Análisis táctico: es el Mundial de la pelota parada, aunque la Argentina todavía no le pudo sacar provecho al recurso

Christian Leblebidjian
Córner de Neymar y anticipo de Thiago Silva en el primer palo: el 2-0 de Brasil sobre Serbia
Córner de Neymar y anticipo de Thiago Silva en el primer palo: el 2-0 de Brasil sobre Serbia Fuente: AFP
(0)
28 de junio de 2018  • 23:15

La pelota parada es un camino directo para llegar al gol. No el único, claro. Tampoco el que más le gusta a los entrenadores, jugadores e hinchas. Pero es un recurso que puede rescatar de momentos complicados a selecciones que, pese a que juntan futbolistas con buen pie, no logran generar el juego para convertir. El último ejemplo se vio ayer: Colombia , con muchas dificultades, encontró el triunfo ante Senegal y la clasificación a los octavos de final con un córner de Quintero y un cabezazo de Mina. Brasil ganaba 1-0 y la pasaba mal ante Serbia, pero un tiro de esquina de Neymar y un cabezazo de Thiago Silva llevaron tranquilidad a Tite .

Desde lo táctico, la primera etapa entregó partidos entretenidos desde las propuestas de los entrenadores, muy buenas estrategias, como la de Juan Carlos Osorio (DT de México) ante Alemania, equipos que jugaron con línea de 3 (Bélgica, Inglaterra y Nigeria de manera sostenida, la Argentina vs. Croacia), pero sobre todo la gran cantidad de goles que se anotaron de pelota parada. Es cierto que en el conteo parcial, 53 de los 122 goles que se hicieron fueron por esa vía, pero la cifra incluye los penales y los tiros libres directos. Si solo se toman en cuenta los goles de pelota parada vía córners o tiros libres en forma de centro, suman 31, según datos de Opta. De esos 31, 11 fueron originados por jugadas de tiro libre, 19 se gestaron mediante tiros de esquina y uno de un saque de banda.

Resumen del partido Inglaterra - Panamá en el Mundial de Rusia 2018

1:19
Video

Lo que también marca una presencia importante de goles son las pelotas paradas nacidas exclusivamente de córners o tiros libres frontales y laterales. Fueron 13 las selecciones que al menos anotaron una vez mediante este recurso. Mérito de la planificación de los técnicos, pero sobre todo de los ejecutores y cabeceadores (aunque en varios casos terminaron impactando con los pies), fueron sus convicciones los que los llevaron a la anotación. Hasta el primer gol de Panamá en los mundiales (ante Inglaterra), fue de pelota parada: tiro libre de Baloy y conversión de Ávila, de arremetida y entrando por el segundo palo.

De los 122 goles de la primera etapa del Mundial, 31 fueron de pelota parada (sin incluir penales ni tiros libres directos): De los 31, 11 fueron originados por jugadas de tiro libre frontal o lateral, 19 se gestaron mediante córners y uno de un lateral.

Hubo para todos los gustos, aunque el más lindo (por jugada preparada en el pizarrón de Gareth Southgate y resolución) fue el de Inglaterra . El 4-0 del 6-1 sobre Panamá: tiro libre frontal de Trippier (su especialista) jugado bajo y a la medialuna para la aparición de Loftus Cheek; centro/pase al segundo palo para que Kane la cruce al medio y era gol de Sterling, pero como salvó el arquero, la terminó empujando Stones en el rebote.

Colombia y Uruguay manejan muy bien el recurso, pero también convirtieron por esa vía Polonia, Rusia, España, Irán, Tunez, Croacia, Suiza y Corea del Sur, además de las mencionadas anteriormente. Y se vulneraron a las defensas que marcaron en zona (sobre todo), pero también a los que defienden tomando marcas individualmente.

El segundo gol de Brasil ante Serbia que lo deja más cerca de los octavos - Fuente: Tv Pública

1:22
Video

Entre las 13 selecciones que hasta el momento convirtieron de pelota parada no está la Argentina . Sumando los partidos ante Islandia, Croacia y Nigeria, la selección de Sampaoli tuvo 26 pelotas paradas (entre faltas que fueron utilizadas por los jugadores como envíos a las áreas rivales o córners), de las cuales la selección se impuso en solo 6 y perdió en el juego aéreo en 15; las restantes 5 fueron balones que pasaron de largo, sin vencedores ni vencidos.

La estadística hasta el momento no es positiva, pese a que Sampaoli rotó a los ejecutantes: se fueron turnando durante los partidos entre Messi, Di María, Meza, Pavón y Banega. El mejor lanzador era Manuel Lanzini, pero se lesionó. Los cabeceadores van: Otamendi, Mercado, Higuaín, Agüero, Rojo, Tagliafico y Meza se suman. La vez que más cerca estuvo la Argentina de convertir por esa vía fue ante Islandia (justo una selección que le sacaba una buena ventaja de centímetros con sus individualidades), pero en un tiro libre frontal de Messi terminó peinando Tagliafico en el punto penal y la pelota se fue muy cerca del palo derecho.

Deberán seguir intentando Sampaoli y sus jugadores con el recurso. El Mundial de la pelota parada da oportunidades para sacar ventaja por arriba.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.