Suscriptor digital

Mundial 1978: el ciclo de Menotti que cambió el rumbo de la selección y terminó con medio siglo de decepciones

Daniel Passarella, con la preciada Copa del Mundo
Daniel Passarella, con la preciada Copa del Mundo Fuente: Archivo
José Luis Domínguez
(0)
24 de junio de 2018  • 22:45

Aquel domingo 25 de junio de 1978, para la Argentina concluía casi media siglo de frustraciones y decepciones. En el estadio Monumental, ese domingo frío, desapacible y gris, la selección albiceleste que dirigía César Luis Menotti conseguía el primer título de campeón del mundo. El Mundial se quedaba en casa con una victoria por 3-1 frente a Holanda en tiempo suplementario. Un triunfo que marcaba la cima de un trabajo de casi cuatro temporadas a cargo de Menotti, después de décadas de desorden en la conducción del fútbol y de la AFA. Un festejo que llegaba en la oscuridad de la noche más triste de Argentina, bajo las suelas de Proceso de Reorganización Nacional.

Menotti, en su etapa de DT de la selección
Menotti, en su etapa de DT de la selección Fuente: Archivo

Después del subcampeonato en el primer Mundial, el de Uruguay 1930, la Argentina estuvo mucho tiempo al margen de la Copa del Mundo. Volvió en 1958, y Checoslovaquia la despertó a la realidad de manera rotunda: 6-1. Costó recuperarse de aquel papelón, y hasta debió mirar desde afuera la fiesta de México 1970, superada por Perú en las eliminatorias. Después de pasar con más pena que gloria por Alemania 1974, David Bracutto, por entonces presidente de Huracán y de la AFA, decidió llevar al frente de la selección al director técnico que había sacado campeón de primera división a su club en 1973. Menotti había conducido a un equipo inolvidable, con un juego muy vistoso, en el que se destacaban René Houseman, Miguel Brindisi, y Carlos Babington, entre otros. Y su plan, a cuatro años del Mundial 78, partía de una premisa: la selección debe ser la prioridad uno.

Kempes anota el primer gol ante Holanda en la final
Kempes anota el primer gol ante Holanda en la final Fuente: Archivo

El estreno llegó el 12 de octubre de 1974, con un empate 1-1 contra España y con la presencia de las máximas autoridades de la FIFA. Menotti exigió y consiguió que la selección tuviera muchos partidos de preparación, con giras internacionales y con el desembarco en nuestro país de varias selecciones de prestigio; se encargó de promover a decenas de jugadores provenientes del interior; les dedicó tiempo y preparación a las selecciones juveniles y se encargó de moldear una estructura donde no había nada.

En 1975, Argentina conquistó el torneo Sub 21 Esperanzas de Toulon, el más tradicional y prestigioso del fútbol juvenil hasta el comienzo de los mundiales de las menores categorías. En aquel plantel estaban, entre otros, Daniel Passarella, Alberto Tarantini, Américo Gallego y José Daniel Valencia. El gol del título, un 1-0 ante Francia, lo anotó Jorge Valdano, que tendría su consagración en otro ciclo: México 1986, al mando de Carlos Bilardo. En la Copa América de ese año -por entonces se jugaba por zonas, no en una sola sede- sumó a Mario Kempes, Leopoldo Luque y Osvaldo Ardiles, además de Hugo Gatti, arquero de Unión de Santa Fe.

Con bastantes partidos de fogueo, que se jugaban en la Bombonera -el estadio de River era uno de los que habían sido designados como sede mundialista y estaba en etapa de remodelaciones-, la selección comenzó a cobrar forma. Antes del Mundial, Menotti se quedó sin dos titulares: el capitán Jorge Carrascosa, que renunció por una decisión personal, y Hugo Gatti, al que le costaba recuperarse de una lesión, y pidió una licencia que el entrenador de la selección no le concedió. Su puesto lo ocuparía Ubaldo Fillol.

El corte de última hora, a dos semanas del Mundial, dejó afuera a Víctor Bottaniz, Humberto Bravo y Diego Maradona. Con el paso del tiempo, y a la luz de todo lo que haría después, parecería una herejía lo hecho entonces por Menotti. Pero el 'Pelusa', que había debutado apenas un año y medio antes en primera, era un "10" en un equipo que tenía varios jugadores disponibles en esa posición: Norberto Alonso, Julio Ricardo Villa, y José Daniel Valencia, una debilidad de Menotti, que lo había descubierto tres años antes en Gimnasia de Jujuy.

Passarella, la Copa y la inolvidable tarde del 25 de junio de 1978
Passarella, la Copa y la inolvidable tarde del 25 de junio de 1978 Fuente: Archivo

Aquella consagración significó la cumbre de un ciclo que terminaría después del fracaso en el Mundial de España 1982. Menotti estuvo ocho años al frente de la selección, un lapso que asoma insólito con las urgencias y ansiedades de resultados del mundo actual. Además del Mundial 78, dirigió el seleccionado juvenil campeón del mundo en Japón 1979, ahora sí con Maradona como estrella y Ramón Díaz como goleador. Para reemplazarlo, Julio Grondona, convertido en el mandamás de la AFA por más de tres décadas, eligió a Carlos Salvador Bilardo. Comenzaría otro ciclo, pero para la Argentina ya había quedado atrás medio siglo de frustraciones mundialistas.

Los 22 integrantes del plantel campeón (por número)

  • 1-Norberto Alonso
  • 2-Osvaldo Ardiles
  • 3-Héctor Baley
  • 4-Daniel Bertoni
  • 5-Ubaldo Fillol
  • 6-Américo Gallego
  • 7-Luis Galván
  • 8-Rubén Galván
  • 9-René Houseman
  • 10-Mario Kempes
  • 11-Daniel Killer
  • 12-Omar Larrosa
  • 13-Ricardo La Volpe
  • 14-Leopoldo Luque
  • 15-Jorge Olguín
  • 16-Oscar Ortiz
  • 17-Miguel Oviedo
  • 18-Rubén Pagnanini
  • 19-Daniel Passarella
  • 20-Alberto Tarantini
  • 21-José Daniel Valencia
  • 22-Ricardo Villa

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?