Rumbo a China 2019. Luca Vildoza: "Disfruto de estar en la selección como si fuera la primera convocatoria"

Vildoza Crédito: Captura
28 de junio de 2018  • 08:39

SAN JUAN.- Todavía se restrega los ojos. Intenta comprender cómo se dio semejante explosión, ya que Europa habla de su juego. Sin duda lo deseaba, pero quizá era un poco más reticente a creer que podía darse tan rápido. Es que nunca fueron fáciles las cosas para él, más allá de que su talento sí permitía ver este escenario. Luca Vildoza hace unos días jugó la final de la Liga ACB , de España, fue protagonista con Baskonia , compitió ante Real Madrid y ahora está concentrado con la selección de la Argentina listo para la doble fecha de eliminatorias rumbo a China 2019 . Piensa y se siente confiado. Repasa sus últimos meses y advierte que su cabeza está fresca, que el duelo de esta noche, a las 21, ante Panamá es determinante para no sufrir la clasificación a la próxima Copa del Mundo, que también los espera el domingo próximo Uruguay, en Montevideo, y que su crecimiento en el Viejo Continente puede darle herramientas al equipo para alcanzar el objetivo.

Lo mejor de Vildoza en la temporada 2017/18

Lo mejor de Vildoza en la temporada 2017/18 - Fuente: YouTube

6:0

Quedan señas del pibe de Mar del Plata. No parece haberse perdido nada en el camino. A los 22 años habla con una seguridad que impacta. Reconoce sin problemas que en el último partido entre Baskonia y Real Madrid, cuando los merengues se quedaron con el título, Facundo Campazzo "lo pasó por arriba" y que conseguir un lugar en la selección siempre fue un trabajo durísimo. Su crecimiento resultó determinante, porque ya no sólo es un conductor que hace cosas bonitas con un balón, se convirtió en un base que toma mejores determinaciones, que anota y que puede jugar como escolta si Campazzo o Nicolás Laprovittola toman el control de la bola en la selección. Un valor agregado que lo convierte en un jugador integral.

-Llegó un momento que estabas esperando, ¿cómo asumís las nuevas responsabilidades?

-Estoy contento, eufórico y la verdad que cuando comenzó esta temporada no pensaba que iba a terminar así. Creo que en los últimos meses mis compañeros y el cuerpo técnico de Bakonia me dieron la chance de poder disfrutar dentro de la cancha. Eso me dio tranquilidad y confianza, lo que me permite estar bien en esta convocatoria de la selección. Sé que éste es un momento diferente a las presiones que viví durante la final de la Liga de España, pero que es muy importante lo que tenemos por delante y me siento bien para asumir ese desafío.

-El roce de jugar en una liga como la ACB, ¿te convirtió en un jugador con otra impronta?

-Sin duda. Creo que este año fue de total aprendizaje. Siento que mi cambio total fue a nivel físico, el chocar con jugadores de grandísimo nivel me permite estar acá y comprender que puedo tener otro rol en el equipo. Vengo de jugar una final, de ser protagonista y eso me hace sentir bien. Con todo eso siento que puedo ayudar a la selección.

-Medirte con Facundo Campazzo en la final, reconocer que en el último partido él fue superior, ¿te hizo crecer también?

-Sin dudas. Facundo mantuvo a Real Madrid en las primeras posiciones durante seis o siete meses, y eso lo convirtió en uno de los mejores bases de la Euroliga. Haber podido atacarlo y defenderlo en una final de la ACB me hizo crecer en todo sentido. Y en el último partido fui sincero, siento que Facu jugó tremendo, defendió de 10 y marcó el ritmo del partido. Y yo no jugué nada bien y eso fue consecuencia de la defensa de Facu. Me alegra su momento y disfruto de tenerlo ahora como compañero.

-Haber jugado tan bien en España te puso en otro lugar de cara a tu rol en la selección, ¿Te das cuenta de eso o preferís no pensarlo?

