srcset

Netflix

Realidad vs. ficción: así fueron algunos de los hechos que retrata Luis Miguel, la serie

Martín Artigas
(0)
15 de julio de 2018  

Cuando Netflix anunció que contaba con la venia de Luis Miguel para producir una serie biográfica, muchos imaginaron que verían en pantalla una ficción edulcorada, más complaciente que fidedigna, sobre la vida del "Sol de México" . Afortunadamente, se equivocaban.

Luis Miguel, la serie no sólo retrata con crudeza la explotación que el astro mexicano sufrió desde su infancia por parte de su padre, Luis Rey, sino también que hace foco en muchos de los conflictos que marcaron su vida. El abuso de alcohol, la hija que negó durante años y el siniestro misterio que ronda sobre la desaparición de su madre, Marcela Basteri, son algunos de los tópicos que han aparecido en la trama.

Ya sea para exorcizar sus demonios o pergeñando una jugada maestra para relanzar su carrera, el ídolo abrió su corazón luego de una larga etapa de silencio, dolor, mitos y leyendas urbanas. ¿Cuánta verdad hay en los hechos que relata la ficción? Eso es difícil de determinar, aunque existen -¡gracias, YouTube!- pruebas ineludibles del pasado del cantante que bien pueden contrastarse con lo que se muestra en la serie que esta noche llega a su fin.

Atención: esta nota puede contener spoilers. Si no estás al día con Luis Miguel, la serie, te recomendamos que no sigas leyendo.

Episodio 2: Nace una estrella

Luis Miguel, la serie: el debut sobre los escenarios de Luis Miguel - Fuente: YouTube

2:15
Video

Justo cuando ya nadie le creía más nada a Luisito Rey (Óscar Jaenada) y su carrera parecía estar definitivamente terminada, el cantante español descubrió que la solución a todos sus problemas económicos estaba en su propio hogar. Luis Miguel (Izan Llunas), su hijo mayor, no sólo contaba con un rostro angelical de esos que hacen emocionar a las abuelas, sino también con una voz privilegiada. Decidido a dejar de "vivir de prestado" y huyendo de sus propias estafas y embrollos, Rey convence a su amigo, el actor Andrés García (León Peraza), de que lo ayude a conseguir algunas presentaciones para el niño. Así llegan hasta Ciudad Juárez, el lugar donde el pequeño talento hizo su primera aparición televisiva.

Efectivamente, tras presentarse en un cabaret de esa localidad del norte mexicano acompañado por su padre en la guitarra, "Micky" tuvo su gran oportunidad en 1981, cuando fue invitado al programa que conducía Arnoldo Cabada en el Canal 44 de Ciudad Juárez. Tenía apenas 11 años y casi no abrió la boca más que para cantar: fue Luisito Rey quien se ocupó de contar la historia y asegurar que el niño estaba ahí no porque él lo hubiese obligado, sino porque quería ser artista. "¿Te parece si tocamos 'La Malagueña'?", pregunta en un momento; el niño finge pensar unos segundos antes de mostrar su conformidad y brindar una interpretación que no pasó desapercibida para ninguno de los que estaban de un lado y del otro de la pantalla.

El verdadero debut de Luis Miguel en Ciudad Juárez, en 1981 - Fuente: YouTube

3:59
Video

Episodio 2: El rey de la papa frita

Luis Miguel, la serie: el comercial de papas fritas - Fuente: Netflix

1:10
Video

En la serie, "Micky" no se muestra nada convencido de cantarle odas a una papa frita y busca la manera de escaparle al compromiso asumido por su padre. Pero el poder persuasivo de Luisito Rey termina convenciendo de que es un buen negocio, además de enmarañarlo con promesas que nunca se hicieron realidad, como un dueto con el mismísimo Michael Jackson. Así, el cantante se encuentra un día sentado al piano, con un paquete de Saboritas frente a él, entonando una reversión de "No me puedes dejar así" que celebra la amistad y el crocante sabor del snack.

En la vida real, Luis Miguel tenía apenas 17 años al grabar la publicidad y se preparaba para lanzar su disco Soy como quiero ser (1987). El guion del comercial incluía también a un grupo de fans celebrando al ídolo y un viaje en helicóptero que lo llevaba al encuentro de su abuelita, en un intento por dejar bien en claro que el muchacho no perdía su esencia pese a la popularidad.

