Denunciar a Weinstein y vivir para contarlo

Ashley Judd y Gwyneth Paltrow fueron las primeras denunciantes del productor
(0)
30 de junio de 2018  

"Hice lo que tenía que hacer porque era lo correcto, y confié en que las cosas tomarían el curso apropiado. Ahora quiero gritar desde el techo '¡Den un paso adelante!'. Es cierto que cada uno toma sus propias decisiones, pero creo que podemos decir sin temor a equivocarnos que hay millones de personas que nos pueden ofrecer apoyo y esperanza. Nadie puede hacerlo por mí, pero no tengo que hacerlo sola", reflexiona Ashley Judd, la primera actriz en identificar públicamente el abuso sexual que sufrió a manos de Harvey Weinstein a la hora de analizar cómo cambió su vida la investigación de The New York Times que desataría un vendaval que cambiaría Hollywood, iniciaría el movimiento #MeToo, le ganaría un Pulitzer al periódico y pondría al otrora todopoderoso productor, al menos brevemente, entre rejas. The New York Times entrevistó esta semana a una veintena de mujeres que denunciaron a sus victimarios en las páginas del diario para descubrir cómo habían cambiado sus vidas en estos ocho meses.

En el caso de Judd, si bien sigue actuando (pudo vérsela en la serie Twin Peaks), su rol como activista ha crecido, y también su enfrentamiento con Weinstein: en abril, entabló una demanda contra él por lucro cesante, acusándolo de lograr que el director de El señor de los anillos, Peter Jackson, desistiera de contratarla para la trilogía de films basados en las novelas de J. R. R. Tolkien.

En el caso de Gwyneth Paltrow, quien narró a The New York Times que, cuando era conocida como "la novia de Miramax" -por la productora con la que Weinstein dominó los Oscar en los años 90 y la actriz ganó el premio por Shakespeare enamorado- su novio por entonces, Brad Pitt, amenazó de muerte al productor para que dejara de acosarla, todavía no puede creer el estrépito de la caída. "Todavía estoy en shock -afirmó al diario neoyorquino-. Crecí en un mundo en el que este tipo de sistemas de opresión permanecían intactos. Ver a alguien como Harvey Weinstein, que en mi círculo profesional era omnipotente, que tenía buena parte de mi carrera en sus manos, salir de una comisaría esposado... Me deja sin palabras".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.