Suscriptor digital

Los tiros libres de Messi nacieron en Francia

Cristian Grosso
Cristian Grosso LA NACION
Maradona, el profe Signorini y Messi: los tres protagonistas de la noche en la que el rosarino aprendió un secreto que marcaría su carrera
Maradona, el profe Signorini y Messi: los tres protagonistas de la noche en la que el rosarino aprendió un secreto que marcaría su carrera Fuente: Archivo
(0)
29 de junio de 2018  

Esta historia tiene fecha de comienzo. Fue el 10 de febrero de 2009. Noche fría y muy ventosa en Marsella. Termina el entrenamiento de la selección argentina en el estadio Vélodrome. Al día siguiente jugará un amistoso contra la Francia de Thierry Henry, Anelka, Ribéry y Eric Abidal. Lionel Messi tiene 21 años. Coloca la pelota en el ángulo izquierdo de la medialuna del área, patea a cualquier lado y ahoga un rezongo mientras enfila a la salida. "¿Te vas a ir a dormir con esta porquería? Mirá que vas a tener pesadillas...", lo espolea el profesor Fernando Signorini. Diego Maradona había observado en silencio, pero ya no reprime su genio. Toma del hombro a Messi y le susurra una lección que abrirá una dimensión desconocida: "Escuchame papi, no le saqués el pie tan rápido, sino ella no sabe lo que vos querés". Ella es la pelota. Le propone que la acompañe. Entonces, el técnico la apoya en el mismo lugar, toma dos pasos de distancia y saca un zurdazo que se clava en el ángulo del arquero Juan Pablo Carrizo. Messi sonríe tímido y busca alguna complicidad con Signorini. La lección exprés estaba absorbida. Maradona le acababa de iluminar un atajo. Le confió un secreto que marcaría la carrera de Messi.

El golazo de tiro libre de Messi ante Estados Unidos en la Copa América Centenario - Fuente: YouTube

02:37
Video

Hasta esa fría noche en Marsella, la trayectoria de Messi apenas registraba un gol de tiro libre. Solo uno: el 4 de octubre de 2008, el equipo de Pep Guardiola arrolló 6-1 al Atlético de Madrid, en el Camp Nou, y Messi marcó el tercero de falta directa. Solo uno. Hoy, ya encadena 40, entre los 34 que festejó en Barcelona y otros seis con la selección. La clave maradoniana estaba en escoltar a la pelota con el pie todo el tiempo posible. "Siempre hay que dejar el pie un segundo más.",completó Maradona la clase magistral. "La cazó al vuelo", sintetizó tiempo después el 'Diez'. Es que Messi vive de los desafíos. Lo que no se permite el crack es descansar. Sentirse cómodo con lo que sabe y le da éxito, hasta lo puede aburrir. Entonces evoluciona, no tanto por ambición, sino porque directamente no puede evitarlo.

Siempre tuvo el toque para patear los tiros libres. Pero no reclamaba la ejecución porque respetaba una jerarquía que su talento bien podía desafiar. Aceptaba que los Ronaldinho, Xavi, Juan Sebastián Verón o Riquelme gozaban de la prioridad. Hasta la revelación maradoniana. La progresión en el Barça lo demuestra: en la temporada 2008/9 marcó uno; dos en la 2009/10; uno en la 2010/11; tres en la 2011/12; cuatro en la 2012/13; tres en la 2013/14; dos en la 2014/15; siete en la 2015/16; cuatro en la 2016/17 y otros siete en la última, en la 2017/18, la que desembarcó en el Mundial de Rusia. Llegó calibrado. Los goles de tiro libre se convirtieron en una deliciosa especialidad y, por esta vía, ya es el máximo anotador en la historia del club catalán. Su más cercano perseguidor quedó muy lejos, el holandés Ronald Koeman, con 26.

Lo hizo otra vez: tres partidos y tres goles de tiro libre, el increíble 2017 de Messi

01:10
Video

Su dimensión como capitán del seleccionado también lo empujó a asumir todas las responsabilidades. A partir de 2011, con Alejandro Sabella como entrenador, se adueñó de los tiros libres. Y ya son seis los festejos en albiceleste. El bautismo llegó el 7 de septiembre de 2012, en Córdoba, en la victoria 3-1 sobre Paraguay en las eliminatorias rumbo al Mundial de Brasil. Bastó que se lo propusiera. Nada más estimulante que un genio disconforme. Repitió la función ante Uruguay (3-0), en Mendoza, con un sorprendente remate por debajo de la barrera. El tercero lo dibujó en el Mundial, en Porto Alegre, frente a Nigeria (3-2). Ya en el ciclo de Martino renovó el encantamiento en la Copa América del Centenario, en las metrallas contra Panamá (5-0) y los Estados Unidos (4-0). Tiempo después, en el tortuoso camino a Rusia 2018, sumó el sexto ante Colombia (3-0), en San Juan. Siempre que marcó de tiro libre, ganó la selección. El poste izquierdo de Nigeria le negó uno más. Pero ya está obsesionado con el próximo.

¿Tiro libre para la Argentina? Patea Messi, qué duda cabe. Aunque puedan estar Éver Banega, Lucas Biglia o Ángel Di María, que muchas veces en sus clubes administran la pelota parada. Puede ser en cualquier punto del mundo, en cualquier estadio, todos están advertidos que remata Messi y algo puede suceder. Tiro libre para la Argentina. Va Messi y una extraña electricidad se apodera del lugar. Como aquella fría y ventosa noche en Marsella, el instante de la mágica transferencia. Francia sabe de qué se trata.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?