Del viento "de cola" al "viento de frente": vuelven a hundirse las acciones y a escalar el riesgo país

El Merval cae hoy más del 9% por un reflujo de fondos financieros hacia mercados seguros; también sufren los ADRs de empresas argentinas en Wall Street
El Merval cae hoy más del 9% por un reflujo de fondos financieros hacia mercados seguros; también sufren los ADRs de empresas argentinas en Wall Street Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
28 de junio de 2018  • 17:13

Ni el paraguas que concedió el FMI a la Argentina (aunque inédito en montos) alcanza para dejarla al margen del vendaval que se desató en los últimos días en los mercados del mundo al agregarse al final de la era del "dolar barato" la creciente inquietud que generó la escalada en el conflicto comercial entre Estados Unidos y China , más allá de que hoy la administración Trump haya pisado el freno.

Tampoco para disimular que, aún tras haber concedido esa especie de seguro de financiamiento al que fue en busca el Gobierno precisamente para calmar a los inversores e incluso tras haber logrado el ascenso en la calificación (de mercado "fronterizo" a mercado " emergente ", lo que significa volver al Nacional B tras haber estado en la B Metropolitana, en términos futboleros locales), la plaza doméstica sigue estando entre las más afectadas por el gigante reflujo de fondos financieros hacia las plazas consideradas más seguras, un movimiento que hoy comprime la tasa de rendimiento de los bonos de la deuda estadounidense a 10 años otro 1,7% para dejarlos en el 2,83% nominal anual.

Las pruebas del castigo al riesgo argentino se dejan ver esta tarde en otro derrumbe mayor al 9% del índice de precios líder de Bolsas y Mercados Argentinos (Byma) y en un nuevo aumento superior al 3% en la tasa de riesgo país, que escala hasta los 578 puntos alcanza su máximo nivel desde octubre de 2015, es decir, cuando Argentina estaba definiendo en las elecciones cual sería su rumbo.

Los operadores y analistas coinciden en que el castigo es general a "los mercados emergentes" y respende a una mayor aversión al riesgo. Pero también admiten que, en el caso de las acciones de empresas, el golpe en el caso argentino es mayor por el giro recesivo que ensayó la economía local tras la sequía y la corrida contra el peso, y el impacto que podría tener en los números de las cotizantes; algo más difícil de predecir porque el Gobierno dejó trascender que revalúa alguna de sus políticas sobre tarifas y precios.

Todo esto es lo que está detrás de la cuarta y fuerte caída consecutiva de la plaza accionaria local que acumula desde el viernes, y tras el rebote del 6% que trajo la mejora en la calificación, un retroceso del 14%. El desarme de posiciones en papeles locales, ya sean bonos o acciones, es lo que empujó también una nueva devaluación del peso cuyo precio saltó 30 centavos por demanda de creciente de billete y de coberturas cambiarias. De hecho, el volumen operado con contratos de dólar futuro, que tendía a la baja en los últimos días tras el final de la corrida, superaba hoy el equivalente " a los US$1300 millones. una cifra que creo es récord", observó Javier Marcuis, gerente de negocios de Sourthern Trust.

"Es evidente que hay menor apetito emergentes ante un clima financiero global más desafiante. Pero a eso se suma, en el caso argentino, los duros deberes económicos del FMI, así como sus implicancias políticas", evaluó Gustavo Ber, economista de la consultora Estudio Ber.

El derrumbe de la bolsa local tiene su origen en la ola de ventas que afecta a las acciones argentina que se operan en Wall Street. Y se amplía por la devaluación del peso. Allí los ADRs de Banco Supervielle encabezaban los fuertes descensos, con una baja del 10,7% pero también lucían muy golpeados los de Central Puerto (-10.2%); Banco Francés (-9,6%); Macro (-8,1%); y Loma Negra (-7,5%), entre otros.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.