Luis Miguel, protagonista de una publicidad de papas fritas - Fuente: YouTube

0:59
Video

Episodio 5: el accidente en Acapulco

Luis Miguel, la serie: el accidente en Acapulco - Fuente: Netflix

1:48
Video

Soltero, despechado tras su ruptura con la fotógrafa Mariana Yazbek y dispuesto a gozar a pleno de su enorme popularidad, las fiestas eran moneda corriente en la casa de Acapulco de Luismi. Y hasta allí llegó, luego de un show, una fan que había sido confundido con una modelo. La chica consiguió un encuentro muy cercano en el baño de su ídolo, y fue invitada a seguir con la juerga en una disco. Pero todo terminó mal: en plena madrugada, con altos niveles de alcohol en sangre, "Micky" corre una "picada" con sus amigos y termina perdiendo el control de su auto. El vehículo cae al agua y la joven es rescatada con vida, aunque inconsciente, luego de pasar unos minutos sumergida.

El hecho ocurrió en 1988, aunque la presencia de la fan parece ser un truco argumental para sumarle suspenso al asunto. El locutor Jorge "El Burro" Van Rankin fue uno de los testigos de la dramática noche que puso al borde de la muerte al "Sol de México". Así lo relató él mismo, durante una entrevista: "Fue en la casa de Miguel Alemán [otro de los amigos de Luis Miguel]. Cuando ingresabas a la casa, bajabas por una pendiente con piedras que terminaba en un muelle, donde estaban las lanchas. El auto brincó y ¡pum! El güey lo metió al mar. Salimos por las ventanas. Imagínate la barbaridad. El coche se echó a perder. La verdad es que sí fue muy impactante el accidente".

Pero ese no fue el único accidente que Luismi protagonizó por aquellos años. Poco tiempo después, chocó su auto mientras conducía por México junto a Van Rankin, Alemán y... ¡ Thalía ! "Eramos como una banda. Y fue muy inesperado, porque estábamos platicando y de pronto chocamos con el carro de enfrente, explotaron las bolsas de aire y un de ellas me explotó en la cara", rememoró la diva de las telenovelas hace unas semanas. "El hombre estaba muy nervioso, consternado, no sabía qué hacer. Yo tenía que ir a grabar una cosa para el Canal de las Estrellas al otro día", indicó la actriz y cantante, que terminó con su nariz sangrando.

Los rumores indican que Luis Miguel y Thalía vivieron un tórrido romance en esa época, aunque eso nunca fue confirmado -ni desmentido- por ninguna de las dos partes. Lo cierto es que, en 1993, tuvieron un reencuentro sobre el escenario, durante el Festival de Acapulco. Los invitamos a que saquen sus propias conclusiones sobre la extraña tensión que se percibe entre ellos.

Luis Miguel y Thalía, en el Festival de Acapulco 1993 - Fuente: YouTube

1:16
Video

Episodio 8: ¡Mándame los pasajes!

Luis Miguel, la serie: la entrevista con Verónica Castro - Fuente: Netflix

3:09
Video

Otro momento incómodo: el llamado telefónico que recibió Luismi mientras era entrevistado en televisión por Verónica Castro. Fue en 1989, en el programa ¡Aquí está!, y la actriz se valió de su simpatía para lograr un clima más intimista y meterse en temas espinosos, como los rumores de paternidad que rondaban al cantante; pese a que él lo negó categóricamente en ese momento, varios años después reconoció públicamente a Michelle Salas como su hija.

Pero, volviendo a la entrevista, está claro que el cantante se pone algo nervioso cuando Castro anuncia que tiene un llamado sorpresa para él. "Es bien bonita", le dice ella, luego de un primer intento de conexión fallido. "¿Qué? ¿La llamada o la persona?", pregunta él, posiblemente creyendo que podría ser su madre, Marcela Basteri, quien estuviera del otro lado de la línea. Por entonces, hacía tres años que "Micky" había visto a su madre por última vez.

En realidad, era su hermano Alex el que estaba listo para sorprenderlo. Y, a pesar de los intentos de que la conversación fluyera, estaba claro que las cosas entre ellos no estaban del todo bien. De acuerdo a lo que muestra la serie, el joven -que, por entonces, tenía 17 años- estaba ansioso por conectarse con Luis Miguel para tener alguna información sobre el paradero de Marcela, y el ídolo estaba demasiado sumido en su trabajo y sus noches de fiesta como para sentarse a conversar con él.

