Mundial Rusia 2018. La selección argentina ya no es tan buena como nos gusta creer

Caballero y Guzmán consuelan a Franco Armani (centro)
Caballero y Guzmán consuelan a Franco Armani (centro) Fuente: AFP
Javier Saúl
(0)
1 de julio de 2018  

KAZAN.- "Lo que viene es esto. Es esta realidad. Tenemos todavía un Messi, pero lo que viene son buenos jugadores y punto; y si no estamos preparados vamos a estar en problemas". La sentencia retumbó hace casi dos años en la zona mixta del estadio Mané Garrincha, de Río de Janeiro. Julio Olarticoechea intentaba explicar la eliminación en la primera rueda de los Juegos Olímpicos y lanzaba una advertencia hacia el futuro: la selección ya no es tan buena como nos gusta creer. Y con el adiós consumado de parte de la generación de las tres finales tras la eliminación en octavos de final del Mundial de Rusia , cualquier plan a futuro tendrá que apoyarse en un equipo y no en individualidades. Javier Mascherano y Lucas Biglia ya dieron un paso al costado, Sergio Agüero avisó que espera otra citación, y se esperan las decisiones de Ángel Di María, Gonzalo Higuaín y Lionel Messi .

"El fútbol argentino se seca de talentos", tituló el diario El País hace apenas dos meses. El repaso nombre por nombre de la lista de Jorge Sampaoli daba una conclusión alarmante: alto promedio de edad, poco recambio y una grieta marcada en los jugadores de elite que estaban cerca de la retirada y un grupo de futbolistas más jóvenes que todavía están a mitad de camino en la evolución. Sin Messi (llegaría a Qatar con 35 años) y con campo minado a nivel juveniles, en la transición solo aparecen nombres como los de Paulo Dybala, Mauro Icardi, Giovani Lo Celso, Lautaro Martínez o Cristian Pavón. De la experiencia rusa surge una confirmación: Nicolás Tagliafico. Aunque hay una deuda que solo podrá ser salvada por apariciones milagrosas: no hay arqueros, defensores (la excepción es Nicolás Otamendi) ni mediocampistas defensivos que sean figuras en los principales equipos europeos.

El nuevo trabajo en las juveniles, con Pablo Aimar y Diego Placente a la cabeza, aparece como la punta de una reconstrucción que llevará su tiempo. Para entender la evolución: el equipo que cayó ayer ante Francia contó con campeones del mundo Sub 20 de 2005 y 2007.

En el juego del armado de un plantel para el futuro inmediato surgen futbolistas como Germán Pezzella (capitán de Fiorentina), Ramiro Funes Mori (pasó a Villarreal), Gerónimo Rulli (perdió el puesto en Real Sociedad, pero podría salir en busca de continuidad), Matías Kranevitter (Zenit de Rusia), Santiago Ascacibar (Stuttgart), Ángel Correa (Atlético de Madrid), Joaquín Correa (Sevilla), Fabricio Bustos (Independiente), Leandro Paredes (Zenit de Rusia), Maximiliano Meza (Independiente) o Guido Pizarro (Tigres de México), por citar algunos de los que cuentan con posibilidades y que podrían llegar por edad a la próxima Copa del Mundo. El proceso será de cuatro años y medio, ya que el torneo se disputará en diciembre. Y tendrá a la Copa América de Brasil 2019 como la primera cita de peso.

La nueva selección, con o sin Messi, llevará la marca de un cambio de paradigma. Una refundación que tendrá que mirar hacia atrás y ver cómo la apuesta por un salvador no logró tapar los problemas estructurales. Los Messi, Agüero, Mascherano, Di María o Higuaín quedaron marcados por las finales perdidas y por la falta de títulos, pero mantuvieron a la selección en lo más alto del fútbol internacional aun con los inconvenientes de fondo a cuesta. Francia y Mbappé fueron tan solo un baño de realidad. El golpe para el adiós generacional. Aunque Agüero , a tono con Olarticoechea, ya haya dejado un recado hace casi dos años: "Cuando no estemos más se va a notar, nos van a extrañar".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.