Salta: una excursión a la tierra de los cardones

A 60 km de Cachi, un parque nacional poco visitado tiene la mayor diversidad de cactus en el país, huellas de dinosaurios y más tesoros no tan ocultos
A 60 km de Cachi, un parque nacional poco visitado tiene la mayor diversidad de cactus en el país, huellas de dinosaurios y más tesoros no tan ocultos Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford
María José Lucesole
(0)
1 de julio de 2018  

CACHI.- Por la cuesta del Obispo, el camino asciende zigzagueante por una quebrada de imponente color rojo, hasta llegar al Valle Encantado. En el último mirador antes de ingresar al Parque Nacional Los Cardones, situado a 3400 metros de altura sobre el nivel del mar, las nubes se ven a nuestros pies.

Sí, al completar el ascenso por la ruta 33, tras atravesar barrancos y precipicios, el cielo es completamente celeste. En el mirador Piedra del Molino las nubes se ven debajo, en la fuga del horizonte. A los lados, las montañas cambian de colores: los rojos ahora van en degradé: rosa, lila, crudo, blanco.

En estas formaciones rocosas se yerguen los cardones: parecen vigías verdes en medio del desierto. Hay más de un millón de estos ejemplares, de 17 especies distintas, en el interior de esta área protegida de 64.117 hectáreas. Aquí se pueden ver los más diversos cactus: los hay desde pequeños al ras del suelo hasta de diez metros de alto. Hay plantas jóvenes y hay de seiscientos años Todos crecen al amparo de jarillas, unos pequeños arbustos que los cobijan como plantas nodrizas en sus primeros años de vida.

En primavera, los cardones dejan ver unas flores pequeñas, rosadas, color arena o amarillo. Ahora, en invierno, solo se ven las espinas que a lo largo de miles de años reemplazaron a las hojas en la evolución de la especie por sobrevivir al desierto.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Un paisaje alucinante

Debajo del cardonal hay ríos subterráneos. Las plantas buscan el agua por eso muchas veces sus raíces son más largas que la altura que desarrollan sobre el terreno.

"Es un paisaje alucinante", dice José Mercado, un turista de Salta capital. José habla en tono bajo y sereno, como la mayoría de los habitantes de los valles calchaquíes, acostumbrado a la puna y al clima soleado y seco.

Nuestro guía, Ernesto López, también tiene una voz pausada y serena. Nos conduce con calma por el parque nacional que comprende cuatro eco regiones: pastizal de altura, puna alto andina, monte sierras y bolsones. Como nosotros, otros cien mil turistas circulan cada año por este parque nacional. No todos saben que la ruta provincial 33 que une Salta Capital con Cachi ingresa en un parque, ya que no se cobra por transitar por allí.

El camino por la ruta provincial 33 tiene varios senderos adyacentes. El desvío por la ruta 26 bis hacia el Valle del Tonco es acaso el más bello. El paraje denominado Paleta del Pintor es uno de los lugares más lindos del parque, según Emilio Daher el guardaparque que nos acompaña junto con Ernesto.

Valle de colores

"Es un lugar fascinante, inexplorado. Acá vienen turistas solo una decena de veces por año", sostiene Ernesto. "La gran mayoría son europeos. Quedan fascinados por la inmensidad, la soledad y variedad de los colores".

Es cierto. Mónica Lemann y Enzo Romano llegaron desde Suiza para recorrer el Parque Nacional Los Cardones. "Es sorprendente. Es tan bello este entorno tan distinto a todo lo que conocemos", sostienen los viajeros europeos.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

El valle del Tonco acaso solo guarda un tenue parecido con el Cerro de los Siete Colores de Jujuy. Pero oculta en su interior algunos otros secretos: hay al menos 50 huellas de dinosaurio. Las andadas, unas 50 huellas sobre la formación Yacoraite, corresponden a hadrosaurios, o dinosaurios pico de paro, especie extinta entre 60 y 70 millones de años atrás.

El lugar donde se hallaron las huellas está en altura. No se puede visitar aún, hasta que terminen de trabajar allí los paleontólogos y los restos queden debidamente conservados.

Pero nada opaca la belleza singular del valle de rocas rojas, violetas, anaranjadas, lilas, rosas, verdes y amarillas. Aquí, a tan solo 60 kilómetros de la localidad de Cachi, el desierto es multicolor.

En otro de los desvíos de la ruta provincial 33, por la ruta provincial 42, el paraje Los Colorados es acaso tan inverosímil como el Valle de Tonco. Es un valle de cardones rodeado por los cerros Del Overo, Perayacú y Apechata. De fondo se ven los cerros Nevado de Cachi y Palermo, con los picos blancos por las primeras nieves.

Es un paraje en altura, que tiene como vista un inmenso cañadón colorado donde sobrevuelan cóndores andinos. En tierra, se avistan zorros, manadas de guanacos. Y en los cerros es posible encontrar pájaros carpinteros de las rocas.

