Suscriptor digital

Francisco pidió a los obispos "acompañar a los que sufren"

Cinco arzobispos argentinos almorzaron durante dos horas con el Papa en el Vaticano
Cinco arzobispos argentinos almorzaron durante dos horas con el Papa en el Vaticano Fuente: AFP
Elisabetta Piqué
(0)
30 de junio de 2018  

ROMA.- El Papa les pidió ayer a los cinco arzobispos argentinos a quienes les entregó el correspondiente palio -prenda eclesiástica de distintiva dignidad- que alienten a la gente y acompañen a los que sufren en su país. Fue al finalizar una misa solemne por la fiesta de San Pedro y Pablo.

Así lo contó a LA NACION Víctor Manuel Fernández, flamante arzobispo de La Plata y uno de los prelados más cercanos a Francisco , poco antes de embarcarse en un avión para regresar a la Argentina. "Acabo de asumir en La Plata y tengo mucho trabajo en la arquidiócesis", explicó monseñor Fernández, conocido como Tucho.

Por la mañana Fernández recibió el palio arzobispal de manos del Papa junto a otros cuatro compatriotas: Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza y vicepresidente segundo del Episcopado -también emprendió el regreso al país-; Sergio Fenoy, arzobispo de Santa Fe; Carlos Alberto Sánchez, arzobispo de Tucumán, y Carlos Alfonso Azpiroz Costa, arzobispo de Bahía Blanca.

"Después de la ceremonia, en la que se veía el colorido propio de la Iglesia universal, porque además de los arzobispos de otros 16 países, estaban los cardenales de todo el mundo creados el día anterior, los cinco argentinos almorzamos con él y estuvimos hasta las 14.30... Nos quedamos como dos horas conversando", contó monseñor Fernández, quien hasta abril pasado fue rector de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Consciente del momento de alta sensibilidad que atraviesa el país, luego de la media sanción de la ley para despenalizar el aborto, y la difícil situación económica, el arzobispo de La Plata prefirió no dar detalles del contenido de esas conversaciones "porque en situaciones críticas cualquier cosa que uno diga se puede malinterpretar".

"Hablamos de la Iglesia en la Argentina, del entusiasmo que nos pide a nosotros los arzobispos en la tarea pastoral, en la necesidad de alentar a la gente y de los problemas del país... Pero no puedo decir más nada", afirmó, en diálogo con LA NACION.

"Nos pidió alentar a la gente y acompañar a los que sufren", agregó. El exrector del UCA e intérprete más fiel del pensamiento de Francisco no negó que habló sobre el candente debate sobre la despenalización del aborto. "Sí, pero no puedo decir más nada", se excusó, afable.

Durante el almuerzo, no se habló "absolutamente nada" sobre el demorado viaje del Papa al país, admitió también el nuevo arzobispo de La Plata, quien ante una pregunta destacó que lo vio a Francisco, de 81 años, en espléndida forma. "Él está espectacular, muy bien de salud, yo lo he venido visitando en todos estos años y no noto ningún signo de deterioro. Me impresiona, está muy lúcido", dijo.

"Además, los consejos que te da para tus tareas personales, te iluminan mucho, son orientadoras. Hay gente que lo desaprovecha y que va a verlo para contarle todo lo que hace... Los que aprovechan son los que lo consultan, le piden su ayuda", comentó Fernández, sin especificar a quién se refería.

¿Cuál fue el menú del almuerzo? "El Papa normalmente es muy frugal, pero cuando hay visita y, además, como se celebraba la fiesta de San Pedro y Pablo, que es el Día del Pontífice, sacó algún vino piamontés que le mandan sus parientes... Y hubo de entrada mozzarella con ensalada y después una pequeña porción de pescado", detalló el sucesor de Héctor Aguer en la arquidiócesis de La Plata.

El palio es una banda de lana especial de cordero en forma de collar, blanca, adornada de cruces negras, exclusiva de los arzobispos metropolitanos, que significa una gran responsabilidad del pastor respecto de su rebaño. El Papa bendijo por la mañana esta prenda eclesiástica, que había sido colocada sobre la tumba de San Pedro.

Todos los 29 de junio, fiesta de San Pedro y Pablo, los arzobispos metropolitanos designados durante el año reciben este simbólico atuendo. Desde 2015, por voluntad de Francisco, el palio es entregado, en un cofre, a los arzobispos, en mano, pero no impuesto. La imposición la hace más tarde el representante pontificio en la respectiva sede metropolitana.

Fernández detalló que el nuevo nuncio en la Argentina, el arzobispo congoleño León Kalenga Badikebele, visitará próximamente cada arquidiócesis. "Yo voy a ser el primero, ya arreglamos que el 14 de julio próximo el nuncio vendrá a La Plata para la ceremonia de imposición del palio y la gente está muy deseosa de conocerlo", adelantó.

"En la Argentina algunos se quejaban porque el Papa había mandado a un africano y no a alguien más parecido a nosotros como nuncio, pero la verdad es que pocos saben que en la República Democrática del Congo hay un nuncio argentino", comentó también Fernández, refiriéndose al arzobispo argentino Luis Mariano Montemayor, "embajador" de la Santa Sede en ese país africano.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?