Preparan una batería de medidas para liberalizar los precios de la energía

El equipo del ministro Iguacel confía en que la mayor competencia permitirá contener las subas; afirma que los actuales niveles aseguran rentabilidad; el gas subiría 25% en octubre
El equipo del ministro Iguacel confía en que la mayor competencia permitirá contener las subas; afirma que los actuales niveles aseguran rentabilidad; el gas subiría 25% en octubre Fuente: Archivo
Diego Cabot
(0)
2 de julio de 2018  

En medio de la corrida cambiaria y del impacto de la suba del dólar en el precio de los combustibles , la electricidad y el gas, el Gobierno está dispuesto a realizar una jugada arriesgada. El ministro de Energía, Javier Iguacel , prepara una batería de medidas para liberalizar totalmente el mercado de los combustibles y generar competencia entre productoras de gas para poder bajar el precio de ese insumo, clave para la generación eléctrica.

"¿Quieren mercado? Tendrán mercado", repite Iguacel en cada una de las reuniones que tiene con los empresarios del sector. Su estrategia es ir por un camino contrario al del intervencionismo. Sostiene que nada bueno ha sucedido con el Estado como rector de todo lo que sucede en ese sector. Ni los precios bajaron ni la producción subió con la intervención. Las tarifas sí estuvieron bajas, por los subsidios, pero la generación de electricidad está lejos de ser económica.

Ayer, YPF subió un 5% los precios de sus combustibles en surtidor. No sorprendió al ministro ese porcentaje. Cuando se hizo cargo de la cartera que manejaba Juan José Aranguren, las petroleras habían firmado un acuerdo para aumentar en junio y en julio un 3% cada mes. Fue una adenda al acuerdo sectorial que tenían. En las primeras reuniones, Iguacel escuchó los pedidos de los petroleros para que el precio acompañe la suba del dólar y, sobre todo, el precio del petróleo . Sin embargo, fue lapidario en la respuesta. "Ustedes firmaron esto con el Gobierno. Ahora no hay nada que hablar", les respondió. Les dijo, quizás, algo que no esperaban escuchar: "Va a haber libertad total con el precio. Compitan y el mercado convalidará o no los precios. Tengan libertad, pero con responsabilidad". YPF, la líder del mercado, le dejó claro que su porcentaje de aumento iba a estar por encima del 3% acordado, pero no demasiado. Fue del 5% y hubo consenso con el Gobierno. La pregunta que se impone es qué pasará en agosto.

Pero además de los combustibles Iguacel está encima de lo que pasará con las tarifas de servicios en octubre, cuando se tiene que negociar el nuevo precio del gas. Según los borradores que se confeccionan por estos días, las tarifas subirán alrededor de 25%. Desde entonces empezará un nuevo sistema de subasta de gas y la intención del Gobierno es lograr que el precio del millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector), que ahora está en alrededor de 4,60 dólares, caiga con fuerza solo por la generación de un mercado en el que los productores tengan que llevar su gas y los compradores elijan por precio y por disponibilidad.

Iguacel, exejecutivo de Pluspetrol, conoce cómo son las previsiones en el sector. A sus colaboradores les repite que todas las empresas energéticas del mundo trabajan con previsiones para el año que tienen como gran referencia el precio del petróleo. Esos números para este año están sumados y restados con un barril de petróleo de alrededor de 60 dólares. "Ahora está alrededor de 80 dólares. Todas ganan plata con estos números", dicen cerca del ministro.

Desde ayer los combustibles de YPF cuestan en promedio un 5% más
Desde ayer los combustibles de YPF cuestan en promedio un 5% más Fuente: Archivo

En el ministerio están convencidos de que este nivel de precios les deja ganancias a las petroleras. Por lo tanto, en caso de que alguna se vaya arriba en los precios deberá competir con otra que los deje más abajo. Además, consideran que Trasfigura, el mayor trader mundial de combustibles, que opera en el mercado local con la compra de las estaciones de servicio de Pampa Energía (que a su vez le compró a Petrobras), es una suerte de referencia que podría importar en caso de que las locales entren en un sistema de cartelización. A ese panorama se suma algo más: el Ministerio de Energía es el principal accionista de YPF, y si bien Iguacel piensa tomar distancia de la gestión ya les habló al oído a los ejecutivos de la estatal con el discurso de la "libertad con responsabilidad".

Será una pelea dura con las petroleras y es posible que algunas no quieran despachar más nafta para no ganar más mercado. Quizás en algunos momentos del año vuelvan a aparecer aquellos conos anaranjados que indicaban que los surtidores no estaban disponibles.

Además, están la electricidad y el gas. Las tarifas de gas están hoy calculadas con un dólar de $20,80. Entonces, las distribuidoras acumulan en sus balances la diferencia de cambio con la cotización actual como pérdidas. En octubre, en teoría, se debería rever el cuadro. Impracticable con un dólar a casi $30 y un universo de usuarios que ya no soportan más aumentos. Pero Iguacel tiene un aliado: la devaluación fue en invierno. Si la suba es de 25%, como calculan varios en el ministerio, y empieza a regir en los meses de verano, la situación es distinta. Será más fácil de digerir en momentos en que la demanda de fluido pasa de 7 a 1.

Para cuando llegue el invierno próximo, dice el ministro a sus colaboradores, ya estará en marcha el sistema de subastas. Quienes lo escuchan en su despacho dicen que confía en una de las consecuencias de la política de Aranguren. A fuerza de precios altos, los incentivos a la inversión dieron sus frutos y la Argentina ya tiene excedentes de gas. "El gas nuevo tiene un precio alto, pero nosotros no vinimos a no cumplir las normas. Si se firmó eso se va a respetar", dicen en su equipo respecto de la posibilidad de bajar ese precio que acordó el ex-CEO de Shell Argentina y hoy exministro. "Los contratos se cumplirán -dice Iguacel por lo bajo-. Pero lo que se terminó es el papá Estado. Vamos a generar un marco para que se comercialice el gas entre privados. El Estado no tiene nada que hacer ahí más que ser un facilitador".

La apuesta por el mercado

  • Libertad: En el Ministerio de Energía confían en que la competencia les pondrá un techo a los aumentos en los precios de los combustibles y del gas
  • Subastas: Para reducir el impacto de los aumentos en el gas, entrará en vigor el sistema de subastas para fomentar la producción local y bajar el precio
  • Comercio: Desde el ministerio se impulsará un nuevo marco legal que facilite el comercio de gas entre privados

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.