Deber cumplido

Carlos M. Reymundo Roberts
(0)
2 de julio de 2018  

El martes pasado, medio país se paró para ver Argentina-Nigeria. Entre los que no pudieron verlo hubo policías, choferes, cajeros de banco, mozos... Pero esta vez a ese nutrido grupo de estoicos se le unió, inesperadamente, el plantel de los Jaguares, la franquicia argentina que compite en el Super Rugby. ¿El partido los sorprendió en uno de sus habituales vuelos intercontinentales? No. Estaban en Buenos Aires. El que los sorprendió fue su entrenador, Mario Ledesma. La agenda que dispuso para ese día, de cara al enfrentamiento del sábado con Stormers, en Vélez, contemplaba entrenamiento físico y táctico a la misma hora en la que jugaban Argentina-Nigeria. Y no hubo cambios. La decisión de Ledesma, que ha hecho de la exigencia y el rigor la marca indeleble de su exitosísima gestión de seis meses al mando del equipo, puede ser calificada (o descalificada) de muchas formas. Pero también es posible interpretarla como un mensaje, un gesto que imprime carácter en el grupo: "Nuestra obligación es entrenarnos a la hora que corresponde. Nada hay más importante para nosotros que el partido del sábado". Wow, eso no suena muy de estas pampas.

Los Jaguares vencieron a Stormers 25-14.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.