Suscriptor digital
srcset

Cine

Natalia Oreiro: "Yo siempre peleé para que me tomaran en cuenta"

Natalia Trzenko
(0)
1 de julio de 2018  

Suena el timbre. Es el delivery de sushi que llega para celebrar el cumpleaños de Angelina, una amiga de Rusia que está de visita. El treintañero se encuentra con Natalia Oreiro del otro lado de la puerta y le dice: "Cuando le cuente a mi mujer que te vi., te adora, miraba todas tus novelas de chiquita ¿No trabajas más, no?" Y ella, sin dudarlo le contesta: "No, sabés que me retiré". "Claro, a descansar", insiste el hombre. "Y sí, ya estoy grande", le confirma la protagonista de Re Loca, la película que se estrena el jueves en los cines locales.

Trailer de Re Loca - Fuente: Telefé

02:00
Video

Por suerte para el señor del delivery, Natalia no es Pilar, su personaje en la comedia que dirige Martino Zaidelis. Si la actriz se pareciera un poco más al papel que interpreta, la escena no hubiera terminado en risas. Es que la protagonista de la comedia -adaptada de una película chilena, Sin filtro, que también tiene su versión española, estrenada aquí recientemente, y también una mexicana- es una creativa publicitaria que vive al borde del estallido, tolerando la vagancia de su marido pintor ( Fernán Mirás ), los desplantes de su hijastro (Lucas Pose), el ninguneo de su jefe ( Radagast) y la aparición de una joven influencer (Malena Sánchez) que le pone inminente fecha de vencimiento a su carrera. Por allí pululan un amigo y ex novio ( Diego Torres ) que aporta más confusión que certeza, una amiga ( Pilar Gamboa ), obsesionada con sus propios problemas y los grupos de WhatsApp, y de una hermana (Valeria Lois) que insiste con que le cuide al gato. Bastan un conveniente empujoncito de la locura callejera y algo de sugestión para que los filtros que mantenían a Pilar de este lado del comportamiento civilizado vuelen por los aires.

"Entré a casa muerta de la risa. Él me jubiló y yo que creo que me falta hacer todo. Igual me encanta que me pase eso. Me encanta ir por la calle y que cuando salimos a caminar con Ricardo [Mollo] de las diez personas que nos saludan, nueve veces lo saludan a él. Yo me la paso sacando fotos. Disfruto de que la gente me mire y diga: "¿Sos vos?", cuenta Oreiro sin un ápice de falsa modestia y con la seguridad que le dieron los años en la pantalla chica primero, sobre el escenario después y más tarde el cine. El medio al que eligió apostar fuerte, con paciencia y con el compromiso con el que fue labrando su personal camino que, más allá de sus intenciones y búsquedas, la transformó en estrella.

Natalia Oreiro presenta su última película

01:04
Video

"Soy actriz y para mí regresar al cine con una comedia después de haber hecho tanto drama ( Infancia clandestina , Wakolda , Gilda) es una bendición. Todos esos proyectos eran parte de una búsqueda actoral porque amo hacer comedia, me encanta, es lo que más me gusta, pero lo otro tenía que ver con un desafío, con decir «Yo soy actriz». Tengo que poder tocar todas las teclas".

-¿La experiencia en televisión te dio más herramientas para hacer comedia?

-Yo creo que la comedia tiene algo que ver con mi personalidad. No tiene que ver con la tele, sino con algo que vino conmigo. Es cierto que el drama me lo permitió el cine, porque después de hacer comedia en TV es muy difícil que los productores cambien el chip para hacer otra cosa, algo distinto de lo que ya les funcionó. También me pasó mucho en la música. Es una búsqueda personal, que se refleja en mis elecciones laborales. Así empecé a hacer personajes chiquitos, aparecía en los castings para hacer papeles secundarios. Ése es mi tesoro. Si el personaje está bueno o admiro al director, no me importa el lugar en el que me pongan. Jamás me importó el cartel. Yo peleé para que me tuvieran en cuenta, para que se avivaran de que me podían llamar para un personaje más chico, de drama, de mamá. Que se sacaran el prejuicio de que, si el proyecto no tiene determinadas características o presupuesto, no es para mí. ¿Por qué?

