Suscriptor digital

Natalia Oreiro en busca de la cordura

Mariana Arias
Mariana Arias PARA LA NACION
En "Re-Loca", Natalia Oreiro despliega todas sus dotes de comediante
En "Re-Loca", Natalia Oreiro despliega todas sus dotes de comediante
(0)
2 de julio de 2018  • 00:11

¿Cómo sería tu vida si de golpe pudieras decir lo que realmente pensás?

Suena el despertador, todos los días a la misma hora. Abrís la ducha y sale agua fría, alguien se olvidó de pagar el gas, lo cortaron; te bañás igual. Tenés una reunión importante en la oficina. La calle es un caos, es difícil llegar a tiempo. El tránsito desordenado de Buenos Aires, la falta de reglas te retrasa más y, finalmente, llegás tarde. Cuando entrás a la oficina te das cuenta de que algo está cambiando. Podría ser una mañana común, pero se trata de la antesala a una serie de acontecimientos que pueden dar vuelta tu vida. Que pueden hacerte entender que algo tiene que moverse.

Natalia Oreiro es Pilar en su última película, Re-Loca; encarna a una mujer que se enfrenta a su propia vida con paciencia y creatividad, que la acepta como viene, sin chistar. Es exitosa en su trabajo, muy capaz, ha encontrado su lugar en una empresa de publicidad. Está en pareja con un artista (protagonizado por Fernán Mirás) y vive con él una historia que podría ser la de cualquiera de nosotras: una mujer que acepta y va para adelante. Que comprende todo sin escucharse demasiado a sí misma. No sólo en la relación de pareja, sino en tantas otras situaciones: trabajo, amistad, familia. Aceptar sin cuestionarse, viviendo sin saber qué es lo que realmente querés, quién sos, qué te apasiona; sin saber si estás en el lugar que querés estar.

Pero, ¿Qué pasaría si enfrentaras cada momento sin represiones? Seguramente te dirían que estás Re-Loca. Y sí, es la muletilla a la que acuden a menudo cuando se sienten amenazad@s por alguna verdad. Seguramente, alguna vez en tu vida alguien te dijo: Estás Re-loca! O te preguntaron: ¿Estás indispuesta? O te comentaron: ¡Qué susceptible que sos! O ¡qué paranoica te pusiste! Si sos hombre, a lo mejor dijiste todo esto, acaso sin pensarlo siquiera. La idea de que las mujeres somos demasiado emocionales y que esa emocionalidad nos hace perder la razón es un prejuicio arraigado en la cultura que aún nos domina. No importa si tus razones son lógicas, no importa si en realidad algo te molestó. En cuanto alguien te dice que perdiste la cordura, te invalida. Te convierte en alguien que no piensa y, por lo tanto, no merece atención.

Quizás sea cierto que tenemos una sensibilidad distinta (aunque hay muchos hombres que también la despliegan, y son los más atractivos, sin duda). La pregunta correcta sería: ¿Cómo encontrar el equilibrio? ¿Cómo estar conectado con quien sos, con lo que realmente querés? ¿Se puede decir lo que pensás y sentís sin dañar a nadie? De eso se trata, en un punto, esta comedia dirigida por Martino Zaidelis, quien junto a Diego Torres, Fernán Miras, Gimena Accardi, Pilar Gamboa, Malena Sánchez, Radagast, Martín Garabal, Celeste Carballo, Valeria Lois y Hugo Arana, acompañan la vuelta de Natalia Oreiro en su rol de comediante. Un rol que sabe hacer de maravillas, con ritmo y con momentos de intensidad dramática que hasta te pueden hacer llorar, cuando lográs identificarte con los conflictos del personaje.

Natalia Oreiro y Hugo Arana, en un momento de cambio en la película
Natalia Oreiro y Hugo Arana, en un momento de cambio en la película

Ahora bien, hay un momento en el que se produce un quiebre en la vida de una persona; generalmente cuando aparecen los 40, los 50, sentís que no hay más tiempo. El sentimiento puede venir acompañado de una crisis que puede llevarte a abrir los ojos y, así, generar la caída de los telones que venían ocultando el escenario.

"Me siento presa, frenada, trabada. Como en un aeropuerto, esperando un avión que nunca sale. Los demás se van, toman sus aviones y a mí no me llaman por los altoparlantes", asegura Pili en el momento de quiebre. Con los ojos más abiertos, esperando una salida, se encuentra con un ser de luz (el personaje de Hugo Arana), quien con algunas indicaciones y la experimentación de un ritual le va a hacer perder el miedo a ser quien es. "El miedo paraliza, pero el control lo tenés vos". "La historia es encontrar tu esencia, alinear tus acciones con tus deseos, si no hay dolor, no hay cambio y para reconstruir hay que demoler todo". Pequeña tarea la que tiene que enfrentar. Quizás te haga pensar si es el momento de cambiar algunas cosas. A lo mejor, para eso, no te importe volverte un poco loca.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?