-Me gusta lo que pasa. Me voy sintiendo cómodo con el rol que por momentos me toca ocupar. Quizá cuando comparto equipo con Facu o con Nico (Laprovittola) lo hago como escolta y siento que puedo ayudar en esa función. Me gusta el desafío de jugar para la selección y sinceramente espero poder aportar un granito de arena para colaborar en esta venta de eliminatoria.

-La doble fecha que tienen por delante es complicada y juega en la cabeza saber que en la próxima ventana aparecen rivales duros, ¿se piensa en todo eso?

-Tenemos claro lo que tenemos que afrontar. Nos tenemos que medir con Panamá, que es un rival durísimo, que tiene que ganar un partido para acomodar su clasificación y que van a venir a nuestra casa a buscar eso. Estamos preparados para partidos bravos, poniendo también el foco en Uruguay porque ellos de local son fuertes, pero a nosotros nos quedó la espina de Olavarría y queremos la revancha. Nos faltan Deck y Redivo, pero nos sentimos bien para esta doble fecha. Insisto en que lo que tenemos que jugar ahora es durísimo, pero también sabemos que la próxima ventana va a ser peor. No todos vamos a poder estar, Pato (Garino) y yo vamos a tener que jugar la Supercopa, no sé bien la situación de Facundo y de Lapro. Pero tenemos que concentrarnos en imponer nuestro juego, sabemos que tenemos bases detrás que les gusta tomar el juego y correr la cancha. Nos tenemos que acostumbrar a esas cosas.

Los 39 puntos en la Liga Nacional

Los 39 puntos en la Liga Nacional - Fuente: TyC Sports Play

3:19

-¿Qué te produce compartir equipo con jugadores como Facundo o Scola?

-Ponerte la camiseta de la selección y saber que estás representando a la Argentina es fantástico. Es mucha la gente que quiere estar en tu lugar. Y saber que comparto equipo con Luis (Scola), Facu o Nico Lapro que tienen experiencia de haber jugado en los mejores niveles, me permite mejorar a cada momento. En los partidos disfruto de verlos jugar. Y la verdad que más allá de cómo crecí en España disfruto de estar en la selección como si fuese la primera vez que me convocan.

-Además de tu cambio físico, ¿en qué sentís que mejoró tu juego?

-En todo. En trasladar la pelota, en cuidar cada posesión, en tomar mejores decisiones. Más allá de que me falta mejorar en ese aspecto. Porque si bien creo que tomé menos malas decisiones, crecer en ese rubro te convierte en un jugador mucho más confiable. Pero haber crecido a nivel físico también es importante, porque ayuda al estilo que propone la Argentina que es defender y correr. Y en ese sentido si todos estamos en esa frecuencia podemos sacar una ventaja.

En el primer juego de la final ante Real Madrid

En el primer juego de la final ante Real Madrid - Fuente: Movistar Deportes

1:53

-Aprendiste a aceptar un rol diferente, ¿eso lo sumaste en Europa o lo adquiriste en la selección?

-Uno siempre aprende a aceptar que puede aportarle cosas diferentes a cada equipo. Yo empecé de cero y me propuse demostrar qué podía hacer. En Europa arranqué defendiendo toda la cancha, corría para todos lados y no tomaba muchas determinaciones, pero terminé por asumir responsabilidades y decisiones casi como las que tomaba en Quilmes. Es como que sentía la misma confianza y eso es un proceso que se va construyendo. Está buenísimo darse cuenta que se puede tener otras funciones.

-¿La selección también te sumó en ese sentido?

-En la selección hace mucho tiempo que estoy luchando por un lugar, varias veces quedé afuera en los cortes, porque no había lugar para mi juego, porque había un escolta que podía jugar de base y no me necesitaban o hasta quizá yo no estaba a la altura. Hoy me siento bien, entiendo que puedo adaptarme a lo que me pida Sergio, me siento con confianza y con el deseo de disfrutar de estar acá.