"De diez personas que nos paran en la calle cuando salimos a caminar con Ricardo, nueve lo paran a él. A mí me preguntan ¿Sos vos?", se ríe Oreiro cuando se le pregunta por su fama local y la de su marido, el músico Ricardo Mollo
"De diez personas que nos paran en la calle cuando salimos a caminar con Ricardo, nueve lo paran a él. A mí me preguntan ¿Sos vos?", se ríe Oreiro cuando se le pregunta por su fama local y la de su marido, el músico Ricardo Mollo Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

-Y en esa búsqueda aparece esta historia, un regreso a la comedia.

-Todo empezó hace un año y medio. Martino Zaidelis, con el que yo ya había trabajado en Entre caníbales. Me envió el guion y me sentí muy identificada. Es muy difícil no identificarse con lo que le pasa al personaje. Vive "un día de furia" pero en clave de comedia. Al mismo tiempo tiene mucha profundidad, te conmueve lo que le pasa a Pilar que está metida en esa olla a presión que experimentamos todos. Eso de adaptarte a cosas que sentís que no están bien y que te de miedo decirlo por temor a que las consecuencias de hablar sean aún peores. Lo que tiene esta película es que es muy liberadora. Porque ves que ella logra finalmente su momento de exaltación del yo, es ella en estado puro. Por supuesto que cuando se trata de llevar relaciones adelante la forma en que uno dice las cosas es importante. Como encontrar el equilibrio para no lastimar, de eso también habla la película.

-El personaje vive un poco torturado también por la lógica de las redes sociales, de la ansiedad, de lo efímero.

-Es la ilusión, falsa, de inmediatez. Parece que todo es en el instante, que de mañana no se acuerdan. Me parece que eso no es vida. Es como si la vida solo valiera la pena si alguien te da o no like. La pregunta es qué es lo que verdaderamente importa. A mí, que trabajo con la mirada del otro, me importa porque me expongo en alma y vida en un personaje, pero en general parece que cualquiera sea tu profesión te puede llegar a deprimir si un desconocido te dice que no le gusta algo de vos. En el caso de Pilar, lo que más le duele es que eso viene de gente que sí la conoce. Con los desconocidos te la podés bancar mejor, decís: "Tiene un mal día". No te quedás todo el día pensando en eso. Ahora, que tu pareja de diez años no te tenga en cuenta, es tremendo.

Oreiro junto a Diego Torres en una escena de la película, que se estrena este jueves
Oreiro junto a Diego Torres en una escena de la película, que se estrena este jueves Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Multirubro

Las campañas de promoción de las películas son siempre más o menos iguales: sus protagonistas aparecen en tapas de revistas, en los diarios, participan de programas de radio y de TV. Claro que cuando la protagonista en cuestión es Natalia Oreiro, la cosas tienden a ser distintas. Allí estaba ella hace pocos días en Moscú -su tercera casa después de Montevideo y Buenos Aires- para presentar su canción dedicada al Mundial, "United by Love", cuando apareció en el programa de Marley, rodeada de fans y guardaespaldas y, a pesar del tumulto callejero, anunciando con entusiasmo el estreno inminente de Re Loca.

-Siempre pareces involucrarte en todos los aspectos que suponen hacer una película. De la promoción hasta el look del personaje.

