Guillermo Pauli y el privilegio de jugar al rugby en la Primera de San Martín a los 47 años

Guillermo Pauli en acción: un apasionado del rugby que tuvo una experiencia singular a los 47 años
Guillermo Pauli en acción: un apasionado del rugby que tuvo una experiencia singular a los 47 años Crédito: Facebook
Jorge Búsico
(0)
28 de junio de 2018  

Un paso al frente el que juegue en la Primera de su club a los 47 años. Guillermo Pauli lo da. El fin de semana pasado volvió a ser el pilar izquierdo de San Martín en el partido por el Top 12 de la URBA ante el CASI. "Nunca dejé de entrenarme, así que cuando se me hizo un hueco, me metí", cuenta quien protagoniza un caso inusual desde lo estadístico y desde lo físico, pero normal desde lo que significa el rugby. "Para mí es pura pasión; es como la vida misma y no creo que haya otro deporte que genere ese sentido de pertenencia", agrega en un diálogo con LA NACION y en un alto de su trabajo como odontólogo.

El sábado, por ejemplo, Pauli jugó con Manuel Bianco, hijo de Federico, que fue compañero suyo también en la Primera hace 25 años. "Yo jugaba con Manu cuando era chiquito e iba a comer a la casa de Freddie. Lo más loco es que él decía que yo era su amigo invisible y ahora resulta que juego con él. Le llevo 28 años", comenta sobre una de las tantas experiencias que le ha dado (y le está dando) este deporte.

Pauli llegó a Pacific en 1985, tras haber pasado un año en Gimnasia y Esgrima. "Yo siempre viví en Devoto y no sólo GEBA me quedaba lejos, sino que tenía un par de amigos que estaban en San Martín, así que fui para ahí". Es de la camada 71 (nació el 11 de enero) y con la M19 salió campeón, al ganarle en Belgrano la final a Pucará. El capitán de ese equipo, Tomás Druetta, es el actual entrenador de la Primera.

"El rugby es el fondo, es el tercer tiempo, es mirar todos los partidos, es estar con tus amigos. Solo dejé de jugar en todo este tiempo unas tres veces. La primera fue en 2004, cuando nació mi hija y estuve sin volver hasta 2007, cuando ascendimos", revela. "Mi día es llevar a mi hija (Dolores, su única descendiente) al colegio, atiendo el consultorio toda la mañana y un rato a la tarde y después me entreno. Hoy es distinto a cuando yo empecé. Si no estás muy bien entrenado, no podés jugar en este nivel".

La última vez que dejó de jugar fue en 2011, cuando cumplió 40 años, pero en 2015 regresó. Fue jugando en todas las Preintermedias en estos tres años hasta que el sábado, por la lesión de los dos pilares, pudo volver a la Primera. Rumbo a los 48 años. "No me fue difícil. Yo siempre me seguí entrenando, aun sin jugar. Corrí dos veces la media maratón de Buenos Aires y nunca dejé de cuidarme físicamente", añade quien en 1994 fue el tryman de San Martín con 14 conquistas, no por llevar la pelota en el maul, sino por su velocidad y habilidad.

Jugó tres de las cuatro veces que San Martín disputó el Top 12 (solo faltó en la de 2009) y entre 2002 y 2004 estuvo en todos los partidos de la Primera de su club. Fue campeón con el equipo de Buenos Aires en 2000, junto con grandes figuras del rugby como Ignacio Fernández Lobbe, Nicolás Fernández Miranda, Ignacio Corleto, Lucas Borges, Rodrigo Roncero y Hernán Senillosa, entre otros. A aquel equipo lo entrenaba José Javier Tito Fernández.

No le gusta el scrum de ahora. "Es tira y saca, dejó de ser una formación de disputa. Encima, los juveniles no empujan, por lo cual ahí está el problema de la falta de pilares en Pumas y Jaguares. Para mí el scrum verdadero era el de antes, que es la esencia del rugby. Si ganás el scrum, ganás el partido", sentencia.

Pauli ni sueña con dejar de jugar. El rugby es su pasión. Y no hay edad para la pasión.

Guillermo Pauli después del partido del sábado pasado ante el CASI
Guillermo Pauli después del partido del sábado pasado ante el CASI Crédito: @aplenorugby

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?