La noche sin fin en San Petersburgo: los festejos por la clasificación y el grupo de hinchas que no se quería ir del estadio

Jugadores e hinchas celebran la clasificación argentina en San Petersburgo
Jugadores e hinchas celebran la clasificación argentina en San Petersburgo Fuente: AP
Tomás Bence
(0)
26 de junio de 2018  • 19:15

SAN PETERSBURGO.- "Vamos Argentina, sabés que yo te quiero...", es la canción que los hinchas eligieron para este Mundial. Se escucha en todos los rincones de Rusia, donde un simpatizante de la selección haya viajado. Fue lo que más se cantó en la previa y durante el agónico triunfo ante Nigeria, que le dio la clasificación al equipo de Jorge Sampaoli.

La selección festejó y saludó a la hinchada colmada de emoción - Fuente: Tv Pública

01:43
Video

Desde los parlantes empezó un pedido que se extendió durante varios minutos. Los hinchas argentinos que estaban en la tribuna debían dejar esos lugares. Ya había pasado más de media hora desde la victoria de la Argentina ante Nigeria, pero nadie quería dejar de celebrar. Fue agónico y, por eso, la euforia duró mucho más tiempo del esperado.

El de ayer fue, de los tres de la fase de grupos, el partido con más público argentino en la cancha. Hubo cerca de 35 mil hinchas que hicieron del estadio de Zenit una sucursal de cualquiera de nuestro país. Franco Armani, por momentos, sintió que jugaba en el Monumental por los aplausos. Lionel Messi, -no es novedad-, fue el más ovacionado, seguido de un Gonzalo Higuaín, a quien le llegó el turno de dejar de ser víctima de burlas para encontrar un reconocimiento en el hincha.

Así fue el festejo de la Argentina en el fan fest de Rusia - Fuente: TyC

00:56
Video

Si los futbolistas lloraron cuando terminó el partido, en las tribunas se vivió lo mismo. Padres, hijos, amigos, todos a los abrazos y con lágrimas en los ojos. Fue la manifestación de un grito que estuvo ahogado, contenido, hasta que Marcos Rojo lo desató con ese derechazo.

Como nunca, el apoyo al equipo fue unánime. La idea previa fue acompañar al plantel. Y eso se mantuvo pese a las adversidades que sufrió el seleccionado. Pero el mensaje era defender a los jugadores. No a Sampaoli. El técnico fue el blanco de las críticas. Cuando anunciaron el equipo y apareció la imagen del entrenador en las pantallas, los silbidos bajaron de los cuatro rincones. El público habló: sí a los futbolistas, no al entrenador.

El penal de Mascherano fue el momento más álgido para el público. Nigeria marcó. Apenas un puñado de hinchas ubicados detrás del arco que defendió Armani en el segundo tiempo hizo un poco de ruido, nada comparado al fervor celeste y blanco. "Vamos Argentina, sabés que yo te quiero.", el hit de Rusia 2018 tapó cuanto intento de dominar la escena tuvieron los africanos.

El árbitro fue otra víctima de la "furia" argentina en San Petersburgo. Desde el penal de Mascherano, a la mano de Marcos Rojo que no convalidó gracias al VAR. Cada situación dudosa contra la Argentina, los reproches, silbidos e insultos no se hicieron esperar contra el turco Cuneyt Çakir.

Desde muy temprano las calles de San Petersburgo estuvieron plagadas de hinchas argentinos. Los sitios turísticos por excelencia, como el museo Hermitage, se tiñeron de celeste y blanco. En los alrededores del estadio había una expectativa muy grande con lo que podía llegar a suceder. La fe estaba intacta, y algunos, precavidos, estaban equipados para no perderse detalles de lo que estaba pasando entre Croacia e Islandia.

Pero poco importó lo que sucedía en Rostov del Don. La atención estaba en lo que hacía la Argentina. Y la ilusión también. Desde un himno emocionante, con Messi haciendo un guiño a las cámaras tras lo que había sucedido en el partido anterior, pasando por un partido intenso, cargado de dramatismo que tuvo un desenlace de película. Marcos Rojo, el protagonista menos esperado, hizo que el final sea de pura algarabía.

Y así fue como se festejó. Con los jugadores y sin ellos. Con las tribunas repletas de argentinos, con cantos que continuaron varios minutos después del final. Con figuras como Oscar Ruggeri, ex campeón del mundo y actual comentarista de TV, revoleando su camiseta al ritmo del coro que surgía de las tribunas. Los jugadores lo agradecieron. Y ahora Kazán, ante Francia, deberá vivir un escenario similar.

Los festejos en el Obelisco

Los festejos en el Obelisco, tras el triunfo de la selección

12:39
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?