Suscriptor digital

Carne: desde la tecnología hasta la irrupción del gigante chino Alibabá

Las nuevas tecnologías y cambios en la comercialización generan desafíos para la actividad
Las nuevas tecnologías y cambios en la comercialización generan desafíos para la actividad
(0)
30 de junio de 2018  • 02:19

El negocio de la carne tiene sus adversarios. Existe una organización llamada Asociación de Productores de Alimentos Basados en Plantas y hay que mencionar en esto a "El Carnicero Herbívoro", una firma de Minneapolis, Minnesota, que crea carne sin carne y queso sin queso.

"Hace tres años, hicimos la más exitosa campaña de lanzamiento del negocio vegano, lo que nos ayudó a montar nuestra propia carnicería vegana, que hoy se ha hecho muy famosa. Pero seguimos trabajamos en pequeña escala", dice la firma, según consignan Lagos y Kitroser.

De esta manera, y no sólo a partir de esta compañía, nacieron las hamburguesas sin carne, que hoy dejaron de ser una novedad para pasar a ser una realidad cotidiana. Se ofrecen todo tipo de hamburguesas de carne, de pavo, de panceta, de carne de cordero y, además, de varios tipos de veggy burgers la famosa Impossible Burger hecha estrictamente de productos vegetales y que es promocionada como un producto para gente que le gustan las hamburguesas con gusto a carne. White Castle fue la primera cadena de importancia de comidas rápidas que introdujo el Impossible Burger. Prometió venderlas este año en todos sus restaurantes en los Estados Unidos.

Otro desafío: generar carne sin necesidad del animal. Esto se trata de productos animales elaborados en laboratorios a partir de multiplicación de células animales. Andras Forgacs, ejecutivo jefe de Modern Meadows, una compañía que se especializa en biomateriales, ha encontrado una forma de crear carne y cuero a partir de células animales, sin la necesidad de sacrificar animales. A través de ingeniería de tejidos, Forgacs usa células de animales vivos, las multiplica por billones y luego las sintetiza o las organiza para producir carne o cuero.

Tyson Foods, una de las cuatro más importantes empresas del sector de la industria faenadora de los Estados Unidos, ha hecho una inversión en este proyecto. El objetivo de los frigoríficos es ganar dinero. Así sea comercializando carne de animales o elaborando cualquier otro tipo de producto.

Pero hay muy buenas noticias para los defensores del negocio de la carne: un tipo diferente de innovación excelente para la industria, la tecnología, con Internet. Eso hace que los productores y consumidores en cualquier parte del mundo puedan estar todos conectados. Ya hay compañías dedicadas a esta actividad. Una de ellas es Alibaba.

Alibaba está hoy enfocada en China. La razón se debe a que en este país la riqueza está creciendo en forma dramática. En Estados Unidos y la Unión Europea el crecimiento anual de la clase media es 0,5%: en China e India está ocurriendo a nivel del 6%. Una proporción cada vez más alta de chinos tienen un excedente de sus ingresos para gastar. Ese sector utiliza un 50 a 60% para comprar ropa y comida. Pero China cometió muchos errores por querer enriquecerse demasiado rápido.

Alibabá se ha conectado con muchos productores en los Estados Unidos para vender ese y otros tipos de productos a China. Además, su propósito es extenderse a todo el mundo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?