-En este proyecto el vestuario lo hizo Greta Ure, una profesional exquisita en su gusto, pero sobre todo en su apertura. Porque un actor, al menos como yo lo siento, construye su personaje a través de un montón de elementos y cuando te ponen algo que vos sentís que no representa el personaje, te anula. En este caso, por ejemplo, me corté el pelo para el personaje porque una creativa publicitaria, una chica moderna, no se peina como yo, que tenía el pelo largo. Yo no soy moderna, soy más hippona. Siempre colaboré abiertamente con todos los rubros. He llevado mis muebles, mis sillones, mi vestuario, a algunas producciones. Soy una apasionada y creo que en los detalles se cuenta mucho. a mí no me da igual. El que te dice "igual eso la gente no lo mira", está subestimando al público. La verdad es que siempre me metí mucho. Con respeto, pero también debo decir que soy un poco avasallante cuando creo en algo y me parece que muchas veces me han dicho "Bueno, dale" para que ya no insista más. Reconozco -y esto es hacerme un mimo- que los años me han ayudado porque como fui consecuente de alguna manera ahora eso se reconoce. Quizás cuando era más chica no me escuchaban, luego me empezaron a prestar más atención y ahora directamente me preguntan.

La actriz interpreta en la película a una ejecutiva publicitaria que decide abandonar los buenos modos y hacer saltar por el aire sus relaciones personales y profesionales
La actriz interpreta en la película a una ejecutiva publicitaria que decide abandonar los buenos modos y hacer saltar por el aire sus relaciones personales y profesionales

-Justamente el paso de los años, es uno de los temas que explora la película, aunque al personaje parece pesarle bastante la edad...

-A mí la edad me pesa en el cuerpo. Cuando bailaba en el video y todos los que participaban tenían 18 años, ellos seguían y yo necesitaba descanso, agua. El cuerpo me dice "Pará un poco". (Piensa). Estoy tratando de no decir cosas que suenen como de sobrecito de azúcar, pero se trata del dilema entre ponerse grande o ponerse viejo. La diferencia: el tiempo pone las cosas donde tienen que estar. Antes era una lucha, un esfuerzo y eso naturalmente, de a poco, se fue modificando. Pero yo nunca claudiqué.

Natalia Oreiro - United by love (2018 FIFA World Cup Russia) - Fuente: YouTube

04:34
Video

La canción mundialista

Para todos era obvio menos para ella. Hasta que lo fue. "Me empezaron a preguntar: «¿Vas a cantar un tema para el mundial, no?» Y yo lo sentía, pero me parecía muy lejano. Pero me lo decían en Rusia, me lo decían acá y entonces dije: «Claro que voy a cantar un tema para el mundial». Y me lo creí tanto que terminó sucediendo", dice. Y lo que pasó es "United by Love", un tema en el que Oreiro canta en castellano, inglés y ruso, por supuesto. "Yo quería transmitir un mensaje determinado. No me importaba la moda actual de lo que se escucha en la radio. Lo dije muy claro: "No me importa lo que suena, yo voy a morir con mis convicciones, voy hacer una canción que arranque de esta forma y voy a hacer el video donde yo nací .estaba convencida y así los convencí a Pucho Mentasti y los ejecutivos de Warner. Como dice un personaje en Re loca, hoy todo se dice en cinco segundos, pero en cinco segundos para mí no podés contar nada", explica Oreiro que en ese video que menciona aparece caminando por Cerro de Montevideo, su barrio natal, al ritmo de unas melancólicas balalaikas. Un sonido bien lejos de la generación de lo que acostumbra YouTube.

"Es muy gracioso ver la reacción de los youtubers en el mundo, de India, de los Estados Unidos. Porque la canción explota ese minuto y medio. Arranca despacio, con las balalaikas, con la imagen de esa mujer trabajando, caminando. Y los ves ansiosos, impacientes. Pero yo insisto: entiendo que ahora funcionan otras cosas, pero porqué olvidarnos de lo que me representa, de contar un cuento, de que tenga un mensaje. Tal vez, si haces algo que no es lo que se usa, pero es verdadero para mí lo pasa por arriba. Porque lo otro es más de lo mismo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?