Espionaje: así recluta la ex-Side a los nuevos agentes de la era macrista

Convocan en especial a estudiantes o graduados universitarios; reciben un mail sin alusiones directas sobre la AFI
Convocan en especial a estudiantes o graduados universitarios; reciben un mail sin alusiones directas sobre la AFI Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat
Brenda Struminger
(0)
25 de junio de 2018  

Reciben a los aspirantes en el palacete de estilo neoclásico francés en Retiro. En el centro del salón hay una mesa larga, de madera, con dos frascos llenos de caramelos. De fondo se escucha una canción de Los Beatles. Unas 15 personas, la mayoría hombres, conversan entre sí. Tras una tensa espera, dos hombres entran y se presentan como agentes y empieza su primera charla de reclutamiento oficial en la escuela de los espías para ingresar a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

LA NACION entrevistó a nuevos agentes que se incorporaron a la agencia durante la gestión macrista y revelaron cómo es el proceso de reclutamiento. También se consultó a un exagente de inteligencia, a un funcionario del Ministerio de Seguridad y a la AFI.

Puede aplicar a un puesto en la agencia, según la página web del organismo, "todo aquel que sea argentino nativo, naturalizado o por opción que esté habilitado para el ejercicio de funciones públicas, que no haya sido sancionado por 'faltas graves' en el país o el extranjero ni condenado o indultado por crímenes de guerra o violaciones de los derechos humanos".

Ante la consulta sobre búsquedas actuales, métodos de reclutamiento, cantidad de ingresantes y sueldos, en la AFI no brindaron detalles ni respondieron preguntas. Solo aseguraron que "a fines de 2015 se inició un proceso de cambio en la gestión donde la profesionalización empezó a regir como pilar fundamental de una nueva cultura de inteligencia en el organismo".

Según informaron a los aspirantes, el sueldo de base es de 30.000 pesos por mes y aparecerán registrados, entre otros puestos, como becarios del Conicet.

El reclutamiento comenzó cuando algunos de los postulantes recibieron un mail desde una cuenta de Google que no llevaba alusiones a la AFI. Informaba que su perfil estaba en análisis para un puesto de trabajo en el Estado e invitaban a una entrevista en el centro porteño.

El organismo informó que busca perfiles de posibles candidatos en las universidades, públicas y privadas, en el marco del Programa de Formación de Agentes de Inteligencia que inició en 2016 para capacitar postulantes. De hecho, el titular de la AFI, Gustavo Arribas , brindó una charla el año pasado en la Universidad de San Andrés (Udesa) donde convocó "a los mejores", "jóvenes inteligentes" y "con ganas" para formar parte de sus filas.

Los postulantes refirieron encuentros con distintos representantes de la AFI, donde explicaron que el ingreso no exigía comulgar con el partido de gobierno. El proceso incluyó un examen físico y uno psicológico y hubo que hacer un test de capacidades cognitivas.

Los 15 posibles futuros espías que se cruzaron en el curso de ingreso tuvieron que dejar sus celulares antes de entrar al salón. Todos rondaban los 30 años, aunque había algunos mayores. Eran ingenieros, abogados y politólogos. Los "profesores" les explicaron, entre otras cosas, que al ingresar tendrían una identidad falsa y que mentir a sus allegados sería moneda corriente. Que todos los agentes tienen a su cargo el espionaje de un compañero. Que todos, a su vez, son espiados. Y que nadie sabe quién le sigue los pasos. Además, los capacitadores dejaron entrever críticas contra la gestión anterior de la AFI, a cargo de Oscar Parrilli bajo las órdenes de Cristina Kirchner. En especial, la cercana relación que mantenían con sus pares de Venezuela y Bolivia y el escaso vínculo con la CIA y el Mossad. Un funcionario que pidió mantener en reserva su identidad informó que en la AFI, si los profesionales preseleccionados son admitidos, hacen un curso intensivo de seis meses en la Escuela de Inteligencia. Cuando terminan, se les otorga la identidad falsa. Desde entonces, en lo que concierne a sus tareas laborales, a la hora de cobrar y para realizar trámites, responden a otro nombre, que suele llevar sus iniciales (por ejemplo, Juan Pérez podría llamarse Joaquín Panero o Jorge Páez). "Los nuevos aspirantes son recomendados por el personal o rastreados a través de las bases de exalumnos de las universidades", dijo una fuente del Ministerio de Seguridad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.