El momento más tenso se produce cuando el "Sol de México" le dice a su hermano que vaya a visitarlo y él contesta por lo bajo, desde Miami: "¡Mándame los pasajes!".

En este caso, la ficción retrata de manera muy fiel lo que sucedió en realidad.

Luis Miguel, en el programa de Verónica Castro - Fuente: YouTube

5:01
Video

Episodio 9: qué par de pájaros

Luis Miguel, la serie: el clip de Luis Miguel con Lucerito - Fuente: Netflix

1:25
Video

Dos jóvenes estrellas adolescentes, reunidas en pantalla. Las fantasías de los mexicanos y de los seguidores de Luis Miguel diseminados por el mundo salieron disparadas frente al estreno de Fiebre de amor, la película que protagonizó en 1985 junto a Lucerito.

Mucho se habló sobre un despertar amoroso entre los protagonistas del film, que por entonces tenían 14 años. Las revistas se llenaron de fotos de ellos, y ambos fueron invitados a juguetear con la idea de un romance para que la gente no pudiera resistirse a pagar una entrada de cine. La serie, sin embargo, apenas se detiene en ese punto, y apenas deja asomar la relación de complicidad que se estableció entre ellos durante el rodaje.

"Es mito, porque estábamos muy chiquitos. En esa época, los chicos no éramos tan avanzados como los de ahora. No nos sudaban las manos", explicó con simpatía Lucerito -hoy, más conocida como Lucero- hace algunas semanas, dispuesta a romper de una buena vez la ilusión. "La verdad es que no nos escondimos para darnos besos, pero tuvimos una amistad muy padre a esa edad", agregó.

Luis Miguel y Lucerito - "Todo el amor del mundo" - Fuente: YouTube

3:09
Video

Episodio 11: la despedida de Marcela

Luis Miguel, la serie: la canción que Luis Miguel le dedicó a su madre - Fuente: Netflix

1:28
Video

En un mismo capítulo, se suceden dos momentos repletos de intensidad. El primero de ellos despierta suspiros de ternura, y muestra a Marcela Basteri saliendo al escenario del Luna Park para ser homenajeada por el hijo pródigo. El segundo, se detiene en Luisito Rey dividiendo a la familia, al obligar a sus dos hijos mayores a elegir si quieren irse con él o quedarse con su madre. Crueldad pura, aunque coherente con el comportamiento vil que mantuvo el personaje a lo largo de la trama.

Lo cierto es que ese abrazo entre madre e hijo frente a miles de fans argentinos, sucedió. Fue el 16 de marzo de 1985. "Micky" se había presentado allí mismo el 17 de agosto del año anterior, en el inicio de la gira presentación de su disco Palabra de honor. Había regresado al país en diciembre para una gira promocional, antes de presentarse en el Festival de San Remo, y luego en febrero, para participar de programas como Finalísima del buen humor e Hiperhumor, además de brindar un show en Córdoba.

Basteri tenía familia en la Argentina, y eso hacía que el joven Luismi se sintiera muy a gusto cada vez que llegaba al país. Seguramente, eso también lo animó a invitarla a subir a escena y a ella a aceptar la invitación, aún pese a su perfil bajo y al complicado momento personal que estaba atravesando. El cantó "Marcela" para ella, que permanecía sentada, observándolo embelesada. Esa fue la última vez que la mujer fue vista de manera pública: afincada en Italia, en septiembre de 1986 accedió a encontrarse con Luisito Rey en Madrid para firmar unos papeles, para desaparecer luego misteriosamente.

Luis Miguel cantándole a su madre, Marcela - Fuente: YouTube

0:44
Video

Resta saber qué respuestas nos dejará el último episodio que Netflix tendrá disponible esta noche, a partir de las 23. Por el momento, no hay precisiones sobre si la serie tendrá una segunda temporada que se centre sobre la madurez del "Sol de México". A simple vista, no parecería necesario correr el riesgo de que el drama, el suspenso y el espíritu de revival que poblaron estos 13 episodios necesiten de una continuidad basada casi exclusivamente en las desventuras amorosas del cantante.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.