Suscriptor digital

La Corte la da la derecha a Trump y avala su polémico veto migratorio

Por motivos de "seguridad nacional", los ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen, además de algunos funcionarios de Venezuela, no podrán ingresar a EE.UU., según la criticada norma
Por motivos de "seguridad nacional", los ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen, además de algunos funcionarios de Venezuela, no podrán ingresar a EE.UU., según la criticada norma Fuente: AP - Crédito: Pablo Martínez Monsivais
(0)
27 de junio de 2018  

WASHINGTON.- Luego de varios traspiés judiciales, el presidente Donald Trump obtuvo ayer una gran victoria en la Justicia con el aval de la Corte Suprema para una de sus primeras medidas antiinmigratorias, la prohibición de ingreso a Estados Unidos de ciudadanos de cinco países mayoritariamente musulmanes.

"La Corte Suprema apoya la prohibición de viajes de Trump. ¡Guau!", tuiteó Trump tras conocerse la decisión.

Por cinco votos a cuatro, la Corte consideró válida la última versión del decreto, que afecta el ingreso de ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen, así como de Corea del Norte, y también de algunos funcionarios específicos de Venezuela.

Trump consideró el decreto como una medida necesaria ante las preocupaciones por la seguridad nacional, y la Corte Suprema de Estados Unidos validó ayer los argumentos presidenciales.

Trump tiene varios frentes abiertos en la Justicia. El caso más grave es la investigación para averiguar si él o su entorno coordinaron acciones con Rusia para interferir en las elecciones presidenciales de 2016 y ayudarlo a ganar los comicios, y además examinar si el mandatario pudo cometer un delito de obstrucción a la Justicia al despedir luego al exdirector del FBI James Comey cuando investigaba la trama rusa.

Otros dos problemas judiciales que golpean a Trump son el escándalo sexual con la actriz porno Stormy Daniels, y la demanda por la utilización de la Fundación Trump para fines personales y políticos.

Pero esta vez, por lo pronto, la Justicia dio un fallo favorable: "El decreto no excede ningún límite de la autoridad del presidente", escribió el juez John Roberts.

"El Estado presentó una justificación suficiente en términos de seguridad nacional", afirmó Roberts en su fundamentación.

El decreto avalado por la Corte bloquea el ingreso a Estados Unidos de 150 millones de personas, habitantes de los seis países, siendo considerado "antimusulmán" por sus opositores.

En una declaración posterior a su tuit, Trump consideró el respaldo de la Corte como "una profunda reivindicación, luego de meses de histéricos comentarios de los medios y políticos demócratas que se negaron a hacer lo necesario para proteger nuestra frontera y nuestro país".

El texto en cuestión es la tercera versión de un decreto que había provocado una ola de rechazo mundial luego de ser puesta abruptamente en vigor por la Casa Blanca el 27 de enero de 2017, una semana después de que Trump asumiera la presidencia.

Durante una audiencia solemne dedicada al análisis del texto en abril, los cuatro jueces progresistas del alto tribunal expresaron su preocupación por las acusaciones de que se trataba de una medida contra los musulmanes, cuando la Constitución estadounidense prohíbe la discriminación religiosa.

"Un observador razonable concluiría que el decreto está motivado por un prejuicio antimusulmán", escribió por su parte la magistrada Sonia Sotomayor, en su argumentación en contra adjuntada a la resolución, probablemente la más importante que haya tomado la Suprema Corte en el año.

Trump afirma desde su llegada a la Casa Blanca que como presidente tiene la potestad de poner restricciones al acceso al país si lo considera necesario, en nombre de la seguridad nacional.

"La Suprema Corte apoyó la clara autoridad del presidente para defender la seguridad nacional de Estados Unidos" contra los "terroristas extranjeros", reiteró el presidente en su declaración.

Sin embargo, los opositores a la medida recuerdan que luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, los ataques más graves en Estados Unidos fueron cometidos por estadounidenses o por personas que no provenían de ninguno de los seis países afectados por el decreto.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), que lideró la oposición contra el decreto, había intentado probar la existencia de prejuicios antimusulmanes persistentes en Trump, recordando su promesa de campaña de prohibir la entrada a Estados Unidos a los musulmanes. Una declaración que provocó alarma global.

Trump había retuiteado en noviembre videos islamófobos de una dirigente de un grupo neofascista británico.

Agencias AFP y AP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?