Por el fuerte impacto de la sequía, la economía mostró sus primeros datos negativos en más de un año

Fuente: Archivo
Francisco Jueguen
(0)
26 de junio de 2018  • 17:44

Por el impacto de la sequía y la incertidumbre cambiaria, que ya comienzan a notarse en los datos oficiales, la actividad mostró sus primeros números negativos en más de un año. Incluso, para economistas privados, la caída sin estacionalidad fue sólo comparable con la que se observó en abril de 2012, otro período de fuerte sequía en el campo.

El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) del Indec, reflejó en abril una caída de un 0,9% en la medida interanual. Se trata del primer número negativo desde febrero del año pasado. El sector de Agricultura, ganadería, caza y silvicultura cayó un 30% interanual.

Con respecto al mes anterior, la actividad también reflejó una caída, esta vez, de 2,7%. No obstante, en los primeros cuatro meses acumula un avance de 2,4 por ciento.

"La caída se puede adjudicar al efecto de la sequía: excluyendo al agro, estimamos que la actividad económica en el resto de los sectores se encontró en abril 3.3% sobre el nivel de abril de 2017", dijeron a LA NACION desde el Ministerio de Hacienda y Finanzas. "La caída mensual también se explica por el impacto de la sequía", agregaron cerca de Nicolás Dujovne.

"El buen desempeño de la actividad económica se encuentra difundido, ya que 12 de 15 sectores mostraron crecimiento interanual", agregaron desde esa cartera.

Tanto el Gobierno como los especialistas privados adelantaron que los próximos meses de la economía serán difíciles por los impactos que tuvieron las subas de tarifas, la devaluación y la fuerte sequía que golpeó al campo en los primeros meses del año.

"Sorprende que ya en abril da una caída interanual, eso no estaba en las proyecciones privadas. Igual, por ahora es el efecto sequía el preponderante para explicar la baja, que se trasladó también a otras actividades como transportes", explicó Martín Alfie, economista de la consultora Radar, a LA NACION. "Creo que el panorama para el año es más complicado de lo esperado, y el cuarto trimestre va a terminar de definir si el año cierra con resultado negativo o positivo. Aunque a esta altura es meramente estadístico", completó.

"El dato de abril mostró una caída fuerte, incluso en la variación desestacionalizada, lo que anticipa que en el segundo y tercer trimestres va a haber caídas. Es el inicio de una recesión", afirmó a este medio Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina. "Si bien ya hubo turbulencias cambiarias en este mes, el gran artífice de este resultado fue el mal número de la producción agropecuaria. El segundo trimestre ya valoriza la soja y el maíz con sendas bajas por el impacto directo de la sequía que afectó muy fuertemente la producción", estimó.

"Feo el EMAE de abril, peor que cualquier estimación privada que había visto", indicó el economista de la consultora privada Ledesma en su cuenta de Twitter. "Desde abril de 2012 que no había una caída mensual con ajuste estacional de similar magnitud ¿Que pasó en 2012? La peor sequía en aproximadamente 40 años hasta ese entonces. Que pasó en 2018, la peor sequía en aproximadamente 50 años hasta ese entonces", sostuvo.

"En abril tuviste el efecto de la turbulencia cambiaria, la aceleración de la inflación por sobre los salarios, la suba en la tasa de interés, y desde el lado de as exportaciones, el efecto de la sequía", analizó Federico Furiase, economista jefe de EcoGo. Era esperable. Pero sí fue una caída fuerte, sobre todo en lo interanual con una base comparación baja con el año pasado".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.