López Obrador, un maestro de la ambigüedad comparado con Perón, Chávez y Trump

Rafael Mathus Ruiz
Rafael Mathus Ruiz LA NACION
López Obrador, hoy, antes de votar
López Obrador, hoy, antes de votar Fuente: AP
(0)
1 de julio de 2018  • 18:29

CIUDAD DE MÉXICO.- ¿Quién es Andrés Manuel López Obrador ?¿Qué quiere hacer?

López Obrador lleva más de cuatro décadas en la política mexicana, pero mucha gente aún intenta leerlo. Es por eso que ambas preguntas cruzaron de punta a punta la campaña presidencial, dominada por el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), "AMLO", como lo llaman aquí. Los mexicanos lo conocen desde hace años, y millones lo eligieron para ser su próximo presidente, pero, para muchos, aún, es un enigma.

"¿Quién es López Obrador? Lo sabremos ahora, que después de tanto esfuerzo, tantos años y tanta dedicación llega al poder. No podemos saber, en definitiva, quién es él hasta que no lo veamos gobernar", dijo el historiador Enrique Krauze, un crítico, que lo bautizó "el mesías tropical" allá por 2006, cuando buscó la presidencia por primera vez.

López Obrador arrasa y lleva la izquierda al poder de México - Fuente: AFP

2:03
Video

Temido y venerado, López Obrador ha sido tildado de nacionalista, populista y pragmático, conservador y progresista, de autoritario, y de político íntegro, intachable. Ha sido comparado con Lula da Silvia y Hugo Chávez, con Barack Obama -su campaña tuvo una fuerte impronta de "esperanza" y "cambio"- y Donald Trump, con caudillos históricos y hasta con figuras más distantes, como el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Pero en México algunos creen que el mejor paralelismo para entenderlo está en la Argentina, en Juan Domingo Perón.

El cierre de campaña, en el mítico estadio Azteca
El cierre de campaña, en el mítico estadio Azteca Fuente: AFP

Nacido en un hogar humilde en el sureño estado de Tabasco, a los 64 años, López Obrador estaba anoche a un paso del sueño político de su vida, ser presidente de México, y llevar a la izquierda por primera vez al poder. Le costó mucho: más de 12 años, y tres elecciones. "La tercera es la vencida", bromeó ayer, antes de ir a votar.

Para llegar a lo más alto del poder, AMLO recorrió casi todo el espectro político mexicano. Comenzó su carrera en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), hace más de 40 años, al que dejó a fines de los 80 para sumarse al Partido de la Revolución Democrática (PRD), una facción de izquierda salida del PRI, al que también abandonó para tejer su propio "movimiento", Morena, pilar de una inusual coalición que unió a la izquierda, la extrema izquierda y la extrema derecha.

Maestro en el arte de la ambigüedad -hay gente aquí que todavía no tiene claro, por ejemplo, si es católico o evangélico-, López Obrador amasó un fuerte respaldo social sin brindar muchos detalles sobre sus planes, con el estandarte de la lucha contra la corrupción como bandera. Prometió cambiar al país con una "transformación radical".

"Va a ser un gobierno del pueblo, para el pueblo, y con el pueblo", anticipó, al cerrar su campaña, en el mítico estadio Azteca.

El escritor Jorge Zepeda Patterson fue uno de los que lo comparó con Perón. "Su ambigüedad ideológica, su capacidad para flotar por encima de las definiciones o para convocar a las fracciones políticas más divergentes y su habilidad para negociar con las estructuras sindicales vigentes, hacen recordar a la figura del líder argentino", escribió en El País.

"En Morena como en el movimiento peronista cabe todo, siempre y cuando se jure respeto y lealtad al líder", atizó.

AMLO hizo una intensa campaña electoral
AMLO hizo una intensa campaña electoral Fuente: AFP

Krauze también cree que, por su trayectoria, su lenguaje, sus mensajes, y por su estilo, "indudablemente recuerda elementos del peronismo". Su duda es si, como presidente, respetará las instituciones, el Estado de derecho y las libertades, o si caerá en las prácticas de líderes populistas.

"Mi preocupación es política. Como demócrata y liberal, desconfío de la concentración de poder en una sola persona, y México es un país que propende mucho a la reverencia a los caudillos, a los presidentes, al poder absoluto. Esto nunca ha hecho bien a la historia mexicana, o a la historia del mundo", afirmó Krauze.

Fantasmas

Para su gente, quienes ventilan los temores populistas buscan demonizarlo, crear fantasmas que no existen para preservar el poder. Marcelo Ebrard, el político de mayor peso dentro su coalición, lo definió como "un luchador social". Desechó la comparación con Perón: López Obrador no es militar, indicó, y tampoco quiere un gobierno intervencionista. Pero su perfil social es innegable. Un dato: su cuarto hijo, nacido de su matrimonio con su segunda esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, se llama Jesús Ernesto, por el profeta cristiano y el "Che" Guevara. Su gente lo venera, y pone sobre sus espaldas la esperanza de un cambio histórico, profundo y definitivo para México.

"Puede convertirse en Ghandi", dijo Jesús Kirkland Colin, 63 años, mientras esperaba el tren tras el multitudinario cierre de campaña de Morena en el estadio Azteca.

Algo si ya ha logrado López Obrador: polarizar a México.

"López Obrador se ha caracterizado desde el principio, y eso fue el corazón de mi crítica hacia él, de dividir a los mexicanos entre los buenos, que lo apoyan, y entre los que no quieren el cambio, que es el cambio que a él lo compende", indicó Krauze. "Ese es un legado que será muy difícil de erradicar", agregó.

Carlos Bravo Regidor, analista político, prefirió equiparar a López Obrador a los Kirchner antes que a Perón. Será un "populista pragmático", anticipó.

"Andrés Manuel se ha convertido en un clivaje en el espectro político. Hoy, mas que preguntarte si eres de izquierda o derecha, o progresista o conservador, te preguntan si estás a favor o en contra de AMLO. Es la principal pregunta para definir tu identidad política en México", afirmó.

"Se va a mover entre esos dos polos, el populismo y el pragmatismo. Es probable que decepciones a sus adversarios -pronosticó- porque no va a ser un presidente apocalíptico. Pero tampoco va a traer la tierra prometida. No va a poder hacer todos los cambios que ha dicho que quiere hacer."

La respuesta final llegará desde Los Pinos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.