Suscriptor digital

Perú espera que Ricardo Gareca se quede y no surja un ofrecimiento de la Argentina

El futuro de Gareca en la selección de Perú todavía no está definido
El futuro de Gareca en la selección de Perú todavía no está definido Fuente: Reuters
Claudio Mauri
(0)
26 de junio de 2018  • 14:36

SOCHI.- " Gareca no se va, Gareca no se va", cantaban buena parte de los más de 20.000 peruanos que hicieron que su seleccionado se sintiera local en el Fisht Stadium. Se acabó el Mundial Rusia 2018 para Perú con la sonrisa tan anhelada de un triunfo (2-0 a Australia) que no se conseguía desde el 4-1 a Irán en la Argentina 1978, pero lo que dirigentes y público no quieren es que se acabe el ciclo del Tigre, desean que haya una segunda parte para el entrenador que devolvió al país a la gran cita futbolística después de 36 años. Apuestan por la renovación del contrato, por una continuidad del proyecto que lleva tres años y medio.

La pelota la tiene el Tigre, que por ahora la pone bajo la suela sin desvelar su destino: "Yo y la Federación de Fútbol nos debemos tomar un tiempo prudencial, hacer nuestros balances. Asumir en una selección es una responsabilidad mayor de cuatro años, hay mucho para evaluar en lo personal y profesional. Esos son los plazos que me impongo yo para cumplir. En este primer ciclo pasamos por situaciones complicadas y nunca pensamos en irnos. Supongo que no me demoraré en darle una respuesta a Oblitas (director deportivo de la selección), que para mí es una persona muy importante porque fue el que me designó y siempre confió en mí".

Resumen del partido Australia - Perú en el Mundial de Rusia 2018

01:15
Video

El agradecimiento de todo Perú no es solo por el resurgimiento deportivo, sino también porque Gareca le dio orden, seriedad y planificación a un fútbol que desperdiciaba el potencial técnico de varios de sus jugadores. El técnico argentino reinstaló al seleccionado, lo cotizó, generó un mayor volumen y movimiento económico, desde el merchandising hasta el acercamiento de auspiciantes. Cuando Gareca asumió, en enero de 2015, Perú ocupaba el puesto 53° en el ranking FIFA; ahora está 11°. En tres años y medio disputó 41 partidos, con 22 triunfos, siete empates y 12 derrotas.

El exdelantero Juan Carlos Oblitas admite que a la propuesta de Perú le pueden salir fuerte competidores: "Como cualquier argentino, Ricardo sueña con dirigir a la selección de su país. Nosotros estamos más que satisfechos con su trabajo, queremos que se quede".

Paolo Guerrero, que marcó el segundo gol a Australia y es el peruano de más edad (34 años y 176 días) en participar en un Mundial, también dio su respaldo como referente del plantel: "Sería lindo que se quede, hablo como la voz del grupo, hay que meterle presión (se ríe)".

Los equipos de Oceanía terminaron siendo un puente a la alegría para Perú. Si frente a Nueva Zelanda había conseguido la clasificación en el Repechaje, contra Australia obtuvo un triunfo mundialista después de ocho encuentros. Y encontró la efectividad que le había faltado contra Dinamarca y Francia, en derrotas no lo mostraron futbolísticamente inferior. André Carrillo (volante de Watford) abrió la victoria con un remate de aire desde fuera del área. El último gol que había marcado Perú en un Mundial ni había merecido festejarse: Guillermo Larrosa anotó el descuento en el 5-1 de Polonia en España 1982.

Estos dos tantos sí que hicieron explotar a la hinchada peruana y lo llevaron a Gareca a abrir la boca lo más que pudo para gritarlo, con los brazos en alto. Sin el premio mayor de la clasificación a los octavos de final, los goles evitaron la pena que el bueno juego peruano no se viera coronado por algún festejo.

En el final, Christian Cueva no pudo evitar las lágrimas, las mismas que derramó cuando falló el penal contra Dinamarca. Quizá la historia pudo ser otra de haberlo convertido, pero igual Perú no reniega de la que le tocó vivir, corta, intensa y en la línea ascendente que traía.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?