase de preproducción y para la más reciente tenemos ya un puñado de ofertas.

¿Qué nos depara el futuro? ¿Acabaremos rindiéndonos al creciente modelo de consumo audiovisual, retornaremos al placer de la lectura sosegada o lograremos mantener un equilibrio? ¿Terminarán un buen número de títulos siendo más conocidos por su emisión en streaming que por sus tapas o portadas en las librerías? ¿Hasta qué punto el cautivador atractivo de las series clavará un cuchillo hiriente al sector editorial? ¿Optarán las voces literarias más talentosas por convertirse en guionistas para televisión?

Sinceramente, no lo sé.

Best seller, autora de El tiempo entre costuras , serie que hizo punta como gran éxito de lo que luego sería una avanzada de series españolas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?