Suscriptor digital

Sigue la purga en la Iglesia de Chile: el Papa aceptó la renuncia de otros dos obispos por el escándalo de los abusos

Uno de ellos era un prelado del denominado "grupo" del sacerdote pedófilo Fernando Karadima
Uno de ellos era un prelado del denominado "grupo" del sacerdote pedófilo Fernando Karadima Fuente: AP
Elisabetta Piqué
(0)
28 de junio de 2018  • 10:10

ROMA.- La purga anunciada en la Iglesia chilena, sacudida por un escándalo de abusos sexuales, de conciencia y de poder, continúa: el Papa aceptó hoy la renuncia de otros dos obispos chilenos. Se trata de los obispos de la diócesis de Talca, Horacio del Carmen Valenzuela, que era un prelado del denominado "grupo" del sacerdote pedófilo Fernando Karadima; y el de Rancagua, Alejandro Goic, que era presidente de la Comisión Episcopal de Prevención de abusos.

En lo que significó el principio de la purga, Francisco ya había aceptado el 11 de junio pasado la renuncia del obispo de Osorno, Juan Barros, detonante de la crisis. Barros también era del "grupo" de Karadima, era acusado de encubrir sus crímenes, pero contó, en un principio, con el respaldo del Papa, que luego entendió que estaba equivocado.

El papa Francisco aceptó renuncia de otros dos obispos chilenos - Fuente: AFP

01:15
Video

Como en el caso de Barros en Osorno, el Papa decidió nombrar a dos administradores apostólicos en las dos diócesis que quedaron ahora vacantes: para Talca, Galo Fernández Villaseca y para Rancagua, Luis Fernando Ramos Pérez, que son también obispos auxiliares de Santiago de Chile.

Renuncia en bloque

En un hecho sin precedente y presionados por el Papa, decidido a hacer limpieza y a reparar sus errores, el episcopado chileno presentó su renuncia en masa el 18 de mayo último. La dimisión tuvo lugar después de un encuentro de tres días en Roma con Francisco, que los convocó luego del informe realizado por el arzobispo Charles Scicluna, máximo experto en pedofilia del Vaticano y su enviado especial al país para aclarar las cosas. El informe Scicluna -que se entrevistó con más de 60 personas-, hizo que el Papa recapacitara y pidiera perdón por haberse equivocado cuando defendió a Barros durante su visita a Chile, en enero de este año.

Para reparar su error, el Papa se reunió en dos oportunidades con víctimas y envió a Scicluna recientemente a una segunda misión a Chile, esta vez a la ciudad de Osorno, donde el cuestionado Barros, que resultó ser la punta de un iceberg, fue designado obispo en 2015. Junto a monseñor Jordi Bertomeu, Scicluna volvió a pedir perdón en nombre del Papa por lo ocurrido.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?