Bruno Dumont: "El cine observa la condición humana donde el pensamiento no alcanza"

"Hay que filmar el misterio de los seres y las cosas; si no, las películas se transforman en alimento para gatos", afirma
"Hay que filmar el misterio de los seres y las cosas; si no, las películas se transforman en alimento para gatos", afirma
El polémico director de La humanidad y Flandres plantea una versión personalísima de "un mito de Francia" como Juana de Arco en su último film, Jeannette
Alejandro Lingenti
(0)
30 de junio de 2018  

A lo largo de los últimos veinte años, Bruno Dumont ha construido una filmografía singular, intensa y desafiante. Considerado como uno de los herederos más consumados del gran Robert Bresson, otro cineasta decidido a atrapar todo aquello que escapa de la mirada ordinaria, Dumont (nacido hace 60 años en Bailleul, una comuna del norte de Francia) consiguió con los diez largometrajes que dirigió hasta el momento consolidar un estilo propio sin repetirse y respondiendo únicamente a sus convicciones artísticas.

En cada una de sus películas se nota un cuidadoso trabajo de composición de cada plano, una lectura muy personal de los paisajes que suele revelar a la naturaleza como el contexto terrorífico de las peores atrocidades de la humanidad y, sobre todo, un retrato imponente de los rostros y los cuerpos de sus personajes (las escenas de sexo que ha filmado son difíciles de adjetivar).

En lugar de utilizar guiones para sus films, Dumont escribe largas novelas que sirven de base para su realización. Su perfil de provocador nato le ha granjeado tanto simpatizantes como detractores. Ganó dos veces el Gran Premio del Jurado en Cannes (el premio más importante luego de la Palma de Oro) con La humanidad (1999) y Flandres (2006), películas oscuras y cargadas de gravedad sobre las miserias, la bestialidad y el crimen.

Pero también supo darle a su carrera un giro inesperado que ha impedido catalogarlo definitivamente con películas como Camille Claudel 1915 (2013), donde Juliette Binoche interactúa con las internas reales de un psiquiátrico francés, y La alta sociedad, en la que abreva de la tradición pictórica flamenca para elaborar una comedia bizarra y existencialista que privilegia el grotesco por encima de la belleza, para abordar asuntos tan espesos como la homofobia, el canibalismo y el incesto.

Irreverencia y delirio

Jeanette: la infancia de Juana de Arco, que ya está en las salas locales tras agotar las tres funciones de la última edición del Bafici, retoma, con un enfoque muy personal, un auténtico mito cinematográfico que ya había capturado el interés de directores de la talla de Carl Theodor Dreyer, Roberto Rossellini, Jacques Rivette y su admirado Bresson.

Dumont revisa a su manera la infancia y la adolescencia de Juana de Arco con una película completamente atípica, favorecida por un notable trabajo fotográfico y una alto nivel de corrosión en sus textos y subtextos. Jeannette (interpretada por Lise Leplat Prudhomme y de adolescente por Jeanne Voisin) es una pastora que canta salmos exuberantes y un poco desquiciados mirando a cámara; baila y sacude la cabeza con otros niños ritmos urbanos y el death metal compuesto por Gautier Serre (conocido también como Igorrr) y reflexiona con mucha agudeza sobre la pena y el miedo. Su acercamiento a Juana de Arco tiene algo del espíritu irreverente de Pier Paolo Pasolini: lo desacraliza y lo transforma en un cuento mordaz, mundano y delirante.

Dumont dice haber descubierto cabalmente a Juana de Arco gracias a Charles Peguy, filósofo, poeta y ensayista francés de raigambre católica. "Es uno de los pocos escritores que se interesaron por la juventud de Juana, un personaje fundamental de la mitología francesa -sostiene el director, en diálogo telefónico con LA NACION-. En mi opinión, ella sintetiza todo el misterio de Francia: la conjunción de un personaje simple, guerrero y espiritual".

Está claro que a Juana de Arco siempre le ha calzado perfecto el traje de heroína y mártir. En la película de Dumont, sin embargo, su evolución es diferente, a tono con sus más íntimas convicciones y su programa ideológico: "Glorifico siempre a mis personajes, pero no son héroes -aclara-. Para mí el cine observa profundamente la condición humana allí donde el pensamiento no alcanza. Cinematográficamente, la realidad misma es transfigurada y nos abre al conocimiento de una manera única".

Si hay algo que conecta a Jeanette: la infancia de Juana de Arco con el resto de la filmografía de Dumont es su voluntad expresa de dejar puertas abiertas para la interpretación. Enemigo del cine más asertivo, explícito e inclinado a imponer una visión del mundo, el director francés es un convencido de que "hay que filmar el misterio de los seres y de las cosas; si no, las películas se transforman en alimento para gatos".

Además de su notoria devoción por el cine de Bresson, Pasolini y Rossellini, Dumont valora especialmente el cine de Stanley Kubrick, Ingmar Bergman y Abbas Kiarostami. Pero la trayectoria cambiante de su cine remite de una manera más directa a uno de sus referentes menos conocidos, Jean Epstein, teórico y director de cine francés de origen polaco que también ejerció una influencia importante en la primera parte de la frondosa filmografía de Luis Buñuel. "Lo admiro por la ruptura que produjo en su propia obra -explica Dumont-. Pasó de un cine académico a uno mucho más ascético y fulgurante, brillante e intenso".

Más de una vez, Dumont ha declarado que le interesa particularmente "filmar la belleza interior de sus personajes". Su Juana de Arco es sin dudas una prueba categórica: "Es que el cine no filma otra cosa que la interioridad -apunta con firmeza-. El exterior no es la realidad, sino una puesta en escena, una representación de la parte exterior de la realidad de nuestra vida espiritual. La realidad propiamente dicha es infilmable: es del cine. Todo es posible para el cine, ya que todo es falso. No hay otro modo de develar el misterio del mundo".

Dueño de un sardónico sentido del humor, elige una graciosa coartada para terminar la entrevista. Los dos premios que ganó en Cannes no parecen importarle demasiado: "Lo bueno de los festivales es que hay mucho para comer y beber. El problema es que a veces no sabemos si lo que nos dan es tocino o cerdo".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.