Oriente en Buenos Aires: un restó une la comida asiática con el asado porteño

28 de junio de 2018  

Los sabores de Oriente siguen conquistando el paladar porteño, que hasta hace no tanto era reacio a picantes y, sobre todo, combinaciones audaces.

En el afán de encontrar nuevas fusiones, los emprendedores detrás de La Carnicería y Chori crearon Niño Gordo: mega popular restó que se autodefine "parrilla asiática" y ofrece sopa de wantanes y chinchulines, dumplings de morcilla y nigiri de bife, pero también seduce a vegetarianos con okonomiyaki (una especie de tortilla) de tofu y hongos, y coditos con queso y kimchi.

Una pegada a la otra, 150 lámparas chinas en rojo generan una atmósfera onírica que complementan las paredes empapeladas con la imagen de un niño y peces koi. Crédito: Javier Picerno
Para tomar hay cervezas, vinos y tragos con ingredientes como almíbar de sésamo, mirín y whisky Suntory satori, entre otros. Crédito: Javier Picerno

La puesta en escena a cargo de la directora de arte Eme Carranza -que incluye peceras empotradas en las que decenas de medusas flotan hipnóticamente- es gran parte del atractivo, pero también los precios de las raciones individuales y los platos para compartir, amables invitaciones a probar varias cosas.

En el sector con techo vidriado, un ambiente más tranquilo con cuero y madera junto a paredes de azulejos celestes con juntas rojas y clásicas estampas orientales. Crédito: Javier Picerno
Además del comedor, el local tiene una barra junto a la cocina abierta. Crédito: Javier Picerno

Niño Gordo abre de martes a domingo, desde las 20 al cierre. Está en Thames 1810, Palermo Viejo. Tel.: 2129-5028.

Prestar atención a los detalles es todo un entretenimiento extra. Crédito: Javier Picerno
Para entrar se debe tocar timbre. Crédito: Javier Picerno

Niño Gordo, el restaurante favorito de Instagram

01:14
Encontrá más propuestas para este fin de semana en nuestra edición de julio.