Suscriptor digital

El viaje argentino se termina ante Francia y algo más: ver a Maradona así es triste

Lothar Matthäus
Lothar Matthäus PARA LA NACION
(0)
29 de junio de 2018  • 10:13

MOSCÚ, Rusia.- La etapa de grupos terminó, así que es el momento de hacer un balance de lo que fue el Mundial Rusia 2018 hasta ahora. Hubo una sorpresa enorme, aunque al final tampoco lo fue tanto. Claro que no contaba antes del Mundial con una eliminación de Alemania en la primera rueda. Pero después de los dos primeros partidos ya no me sorprendió. Me entristeció. Esta eliminación es igual de merecida que el título de 2014.

Resumen del partido Corea del Sur - Alemania en el Mundial de Rusia 2018

01:18
Video

Ningún futbolista alemán mostró su habitual estado y la mayoría tuvo que lidiar con problemas, como el cansancio, la edad, las lesiones y la falta de confianza. Esto se puede aplicar a todos esos jugadores que eran vistos como líderes, como Jerome Boateng, Thomas Müller, Sami Khedira o Mesut Özil. El arquero Manuel Neuer fue el único que cumplió con las expectativas. El resto no funcionó como un equipo, ni en defensa ni en ataque.

No vimos espíritu de equipo y fuera del campo hubieron muchas discusiones e incendios. Como resultado, no existió una unidad con el objetivo de ganar el título como en 2014.

El seleccionador, Joachim Löw, dependió en gran medida de los veteranos y apenas convocó a las jóvenes promesas que admiramos en la Copa Confederaciones 2017. Por lo tanto, faltaron frescura, velocidad y la capacidad para sorprender. El hecho de que cuatro de los últimos campeones mundiales se hayan despedido en la etapa de grupos en el Mundial siguiente tiene algo que ver con la complacencia y la falta de motivación.

Löw debe preguntarse ahora si tiene un plan y sobre todo la confianza para reconstruir un nuevo equipo que, debido a la edad de muchos, tendría que tener caras nuevas. En el pasado ha realizado un gran trabajo, pero ahora está otra vez bajo presión. Yo también entendería si ahora dijera "le doy a otro la oportunidad de dirigir a Alemania".

En términos generales podemos afirmar tras esta etapa de grupos que esas selecciones llamadas pequeñas se han puesto al día y el fútbol internacional se ha igualado.

Para mí, Marruecos jugó mejor al fútbol en sus tres partidos ante Irán, Portugal y España. Eso muestra la calidad de esos "underdogs", unos equipos que han mejorado mucho desde el punto de vista físico y táctico y que cuentan con muchos jugadores y entrenadores en algunas de las mejores ligas del mundo.

Para las grandes naciones, este Mundial ha sido una advertencia de que tenés que estar totalmente despierto desde el minuto uno. Y también muestra que el juego de posesión que caracterizó durante años a España y a Alemania ya no conduce automáticamente al éxito. Ahora hay que hacer cambios de ritmo más a menudo.

Pero también creo que según vaya avanzando el torneo veremos las mejores versiones de las grandes selecciones. Cuento todavía con muchos resultados ajustados, pero la calidad individual prevalecerá.

Las selecciones que más me gustaron en la etapa de grupos fueron Inglaterra, Croacia y Bélgica, y en parte también Brasil, que tiene una calidad individual altísima. Eso es especialmente cierto para Neymar y no es necesario que provoque, que quiera sacar penales y que dé cinco o seis volteretas después de cada falta. Debería dejar esas tonterías porque incluso juega en su contra. Levanta a la gente contra él y además los árbitros puede que ya no se lleven el silbato a la boca tan rápido cuando caiga al suelo.

Resumen del partido Inglaterra - Bélgica en el Mundial de Rusia 2018

03:23
Video

En lo que respecta a la Argentina, mantengo mi opinión: solo veo a este equipo fuerte cuando Lionel Messi tiene una actuación extraordinaria. Y eso rara vez ocurre con la selección argentina, simplemente porque el equipo no es tan bueno como el Barcelona. No creo que la Argentina llegue lejos porque tiene muchos problemas de coordinación en defensa. Creo que su viaje se termina ante Francia. Ese partido entre dos campeones del mundo es, sobre el papel, el partido más destacado de los octavos de final.

El Uruguay-Portugal lo veo también como un partido fascinante. Ya lo dije antes del torneo: Uruguay llegará a semifinales. De Portugal tengo muchas dudas por mucho que sea la campeona de Europa. Hasta ahora, Portugal ha sido Cristiano Ronaldo y nada más. Si es capaz de tener un gran día, puede que su equipo llegue a cuartos de final, pero veo a Uruguay por delante.

También veo a favoritos a Brasil frente a México, a Croacia en su duelo con Dinamarca y a Suiza frente a Suecia, si bien daneses y suecos son muy fuertes físicamente y están bien organizados.

Colombia tiene un equipo fuerte y la coloco casi tan arriba como Uruguay. Su partido ante Inglaterra será muy interesante. Japón, por su parte, es el claro "outsider" ante Bélgica. De hecho, yo contaba con Senegal o Nigeria en octavos de final. Los dos se quedaron fuera por poco, incluso Senegal por la clasificación del "fair play". Es una pena para los africanos.

Y quiero tener unas palabras para uno de los temas de la etapa de grupos: Diego Maradona . Fue un futbolista genial, el mejor en la mitad y finales de los 80. Futbolísticamente solo ha hecho cosas buenas para el deporte. Verle así ahora en la tribuna es el segundo tema triste de este Mundial junto a la floja actuación de la vigente campeona.

© Lothar Matthäus 2018, distribución exclusiva por dpa

dpa agencia alemana de prensa

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?