Deportarán al guardaespaldas de Ben Laden que vivía de ayuda social en Alemania

26 de junio de 2018  • 10:23

BOCHUM, Alemania.- Las autoridades alemanas detuvieron ayer a un exguardaespaldas del fallecido líder de Al-Qaeda , Osama ben Laden , y preparan su expulsión del país, informó un vocero del ayuntamiento de Bochum.

La policía arrestó a Sami A. ayer cuando se presentó en la comisaría de la ciudad de la cuenca del Ruhr para cumplir con su obligación de comparecer diariamente ante las fuerzas de seguridad.

El hombre, de 42 años y que llegó a Alemania en 1997, podrá ser expulsado de Alemania gracias a que la Oficina Federal de Migración y Refugiados del país (BAMF) revocó un impedimento que hasta el momento impedía su expulsión, informaron las mismas fuentes.

Sami A., formado según los investigadores en un campamento terrorista de Afganistán , tenía obligación de comparecer a diario ante la policía alemana debido a que está considerado como una "amenaza seria para la seguridad pública".

Hasta ahora, el exguardaespaldas vivía en Alemania de las ayudas sociales y no podía ser repatriado a su país de origen, Túnez, porque las autoridades entendían que allí corría riesgo de ser víctima de tortura.

A pesar del peligro que entrañaba su presencia en territorio europeo, la justicia alemana rechazaba su entrega a Túnez alegando que podía sufrir "con gran probabilidad tortura y trato inhumano o degradante".

El exescolta de Ben Laden, que vive con su esposa e hijos en Bochum ha estado cobrando mensualmente del Estado alemán 1168 euros (unos 1500 de dólares) en concepto de ayudas sociales, de acuerdo con información facilitada por el Ministerio de Interior en abril.

Ben Laden, asesinado en 2011 en Paquistán por un comando estadounidense, fue el fundador de Al-Qaeda y es considerado el cerebro de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York que causaron alrededor de 3000 muertos.