Suscriptor digital

Jeannette: la infancia de Juana de Arco; un musical posmoderno que consagra la precariedad

Javier Porta Fouz
(0)
28 de junio de 2018  

Jeannette: la infancia de Juana de Arco (Francia, 2017) / Dirección: Bruno Dumont / Guion: Bruno Dumont, basado en El misterio de la caridad de Juana de Arco, de Charles Péguy / Fotografía: Deffontaines / Edición: Belkhiri, Dumont / Música: Aline y Elise Charles y otros / Elenco: Lise Leplat Prudhomme, Jeanne Voisin / Duración: 105 minutos / Calificación: apta para todo público / Nuestra opinión: buena

Autor muy relevante del cine contemporáneo, Bruno Dumont tiene en la espiritualidad la columna vertebral de su filmografía: culpas, pecados, redenciones, devociones, llamados y respuestas de orden divino no han faltado en la mayor parte de su obra. Y si bien su carrera tuvo desde el principio un tono extraño -en su ópera prima La vida de Jesús la repetición del ruido de la moto tensaba la seriedad del film-, la irrupción del humor -o de sus intentos- es más bien reciente en sus películas. En Jeannette: la infancia de Juana de Arco hay posibilidades de reírse ante unas monjas que se presentan como dúo canoro bailarín, o con/del tío de Juana de la parte final. Estas escenas de Juana de niña y de adolescente (destacable fotogenia de Jeanne Voisin) se basan, en sus palabras, en la obra de Charles Péguy. Catolicismo, caridad, diálogos que se dirigen hacia la divinidad se suceden en este musical posclásico y posmoderno que hace de la deformidad y la precariedad algo así como un estilo. Canciones toscas, con heavy metal y hip hop y otras casi amorfas; escenarios y luz naturales para Juana y su amiga y otros -pocos- personajes y un montón de ovejas; y la sensación de que Dumont hizo, más que una película con riqueza y solidez, un experimento gestual, cuyo poder de fascinación es -a juzgar por las reacciones que ha provocado desde su estreno, en Cannes 2017- extraordinariamente disímil.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?