Suscriptor digital

Vaivenes emocionales y encendido récord

Marcelo Stiletano
Marcelo Stiletano LA NACION
En la pantalla gigante de Plaza San Martín se vivió el partido con mucha emoción
En la pantalla gigante de Plaza San Martín se vivió el partido con mucha emoción Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
(0)
27 de junio de 2018  

La jornada de mayor encendido televisivo en lo que va del año tuvo tantos vaivenes emocionales como los que entregó en la cancha la emocionante clasificación argentina. Ayer hubo entre los memoriosos de la pantalla chica nostalgias de viejos tiempos y números siderales casi olvidados. Los 45 puntos de rating alcanzados por la TV Pública y los casi 14 y medio de TyC Sports durante el segundo tiempo (picos de audiencia para la transmisión del partido), sumados, equivalen a aquellos añorados 60 puntos festejados 25 años atrás por ciclos como Grande Pa.

Los números definitivos y todavía extraoficiales indican un rating promedio de 42.3 puntos para la TV Pública y de 17.9 para TyC Sports (cada punto del rating hogares equivale a unas 100.000 personas). Esa media es la misma que el pico de audiencia que tuvo el canal oficial en el debut argentino contra Islandia. No podría ocurrir de otro modo: la atención crece partido tras partido. Y cualquier pronóstico sobre lo que ocurrirá el sábado a las 11 será por definición conservador, porque la euforia lleva más arriba cualquier expectativa optimista.

El cambio rotundo en el estado de ánimo transmitido desde la televisión mundialista desde Rusia modificó planes y alteró estrategias. Vimos, por ejemplo, la aparición de un flamante spot publicitario de Coca Cola con leyendas como "volvieron los campeones" y "estamos en octavos", junto a imágenes de los futbolistas argentinos que obtuvieron el título en México 86. América 24 tomó contacto con la madre y el primer entrenador de Marcos Rojo. Y Crónica TV se jactó de ser el único medio en dialogar con el mediático ex jugador y ex DT Héctor Veira.

En estas circunstancias tan cambiantes, los programadores observaron todo el tiempo de reojo aquellos factores externos que podían condicionar sus planes. Telefé, por ejemplo, cumplió con un pedido de Verónica Lozano, que había solicitado al aire varias veces no competir inútilmente en su horario con el Mundial. Ayer, la emisora la reemplazó con la telenovela turca La venganza de Iffet.

"Nosotros no mentimos"

Lo más llamativo pasó en TyC Sports, cuya señal pasó del cuadro dramático dibujado tras el durísimo revés ante Croacia a una euforia inédita, como si el panel del inmediato post-partido se hubiese instalado en el estudio después de bajar directamente de la tribuna con los simpatizantes argentinos.

"No somos hinchas, muchachos, somos comunicadores", les rogaba ante una cámara instalada en el living de su casa el convaleciente Horacio Pagani, mientras trataba de explicar lo elemental: si la impensada jugada que terminó con el gol de Rojo no hubiese ocurrido, a los jugadores argentinos "los masacraban" frente a esa misma pantalla después del partido.

Quienes no escucharon jamás a Pagani fueron los opinadores de No todo pasa, el programa que hizo un minuto de silencio después de Croacia y pidió allí mismo armar una selección sin Messi. "Nosotros no mentimos, nunca nos bajamos, seguimos en el mismo carro", dijo Diego Díaz al iniciar una emisión demorada, seguramente como resultado de algún debate interno previo a la salida al aire.

Finalmente se dio la discusión, como es habitual a los gritos y con la intención expresa de relativizar casi todo lo dicho previamente en nombre del nuevo escenario planteado tras el triunfo. Todo da lo mismo. Todo es circunstancial. Hasta hacernos creer que vemos un debate periodístico cuando en realidad asistimos a una polémica futbolera entre compañeros de trabajo en la que quien habla más fuerte cree haber impuesto su punto de vista.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?