En México, una campaña sucia marcada por las fake news y los robocalls

Hubo denuncias cruzadas y propagación de noticias falsas en las redes; la violencia, otra protagonista
Hubo denuncias cruzadas y propagación de noticias falsas en las redes; la violencia, otra protagonista Fuente: AFP - Crédito: Pedro Pardo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
30 de junio de 2018  

CIUDAD DE MÉXICO.- Los mexicanos son fanáticos de WhatsApp. Es una de las redes sociales más utilizadas en el país, y ha sido, durante la campaña presidencial, la plataforma predilecta para propagar el virus de las fake news.

La irrupción del fenómeno que dejó marcada la última elección al norte del río Grande, en Estados Unidos, fue el ingrediente final que se sumó a la "campaña sucia" en México, que contó además con bots, llamadas a celulares con mensajes grabados para socavar el apoyo de rivales -conocidas como robocalls- y denuncias cruzadas entre candidatos. A eso se suma otra realidad, mucho más sangrienta: 133 políticos acribillados, una violencia nunca vista en una contienda electoral.

El principal blanco de la "campaña sucia" ha sido el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, conocido aquí como AMLO. López Obrador llega a los comicios con una considerable ventaja en todas las encuestas.

"Han circulado muchas más noticias falsas de AMLO que de cualquier otro candidato", dice a LA NACION Alba Mora Roca, coordinadora de Verificado, un proyecto que tiene la hercúlea misión de perseguir las noticias falsas que circulan por las redes. "WhatsApp es la red social favorita de los mexicanos. Todo el mundo está en WhatsApp. Ahí se comparte información mucho más libremente, porque no existe la autocensura de 'ah, voy a poner esto en mi Facebook, ¿qué dirán?'. Es más directo, menos filtrado", explica Mora Roca, que describe a WhatsApp como una "caja negra".

El último informe del Instituto para el Estudio del Periodismo Reuters, de la Universidad de Oxford, reveló que para el 71% de los mexicanos la principal fuente de noticias son las redes sociales.

Facebook y WhatsApp son las dos plataformas más utilizadas en el país. El informe reveló además una tendencia global: cada vez más gente comparte noticias por WhatsApp. Casi dos tercios de la "población digital" de México está "muy" o "extremadamente" preocupada por la desinformación, señaló el mismo trabajo.

Verificado cuenta con el respaldo financiero de, entre otras organizaciones y empresas, Facebook, Google y Twitter, tres compañías que quedaron en el ojo de la tormenta por haber omitido la seriedad del problema de las noticias falsas durante la elección que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca. Verificado apunta a "limpiar el ruido", dice Mora Roca, una "labor titánica".

"Desde mi trinchera, diría que el fenómeno es enorme", apunta.

Los robocalls desencadenaron un choque entre López Obrador y el empresario más poderoso de México, Carlos Slim, dueño de Telmex. El líder de Morena pidió a las autoridades que investigaran el origen de "las llamadas masivas para hacer guerra sucia" en contra de su coalición, y le exigió a Telmex que informara quién las hacía. La empresa se deslindó de todo el asunto.

Las llamadas parecen, al principio, una encuesta. "Como tú sabes, López Obrador está criticando a grandes empresarios, con lo que pone en riesgo la inversión privada y los miles de empleos que ofrece. ¿Tú estás de acuerdo?", dice uno de los mensajes. Al responder una de las opciones, la llamada se corta.

La proliferación de estos mensajes terminó en una denuncia ante el Instituto Nacional Electoral (INE), que luego ordenó a varias empresas suspender las llamadas "en formatos de encuestas" por considerarlas "propaganda electoral en contra de diversos candidatos" de la coalición que lidera López Obrador.

La campaña quedó también marcada por denuncias cruzadas. El gobierno del priista Enrique Peña Nieto acusó al candidato panista, Ricardo Anaya, de presunto lavado de dinero. La coalición de Anaya denunció una campaña orquestada por el oficialismo, y contraatacó con otra imputación: un supuesto pacto entre Peña Nieto y López Obrador. Esa denuncia se replicó en avisos y en la redes con una etiqueta: #AMLOyaPacto.

"El pacto por Los Pinos", denunció un aviso de la coalición de Anaya, en el que se afirmaba que López Obrador estaba dispuesto a perdonar la corrupción del gobierno de Peña Nieto a cambio de tener el camino despejado para llegar a la presidencia de México.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.