El tirador de Annapolis planeó deliberadamente una masacre

El hombre que mató a cinco personas en el diario Capital Gazette estaba enojado por un juicio perdido contra la empresa y había prometido venganza
(0)
30 de junio de 2018  

ANNAPOLIS, Maryland.- Con los objetivos perversamente claros desde mucho antes del ataque, el hombre que asesinó anteayer a cinco personas a sangre fría en la redacción del diario Capital Gazette quería, según determinó la policía, "matar al mayor número de personas posible".

Las pericias del 154° tiroteo del año en Estados Unidos revelaron el perfil del agresor, Jarrod Ramos, un hombre de 38 años que vivía a 40 kilómetros de Annapolis, y que tras perder un litigio contra el diario prometió "hacer cadáveres de carreras corruptas y entidades corporativas".

"El tipo estaba ahí para matar al mayor número de personas posible" y con ese objetivo usó una escopeta "comprada legalmente un año atrás", dijo en conferencia de prensa el jefe de policía del condado de Anne Arundel, Tomothy Altomare.

Conocido por su desprecio a la prensa crítica y su defensa de la compra irrestricta de armas, el presidente Donald Trump condenó ayer por segunda vez el "terrible tiroteo".

"Este ataque conmocionó la conciencia de nuestra nación y llenó nuestros corazones de dolor. Los periodistas, como todos los norteamericanos, deberían estar libres del temor de ser atacados violentamente mientras hacen su trabajo", señaló en un acto en la Casa Blanca.

La fiscalía presentó cinco cargos contra Ramos, detenido tras el ataque e identificado mediante técnicas de reconocimiento facial con la base de datos del estado de Maryland, donde tenía antecedentes. Fue acusado de entrar al edificio del Capital Gazette y abrir fuego a través de una puerta de vidrio, de buscar víctimas y disparar en la redacción.

Las pruebas sugieren "un ataque organizado, con una puerta cerrada con llave en la parte de atrás" del edificio para evitar que alguien escapara, dijo el fiscal Wes Adams. Ramos "usó un enfoque táctico para perseguir y disparar a víctimas inocentes", añadió.

El diario decidió sacar su edición de ayer, donde relató la masacre y rindió homenaje a las víctimas, cuatro periodistas y una empleada administrativa, mientras otros compañeros lograban ponerse a cubierto bajo los escritorios o se encerraban en oficinas.

Las víctimas fueron el subeditor, Rob Hiaasen; el jefe de editoriales, Gerald Fischman, los redactores Wendi Winters y John McNamara, y la asistente de ventas Rebecca Smith, que había empezado a trabajar en el diario hace poco tiempo.

Los sobrevivientes lanzaron mensajes desesperados de auxilio en las redes sociales durante el tiroteo, sobre todo en sus cuentas de Twitter, durante el largo minuto donde Ramos acribilló a discreción a todo el que se movía. La policía respondió de inmediato a la batería de mensajes que le llegaban en simultáneo y redujo sin dificultad al agresor, que al escuchar las sirenas también trató de esconderse debajo de un escritorio, como sus víctimas, donde fue localizado rápidamente.

No bien se supo su nombre, el perfil de Ramos se dibujó con precisión entre las autoridades judiciales y los medios locales. Detectaron un viejo litigio judicial entre el asesino y el diario, luego del cual un resentido Ramos prometió a manera de venganza "hacer cadáveres de carreras corruptas y entidades corporativas".

Ramos había presentado una demanda por difamación contra el Capital Gazette en 2012 por la publicación de una columna sobre su presunto acoso por Facebook a una mujer. Perdió el juicio, la apelación y entonces amenazó al diario a través de Internet. La empresa prefirió no demandarlo por temor a empeorar la situación.

Agencias AP, AFP y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.