Poroto Cambiaso recibió su primer trofeo de manos de la reina Isabel II

Con su papá ganaron en Inglaterra la tradicional Royal Windsor Cup, que se jugó en el Guards Polo Club. Fuente: HOLA Crédito: Gentileza La Dolfina
27 de junio de 2018  • 12:24

Tiene 12 años y el pasado domingo fascinó al público con su dominio del taco y la bocha, incluidos la reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, durante la final de la tradicional Royal Windsor Cup, el torneo más antiguo del Guards Polo Club, destinado a equipos de hasta 15 goles. Con una madurez única, Poroto Cambiaso brilló con luz propia en el campeonato que jugó con su papá, el recordman Adolfo Cambiaso, que por supuesto le cedió para la ocasión parte de su valiosa caballada. "Fue muy divertido", dijo Poroto apenas desmontó con la felicidad de haberse impuesto con su team, La Dolfina, por 11 a 7 ante Park Place, y de haberse convertido en el jugador más joven de la historia en ganar este título.

Al igual que su papá, Poroto también lleva en su casco la bandera argentina. Fuente: HOLA Crédito: Gentileza La Dolfina
Tras el triunfo Adolfito Cambiaso y su hijo se fundieron en un abrazo. Ambos compartieron equipo con Kiam Hall y Joshua Cork. Fuente: HOLA Crédito: Gentileza La Dolfina

Después, se abrazó con su mamá, María Vázquez, quien, incondicional a sus hombres, no sólo estuvo pendiente de ellos durante todo el match, sino que antes de empezar les había dedicado unas lindísimas palabras a través de su cuenta de Instagram: "Felicitaciones a ambos por esta final y obviamente a todo el equipo. Les deseo lo mejor para hoy y que fundamentalmente disfruten como lo vienen haciendo hasta ahora. Y a vos, Porotito, que con tu bondad nos iluminás siempre, pedirte que nunca pierdas tu inocencia, esa que te hace tan especial y querido por todos. Estamos muy orgullosos de ustedes". Adolfito, en tanto, envolvió en un abrazo fuerte y largo a su heredero: "Es un sueño cumplido. Ya había jugado con mis hijos [Mia, su hija de 15, es toda una promesa del polo femenino] la 20 goles en Estados Unidos, pero hace tiempo que con Poroto queríamos jugar juntos este torneo". Después, sí, participaron juntos de la entrega de premios que presidió, como es tradición, Su Majestad. Lo que no imaginaba Poroto es que, además, recibiría minutos más tarde el premio al jugador más valioso del campeonato.

Con apenas siete años, Myla, la menor de la familia, es la que más cómoda se siente frente a los flashes: no dudó en posar junto a su madre, María Vázquez. Fuente: HOLA Crédito: Gentileza La Dolfina
Dueña de unas curvas perfectas, María lució un vestido de El Camarín con espalda descubierta que completó con enormes anteojos de sol y cartera de Valentino. Fuente: HOLA Crédito: Gentileza La Dolfina
Madre e hijo dejan la cancha en el carrito, muy emocionados. Fuente: HOLA Crédito: Gentileza La Dolfina
Tal como es su costumbre, María esperó a Adolfito en los palenques y estuvo atenta a él y a su hijo en todo momento. Juntos desde hace más de veinte años, ella es su gran soporte emocional. Fuente: HOLA Crédito: Gentileza La Dolfina

Es un sueño cumplido. Ya había jugado con mis hijos la 20 goles en Estados Unidos, pero hace tiempo que queríamos jugar juntos este torneo
Adolfito Cambiaso

Este fue el primer torneo que el campeón y su heredero compartieron en Inglaterra donde se quedarán hasta finales de julio. Fuente: HOLA Crédito: Gentileza La Dolfina
Mía, la mayor de los Cambiaso-Vázquez, tiene quince años no sólo es una promesa del mundo del taco y la bocha; también forma parte de la Selección Nacional de Polo Femenino. Fuente: HOLA Crédito: Gentileza La Dolfina