Los desaciertos fashion de Melania Trump

La mujer del presidente de los Estados Unidos es tildada como una "desubicada" víctima de la moda.
La mujer del presidente de los Estados Unidos es tildada como una "desubicada" víctima de la moda. Fuente: HOLA - Crédito: Cordonpress
María Güiraldes
(0)
27 de junio de 2018  • 14:45

Dueña de una belleza única que le abrió las puertas del modelaje a los 16, Melania Trump (48) sabe cómo lucir impecable. Pero ese saber, que tanto le suma a otras mujeres públicas -como, por ejemplo, Meghan Markle-, le ha jugado en contra a la actual primera dama de Estados Unidos, quien en más de una ocasión fue criticada por sus desaciertos fashion. El faux pas del jueves pasado, cuando voló a Texas para visitar a chicos separados de sus padres en la frontera con una parka que decía "Realmente no me importa. ¿A vos?", es el último en una saga de decisiones "desubicadas" que la convirtieron en blanco de las críticas de los expertos en comunicación. Lo que le critican a la tercera mujer del presidente Donald Trump (72) no es su sentido de la elegancia (innegable, por cierto), sino sus excesos de moda y de lujo, que ven como propios de una persona desconectada de la realidad, inconsciente de su "posición" y un tanto frívola.

La parka del "No me importa"

"Es sólo una campera. No había ningún mensaje oculto", dijo Stephanie Grisham, su secretaria de prensa, tras la polémica.
"Es sólo una campera. No había ningún mensaje oculto", dijo Stephanie Grisham, su secretaria de prensa, tras la polémica. Fuente: AFP

"I really don't care. And you?" (Realmente no me importa.¿A vos?), decía la chaqueta de Zara que la mujer de Donald Trump eligió, el jueves 21, para visitar a chicos que fueron detenidos y separados de sus padres al cruzar la frontera con Estados Unidos de manera ilegal. Una elección inapropiada, si se tiene en cuenta que Melania viajó a Texas con una misión: hacerle frente al aluvión de críticas que llovieron desde el mundo entero y que llevaron a su marido a cambiar ese punto en su política migratoria de "tolerancia cero" que instaló en abril. Como Trump, la primera dama dio marcha atrás: al aterrizar en el aeropuerto McAllen, llevaba una sahariana lisa, sin leyendas.

Un vestido shocking

En septiembre del año pasado, Melania apostó a un tono muy estridente para dar su discurso en las Naciones Unidas.
En septiembre del año pasado, Melania apostó a un tono muy estridente para dar su discurso en las Naciones Unidas. Fuente: AFP

Demasiado. Ese fue el adjetivo que los expertos en moda utilizaron para calificar el vestido que Melania usó para dar un discurso en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Enfundada en un diseño fucsia de Delpozo, la primera dama de origen esloveno dijo unas sentidas palabras sobre la importancia de frenar el avance del ciberbullying en el mundo, pero no fueron sus argumentos sino el espíritu excesivo de su outfit lo que "se robó" todo el protagonismo.

El valor de una camisa

Para trabajar en su huerta, Trump posó para los fotógrafos con prendas costosísimas.
Para trabajar en su huerta, Trump posó para los fotógrafos con prendas costosísimas. Fuente: HOLA - Crédito: Cordonpress

En septiembre del año pasado, la primera dama ya había protagonizado otro faux pas. Inspirada por su antecesora, Michelle Obama, quien instaló una huerta en la Casa Blanca para promover la alimentación saludable, Melania decidió continuar con la iniciativa e invitó a periodistas para que cubrieran la cosecha. Nadie, sin embargo, reparó en sus esfuerzos de jardinería: hicieron foco en la camisa de 1.380 dólares, firmada por Balmain, que usó para trabajar en la huerta.

Obsesión por los anteojos

Trump fue duramente criticada al usar lentes de sol durante su visita al cementerio nacional de Arlington. "Excesivo", es el adjetivo que los expertos en protocolo y estilo eligen para calificar el estilo de la first lady cuando peca de demasiado fashionista.
Trump fue duramente criticada al usar lentes de sol durante su visita al cementerio nacional de Arlington. "Excesivo", es el adjetivo que los expertos en protocolo y estilo eligen para calificar el estilo de la first lady cuando peca de demasiado fashionista. Fuente: AFP

Uno de los primeros actos oficiales de Melania fue su visita al cementerio nacional de Arlington, en Virginia, donde yacen los restos de miles de veteranos estadounidenses. La flamante primera dama llegó al lugar con unos anteojos de sol que nunca se quitó y los ciudadanos interpretaron el gesto como una total falta de respeto. Meses después, la mujer de Donald Trump volvió a hacerlo: esta vez, cuando acompañó al presidente a Las Vegas, para apoyar a las víctimas del tiroteo en el que cincuenta y ocho personas perdieron la vida.

Tacos de vértigo en vez de galochas

Tan inadecuados eras los stilettos para "capear" las consecuencias del huracán Harvey, que los cambió por zapatillas en pleno vuelo a Houston.
Tan inadecuados eras los stilettos para "capear" las consecuencias del huracán Harvey, que los cambió por zapatillas en pleno vuelo a Houston. Fuente: AFP

En agosto de 2017, una elección fashionista por parte de Melania enardeció a todos. Después de la pandemia desatada por el huracán Harvey, la primera dama abordó el Air Force 1 con destino a Houston, donde la esperaban miles de personas que perdieron todo, ¡con tacos altos! Firmados por Manolo Blahnik, no sólo eran zapatos inadecuados para caminar en una ciudad devastada por el agua. Los stilettos, además, daban el mensaje opuesto al pretendido con la visita: mostrar a la primera dama (y a su marido) cerca de los damnificados y preocupados por ellos.

Un retrato demasiado "rutilante"

A pesar de mostrarse impecable en su primer retrato oficial, Melania dio un traspié al exhibir su anillo de tres millones de dólares.
A pesar de mostrarse impecable en su primer retrato oficial, Melania dio un traspié al exhibir su anillo de tres millones de dólares. Fuente: AFP

Si algo queda claro en su primer retrato oficial como primera dama es que Melania sabe posar. Y que adora el anillo con un diamante de 25 quilates que su marido le regaló por sus diez años de casados, en 2015. El excesivo protagonismo de la alhaja en la foto fue duramente criticado por los detractores de la presidencia de Trump cuando salió a la luz, en abril del año pasado.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.