Amal Clooney habló de su propia historia para solidarizarse con los refugiados

La esposa de George Clooney brindó una conferencia en Canadá para concientizar sobre la importancia de ayudar a quienes escapan de la guerra en Medio Oriente
La esposa de George Clooney brindó una conferencia en Canadá para concientizar sobre la importancia de ayudar a quienes escapan de la guerra en Medio Oriente Crédito: The Grosby Group
(0)
28 de junio de 2018  • 19:55

Desde que Amal Alamuddin se convirtió en la esposa de George Clooney , su vida cambió radicalmente. Sin embargo, ella tenía una vida y una profesión exitosa antes de ingresar a la "realeza de Hollywood", además de un fuerte compromiso con los derecho shumanos a partir de su trabajo como especialista en derecho internacional.

Por estos días, la abogada libanesa de 40 años, viajó a Toronto, Canadá, junto a su suegro, el periodista Nick Clooney. Ambos llegaron hasta allí para participar de Luminato, el festival internacional de arte de la ciudad; allí, Amal aprovechó la atención que acaparó por parte de los medios para manifestarse a favor de los refugiados.

"Yo soy una refugiada", dijo con firmeza Amal Clooney, durante una charla celebrada el pasado viernes en el Hal Roy Thomson Hall. "Si el gobierno del Reino Unido no me hubiera tendido una mano cuando mi familia escapaba de la guerra en el Líbano, no hubiera podido crecer en un ambiente seguro ni recibir la educación que tengo, ni hacer ninguna de las cosas que he hecho", añadió.

"Estoy muy agradecida de haber podido entrar a un país que mostró compasión por mí. Ojalá eso estuviera sucediendo en más lugares del mundo", dijo la activista, que recibió un sentido aplauso como respuesta por parte de la audiencia. Además, Clooney habló sobre el movimiento March for our lives, que lucha contra la violencia sexual contra las mujeres e hizo un pedido a favor de la libertad de prensa a nivel global.

Otro de los puntos álgidos de su conferencia se dio cuando habló sobre la separación de los niños inmigrantes de sus familias en Estados Unidos. "Es vergonzoso. No es solo ilegal, es inmoral", dijo, además de asegurar que la política de tolerancia cero instituida por el gobierno de Donald Trump carece "totalmente de humanidad".

Pero, además de hacer declaraciones, el matrimonio Clooney también ha pasado a la acción: la semana pasada, la Clooney Foundation for Justice realizó una donación de 100 mil dólares al Young Center for Immigrant Children's Rights, una organización que representa en los tribunales a los menores no acompañados y separados de sus familias.

En febrero, David Letterman dedicó uno de los episodios de My next guest needs no introduction a George Clooney. Allí, se develó que el actor y su esposa habían decidido darle refugio en su hogar a un iraquí de 23 años que había conseguido escapar de la masacre perpetrada por el ISIS en Medio Oriente. Se trata de Hazim Avdal, un joven que impresionó impresionó a Amal con su coraje, pero también por "cómo habló, incluso después de todo lo que había perdido, sobre su deseo de justicia y no de venganza".

Gracias a la ayuda de los Clooney, Avdal pudo comenzar a estudiar en la Universidad de Chicago. Porque ese es el principal objetivo de la fundación creada por la pareja, a la que han destinado fondos por más de 20 millones de dólares: ayudar a los refugiados facilitándoles vivienda, educación y protección legal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.