"En toda el área protegida se destaca la diversidad de cactus. Se trata del sitio con mayor diversidad del país y una de las más altas del mundo. Algunos ejemplos son el híbrido natural Trichomoza roseinflora, que crece casi exclusivamente en este parque nacional. O el pequeño cardoncito Trichocereus smirzianus, un endemismo del pastizal de altura de los valles calchaquíes, que está escasamente representado en el área", explica José Paz, otro de los guardaparques de la zona.

La doncella y su amante

Hay incluso una leyenda sobre el cardón, creada por los pueblos originarios de los valles calchaquíes. Según la historia, la bella Pasacana y Kehuaillu compartían un amor reprobado por el cacique Inka, padre de la joven. Ante la oposición del cacique la bella doncella y su amante huyeron. La Pachamama les ofreció protección: envolvió al joven en un poncho verde, que fue luego cardón, y este cobijó allí a su amada, que se convirtió en su fruto. Esta asoma cada primavera convertida en flor, sostiene la leyenda inmortalizada por kakanes y calchaquíes.

En otoño e invierno, cuando solo se ven los cardones verdes, el parque ofrece descanso del estrés de la ciudad a los turistas que llegan desde el mundo entero, y pernoctan en los apacibles y pequeños poblados vecinos de Payogasta y Cachi.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Desde allí es posible hacer múltiples excursiones todas vinculadas a la naturaleza: por ejemplo escalar el Nevado de Cachi, un desafío para montañistas expertos que toma entre cinco y siete días para ascender hasta 6380 metros de altura.

Diego Patrón Costa lo escaló tres veces desde su refugio en La Merced del Alto -un lujoso hotel situado entre cerros, ríos y arroyos-, y afirma que la experiencia de escalar el Nevado de Cachi es un viaje al interior de uno mismo, facilitada por la exigencia del esfuerzo físico. La cima ofrece una vista inigualable de los Valles Calchaquíes y de los salares vecinos.

En Cachi también se entrena ciclo turismo. Hay cabalgatas y paseos en cuatriciclos en los valles linderos al parque. Incluso hay un ovni puerto para visitar que fue construido por un ciudadano suizo que afirmó tener conexión con seres celestiales. Lo cierto es que aquí el cielo es profundo y celeste. Y se respira paz en cada uno de los cerros.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Un fin de semana en estos valles es apenas el tiempo necesario para disfrutar del Parque Nacional Los Cardones y de sus vecinos pueblos de adobe blanco.

Datos útiles

Cómo llegar: desde el aeropuerto de Salta, tomar por la ruta nacional 51 en dirección de circunvalación oeste. Luego empalmar por la ruta nacional 68 en dirección Cerrillos. Una vez en la localidad de El Carril tomar por la ruta provincial 33 en dirección a la Quebrada de Escoipe y a continuación la Cuesta del Obispo. De allí -siempre por la 33- al paraje Piedra del Molino. Luego por el Valle Encantado se ingresa al Parque Nacional Los Cardones. Hay, en total, unos 140 kilómetros.

Dónde dormir. La Merced del Alto: al pie del Nevado de Cachi tiene una vista inmejorable de la montaña nevada y de los valles calchaquíes. Cuenta con spa y solarium, sala de masajes y una gastronomía local de excelencia. Precio por habitación doble por noche: 3200 con un abundante desayuno.Cena: 600 pesos por persona, sin bebida.

Hotel El Cortijo: hotel boutique en el centro de Cachi es ideal para los viajeros que no se trasladan en auto. Tiene un restaurante de cocina gourmet con toques andinos, una almacén de artes y artesanías. Ambientado con detalles de buen gusto y excelente atención. Precio por habitación doble por noche: 100 dólares con desayuno regional incluido. La segunda noche se paga al 50 por ciento. Cena: 25 dólares por persona, sin bebida. Email: reservas@elcortijohotel.com.

Dónde comer . Oliver Resto Bar: situado en la plaza principal de Cachi se ufana de tener las mejores empanas de Salta. Cena por persona: 300 pesos.

Hostería del ACA de Cachi: ubicado en una loma con vista a todo Cachi su especialidad son los platos elaborados con carne de conejo de su granja y pastas caseras, acompañados por vinos de altura. Cena por persona: 300 pesos.Avenida automóvil club s/n.

Sala de Payogasta: en la ruta del vino tiene por especialidad las humitas, los tamales y la musaka de verduras. Se destaca el vino blanco. Cena por persona: 320 pesos.Ruta Nac. N°40 km 4509.

Qué hacer. Valle del Tonco. Los Colorados.Excursiones de un día entero o de medio día en camioneta con guía de la zona con picnic incluidos. Turismo Urkupiña. 03868 49-1317. El ingreso al Parque Nacional Los Cardones es gratuito.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?