Suscriptor digital

Verónica Llinás, sobre la polémica con Ricardo Darín: "Se corre el riesgo de generar una caza de brujas "

En el ciclo de Luis Novaresio, Debo Decir, opinó que ella cree que la pelea no se enmarca en una cuestión de género
En el ciclo de Luis Novaresio, Debo Decir, opinó que ella cree que la pelea no se enmarca en una cuestión de género Crédito: LA NACION
(0)
25 de junio de 2018  • 09:24

La polémica entre Valeria Bertuccelli y Ricardo Darín sigue resonando. Luego que la actriz lo denunció públicamente por "maltrato", fueron muchos los colegas y famosos que se pronunciaron tanto a favor de uno como en contra del otro . Verónica Llinás fue una de las figuras que defendió a Darín y anoche remarcó que sin pruebas "se corre el riesgo de generar una caza de brujas".

En el programa de Luis Novaresio, Debo decir, Llinás opinó que no consideró oportuno que se emita la entrevista a Bertuccelli en la que denunció a Darín el mismo día en que se votaba en Diputados el proyecto de ley para legalizar el aborto.

"Me pareció muy negativo que el día de la media sanción de Diputados se corriera el foco de atención. Para mí era muy importante ejercitar sanamente la democracia más allá de los puntos de vista diferentes y que los diputados hayan podido absorber el clamor popular. Era necesario hablar de eso aquel día porque todavía falta una lucha importante en el Senado (...) se llevó la atención a una cuestión de dos compañeros. Según mi punto de vista, sin estar ahí y sin inclinarme por qué pasó o quién tiene razón, no se enmarca en un abuso de género. No es como lo que le pasó a Calu Rivero. Son acusaciones sin nada concreto", opinó Llinás.

Por su parte, Llinás protagonizó un contrapunto con Sol Pérez, también invitada al ciclo de Novaresio. La modelo opinó de otra manera sobre el testimonio de Bertuccelli: "Yo lo sentí horrible por un montón de cosas que pasaron después. Me hizo chocar contra una pared del feminismo. Capaz que a ella le salió decir eso en ese momento; una no planea cómo decir las cosas. A veces nos equivocamos, a veces no. Tal vez otro hubiese dicho ´no lo digo´, pero no se la puede castigar por eso (...) Para mí los dos tienen el beneficio de la duda. Después tienen que defenderse y dar su opinión o pedir disculpas como hizo Darín. Pero si ella lo sintió así, tiene derecho a hablar. Que otra mujer hable sin haber vivido lo que ella padeció y sale a decir ´banco al hombre´, pero después cuando sale otra [otro caso], dice ´banquemos a las mujeres´... Hay que bancar a todas las mujeres".

Fue entonces cuando Llinás dijo: "No está bueno acusar a la mujer que habla ni al hombre sin pruebas. Todo el mundo tiene que ser respetado y se debe dar el beneficio de la duda. Nadie estuvo ahí para saber cómo fue. Creo que se corre el riesgo de generar una especie de caza de brujas, por eso hay que tomarlo con responsabilidad y diferenciar si está relacionado con una conflicto de género o si tiene que ver con la relación de dos personas. El feminismo es un movimiento tremendamente potente y está bueno que pueda darse ese debate interno".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?