Nuevo liderazgo: Hollywood exporta su modelo de trabajo

La vida corporativa exige un feedback permantente y un sistema de conducción en el que los jefes interactúen más con sus equipos de trabajo
Andrés Hatum
(0)
27 de junio de 2018  

¿Por qué aparece el management como disciplina? Según cuenta Peter Drucker, en su libro Las nuevas realidades, el objetivo fundamental del management es hacer que las personas logren una buena performance a través de objetivos comunes, una estructura adecuada, y la capacitación y desarrollo que requieren para responder al cambio.

Las teorías del management han sido de mucha utilidad para generar organizaciones más productivas y eficientes. En 1911, se publicó el libro Los principios del management científico de Frederick Taylor, quien consideraba que la producción y productividad podían ser mejoradas a partir de métodos científicos. Si bien su teoría fue criticada como determinista, permitió la aparición de estudios y técnicas usadas por mucho tiempo en las empresas. Estos procesos han hecho que una gran cantidad compañías alcanzaran un desempeño exitoso por mucho tiempo.

Vientos de cambio

Sin embargo, las viejas teorías del management son eso, viejas, y, en muchos casos, la dinámica del mundo actual las ha dejado desactualizadas. Esto lleva a que muchas teorías bien instaladas durante años, hoy sean cuestionadas.

Un ejemplo de cómo están camibando los paradigmas, es lo que le pasó a Tom Peters y Robert Waterman, con su clásico libro En busca de la excelencia o a Jim Collins y Jerry Porras autores de otro título emblemático como Creadas para durar. La gran mayoría de las empresas mencionadas como "excelentes" o "eternas" en esos libros, hoy no existen.

Fueron fagocitadas por el contexto y por no poder adaptarse a las transformaciones que han tenido la gran mayoría de las industrias. El cambio las pasó por encima arrasándolas del mercado.

Liderazgo cuestionados

También hoy se está cuestionando el rol del liderazgo y la cultura corporativa. Por años las escuelas de negocios enfatizaron historias de liderazgos como las de los generales George Patton y Alejandro Magno y las teorías de Maquiavelo. Las corporaciones veneraban a los líderes carismáticos y emprendedores.

El académico de la London Business School, Nigel Nicholson, escribió recientemente el libro I of Leadership donde deja bien en claro cuando sugiere que lo que sirvió ayer, en temas de liderazgo, no necesariamente servirá mañana.

Algunos autores como Colllins, consideran que hoy los CEO con un perfil más bajo, que hayan surgido de la organización que van a liderar, que tengan un estilo máss reservado y hasta que sean más introvertidos, son los casos más exitosos en las empresas. "Son más parecidos a Lincoln que a Patton", asegura Collins.

¿Dónde mirar?

El agotamiento de las teorías de management para explicar la realidad de las empresas hoy, atravesadas por la globalización, la tecnología, el mundo digital y la inteligencia artificial, requiere una mirada más fresca y poco convencional para entender otros puntos de vista y procesos que pueden alentarnos a ser más ágiles y flexibles.

Tomemos el ejemplo de Hollywood y lo que nos puede enseñar en temas organizacionales. Cuando un film es producido, un equipo se arma ad hoc para el proyecto y, al terminar la película, los miembros se dispersan y pasan a conformar otro proyecto.

Mientras que en una organización tradicional esto puede verse como una pérdida de valor del talento, de hecho permite a los productores crear el equipo ideal basados en las competencias, estilos de trabajo e intereses de sus participantes. Los desarrolladores de software han seguido este tipo de prácticas por años.

El modelo Hollywood es más cercano a lo que las empresas necesitan hoy que las propias estructuras vetustas que están utilizando.

En el mundo VUCA (volátil, impredecible, complejo y ambiguo), las empresas están requiriendo mayor capacidad de innovación y performance, y que se focalicen en el cliente para poder seguir siendo competitivas.

En vez de jerarquías fijas, silos organizacionales y departamentos inútiles, las empresas hoy necesitan operar en una network de equipos, según el último estudio de Deloitte al respecto.

En el sistema Hollywood, el estilo de liderazgo jamás estará desligado de los equipos de trabajo. El mismo sistema también conlleva a que el feedback hacia los empleados y equipos sea permanente ya que el equipo tiene un objetivo. Y el feedback no puede esperar meses para ser dado.

Aprender de otras industrias menos convencionales, puede ayudar a los directivos de empresas más tradicionales a alcanzar ventajas competitivas más allá de las respuestas de las teorías clásicas del management que, con el paso del tiempo, se están quedando sin respuesta.

El autor es PhD y profesor de la Escuela de Negocios de la UTDT

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?