Suscriptor digital

Empezó el primer juicio por robo de bebés durante el franquismo en España

Inés Madrigal, la protagonista del juicio
Inés Madrigal, la protagonista del juicio Fuente: Reuters
Silvia Pisani
(0)
26 de junio de 2018  • 11:14

MADRID.- "Cuando cumplí 18 años, mi madre me dio vuelta la vida. Me dijo que, en realidad, yo era adoptada e hija biológica de una mujer de buena familia que no podía tenerme. Desde entonces, trato de llegar al fondo y conocer toda la verdad".

El texto, que podría ser el comienzo de una novela, es parte del drama que encierra el primer juicio que se sustancia en España por el caso de supuesto robo de bebés durante la dictadura Francisco Franco, muerto en 1975.

No hay datos oficiales sobre ese supuesto delito. Pero existen más de 2000 denuncias y expedientes al respecto. Este caso, con Inés Madrigal de 49 años, como protagonista, es el primero que llegó, hoy, a la instancia judicial.

Del otro lado, en el banquillo de los acusados, se sentó un médico. Eduardo Vela, de 85 años, un exginecólogo que ejerció en un sanatorio madrileño ahora desaparecido, llamado San Ramón, y para el que se pide una pena de 11 años de cárcel por robo de bebés.

La llegada de Vela, el acusado
La llegada de Vela, el acusado Fuente: AFP

"Yo no recuerdo nada de lo que están diciendo. No he hecho nada. Jamás di un bebé en adaptación a nadie", dijo este médico, que llegó a la Audiencia de Madrid en silla de ruedas y con serios problemas para escuchar lo que se decía y para hacerse entender.

Sus abogados, de hecho, intentaron evitar su comparecencia, alegando razones de salud. Pero los forenses determinaron que estaba en condiciones de asistir al proceso, que acaba de comenzar.

En teoría, es la firma de Vela la que aparece en el acta de nacimiento de Inés Madrigal. En ella se afirma que es hija biológica de Inés Pérez, por ese entonces de 46 años, y que había dado a luz en la citada clínica.

"Ese documento es falso", sostuvo Madrigal. Eso es lo que trata de probar el juicio. Un proceso con el que se identifican otros españoles que sospechan pueden ser hijos de padres biológicos que los dieron en adopción o a los que se les mintió, tras el parto, con la supuesta muerte del recién nacido.

"Quiero saber si mi madre biológica me abandonó o si, en realidad, la engañaron y me robaron", dicen algunos de ellos. La investigación periodística comenzó a tirar de este hilo hace años.

Denunciar a su madre

Ahora es Madrigal la primera que consigue llegar a los tribunales. Para eso, tuvo que hacer algo impensado.

"Tuve que denunciar a mi madre", dijo la denunciante. Por entonces, Inés Pérez tenía 90 años. "Pensamos que, por su avanzada edad no sufriría consecuencias. Pero fue muy valiente en aceptarlo", dijo Madrigal.

El expediente sumó testimonios valiosos. Entre ellos, las pruebas de ADN que determinan que Madrigal no es hija de Inés Pérez, así como un careo de esta última con el ginecólogo Vela en el que lo reconoció como quien la "asesoró" sobre la forma de fingir un embarazo.

Numerosas personas aguardaron fuera de las puertas del juzgado. "Todo el mundo sabe que en este país se robaron chicos. Es hora de que se sepa la verdad", dijeron algunos de ellas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?