Todos los problemas de la Francia de Deschamps de cara al duelo con Argentina

Didier Deschamps
Didier Deschamps Fuente: AP - Crédito: David Vicent
Sebastián Fest
(0)
28 de junio de 2018  • 16:55

ISTRA, Rusia - Veinte años atrás, los cuarteles de bomberos de toda Francia vivían una fiesta sin freno. Era el 14 de julio de 1998, la selección había ganado dos días antes su primer Mundial y el país se encaminaba a un futuro venturoso. Sonaba Patrick Hernandez con "Born to be alive" y todo encajaba: se destacaba en los medios locales e internacionales que el equipo vencedor de Brasil en la final era un reflejo de la Francia multirracial y galvanizada, de un país que por fin se había quitado de encima ese difuso malestar conocido como "malaise francais". Siempre había alguna razón para estar molesto, para torcer el gesto. No en esa noche sin fin en los cuarteles de bomberos. ¿Por qué ahí? Porque dentro de su escala de respeto, los bomberos están bien arriba para los franceses. Cuando hay algo que celebrar, y el aniversario de la toma de la Bastilla siempre lo es, los hombres que combaten el fuego abren las puertas de sus cuarteles. Aquella Francia funcionaba, se decía. Y tan amplio y tolerante era todo, que el país era gobernado por un presidente conservador, Jacques Chirac, y un primer ministro socialista, Lionel Jospin. La famosa "cohabitación".

Veinte años después, los bomberos siguen siendo héroes para los franceses, pero aquel espíritu optimista quedó duramente abollado. El país tuvo vaivenes políticos de todos tipo y, sobre todo, se convirtió en uno de los más golpeados por el terrorismo internacional. Las fiestas en los cuarteles son menos despreocupados que en julio de 1998. Su selección de fútbol también, porque la siempre atractiva primera vez quedó atrás. Francia ya sabe lo que es ser campeona mundial, y hace ya 16 años que se le pide que repita. Ya se los dijo Emmanuel Macron , el actual presidente, al pasar a saludarlos por Clairefontaine, el Ezeiza de los franceses, antes de viajar a Rusia: "En este Mundial, un triunfo es el título". O sea: por debajo del título, fracaso.

Así fue el entrenamiento de la selección el jueves 28 de junio, antes del partido ante Francia

1:46
Video

El gran hilo conductor entre aquella selección dirigida por Aimé Jacquet y la actual es el hoy entrenador, Didier Deschamps , eje de aquel equipo que en octavos de final estuvo al borde de ser eliminado por Paraguay. Mediocampista defensivo, Deschamps le daba equilibrio y seguridad a una Francia que tuvo en Zinedine Zidane a su gran estrella. Zidane, ese hombre libre tras darle el portazo a Florentino Pérez en el Real Madrid. Zidane, ese técnico que podría ser el próximo seleccionador de Francia si Deschamps fracasa el sábado y se va del Mundial eliminado por la Argentina.

Metódico, prudente y organizado, Deschamps no piensa ni por asomo en cederle a Zidane ese sillón que ocupa hace ya seis años y que, por contrato, tiene garantizado hasta 2020. Por eso es que no quiere descuidar ningún detalle, por eso es que en la noche del martes explotó contra la prensa francesa.

La mirada de dos periodistas franceses sobre el duelo del sábado

2:15
Video

"¿Cómo es posible que el entrenador danés conociera mi equipo con 48 horas de anticipación?", le preguntó a los periodistas en la conferencia de prensa posterior al 0-0 con Dinamarca con el que se aseguró ganar el Grupo C. Las filtraciones obsesionan a Deschamps, que ya vio cómo su propuesta táctica y los nombres elegidos se filtraban antes de los choques con Australia y Perú. Francia ganó aquellos dos partidos, pero mañana tiene un duelo de otro nivel, el choque con la selección del mejor del mundo, Lionel Messi. A las puertas de la definición del grupo D, la prioridad francesa era no cruzarse con Croacia. "Nos impresionaron en la goleada a Argentina", admitieron. Y, si no era Croacia, que no fueran los muchachos de Messi, representantes de "una gran nación del fútbol". No hubo caso, a la "grande nation" le tocó la "gran nación" futbolera, y la preocupación de los franceses hoy se concentra en dos asuntos. Uno es la experiencia de Argentina, ven a los suyos como una selección demasiado joven y blanda ante un equipo que roza los 31 años de promedio de edad. El otro, una idea que se extiende entre los analistas y los hinchas: la selección está conformada por muy buenos jugadores, pero no es un equipo, funcionan mucho mejor en sus clubes que cuando se ponen la camiseta de Francia. "Tenemos mejor equipo, pero no tenemos la experiencia de Argentina", analizó Robert Pires, exquisito integrante de la Francia campeona hace 20 años, en declaraciones al Super Deportivo en Radio Villa Trinidad.

Resumen del partido Dinamarca - Francia en el Mundial de Rusia 2018

1:19
Video

Deschamps, que viene oscilando en cuanto a sistemas tácticos, optó para el debut ante Australia por un 4-3-3 con Umtiti y Varane en el eje de la defensa y Griezmann, Mbappé y Dembelé como trío de ataque. Ahora, ante la Argentina, insinúa un 4-2-3-1 en el que las novedades son Matuidi como extremo izquierdo y Giroud como centrodelantero. La posición de Matuidi genera polémica, porque no es su lugar natural, pero a Deschamps le gusta la agresividad y la mentalidad del centrocampista de la Juventus, al tiempo que privilegia la sociedad Griezmann-Giroud, que funcionó muy bien en la Eurocopa de hace dos años, en la que Francia, anfitriona, perdió la final ante Portugal y se quedó con el consuelo de Griezmann como máximo goleador del torneo.

Pruebe lo que pruebe, Deschamps está bajo presión. "L'Equipe", el popular diario deportivo francés, ve "cuatro grandes problemas" en su selección: le falta frescura física, no tiene un ataque organizado, no mueve la pelota con velocidad y no sostiene la presión sobre las líneas adversarias. Es muy probable que el sábado sume un quinto problema, medirse a una Argentina con un Messi revitalizado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.