Otra vez la niebla transformó la ciudad y volvió a complicar el Aeroparque

Por la escasa visibilidad, la terminal aérea no pudo funcionar con normalidad y hubo vuelos demorados; hoy, la llegada de lluvias ayudaría a regularizar los servicios
Por la escasa visibilidad, la terminal aérea no pudo funcionar con normalidad y hubo vuelos demorados; hoy, la llegada de lluvias ayudaría a regularizar los servicios Crédito: @elsiet_mariani
Valeria Musse
(0)
2 de julio de 2018  

Otra vez la niebla y la neblina transformaron Buenos Aires y causaron, por segundo día consecutivo, algunos trastornos en el Aeroparque Jorge Newbery. Cuando las empresas empezaban a normalizar el servicio tras un sábado totalmente afectado por la baja visibilidad, que obligó a cancelar y reprogramar ciertos vuelos, pasado el mediodía de ayer una densa masa de aire húmeda volvió a cubrir parte de la ciudad y generó algunas demoras en los viajes.

Alrededor de las 14, la terminal metropolitana estaba operable, pero entre las 15 y las 16, aproximadamente, la visibilidad se redujo a solo 200 metros, por lo que durante ese tiempo el aeropuerto no pudo funcionar con normalidad. Luego, la densa niebla se disipó un poco y la situación se fue regularizando.

Según indicaron desde el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), el fenómeno climático iba a empezar a mermar entre las últimas horas de anoche y esta madrugada por el arribo de un frente lluvioso y la entrada de una masa de aire frío acompañada de vientos que llegarían desde el sur.

A primera hora de ayer, y con las condiciones que parecían mejorar, las empresas aéreas proyectaron un plan para normalizar la situación de sus vuelos cancelados durante el sábado. Producto del cierre del Aeroparque por la neblina, más de 30 aviones de la empresa Aerolíneas Argentinas tuvieron que hacer pernoctes no previstos en aeropuertos de todo el país. Esos vuelos son los que empezaron a arribar ayer a la mañana a Buenos Aires.

En un comunicado, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) informó que el Aeroparque Jorge Newbery se encontraba operable y que los vuelos se irían normalizando con el correr de las horas.

A lo largo de los pasillos de la terminal metropolitana se podía observar el resultado del proceso climático: cientos de personas varadas a la espera de novedades.

Norma, una vecina de Campana que había planeado con su familia tomar un vuelo a Foz de Iguazú el sábado por la mañana, no tenía certezas sobre qué pasaría con su viaje de placer (que ya no sería de una semana). "Primero, nos pasaron el vuelo para hoy [por ayer], ahora dicen que viajamos mañana [por hoy] a las 19. Aerolíneas Argentinas no nos dio ni un vaso de agua. Somos cuatro y comer acá es imposible, porque un sándwich cuesta $200", se quejó en diálogo con LA NACION.

Gastón, un neuquino de 20 años, descansaba al lado de un ventanal, como resignado. Debería haber embarcado el sábado a las 18 para regresar a su casa luego de visitar el centro porteño por un congreso, pero recién volaría ayer a las 20. El joven, uno de los 30.000 pasajeros de Aerolíneas Argentinas afectados por el mal tiempo, detalló: "Me tuve que quedar acá, no tenía plata para comer ni para un hotel. No vine a vacacionar, así que les tuve que pedir a mis padres que me giraran dinero".

La empresa aérea nacional dispuso para ayer un vuelo especial a la ciudad de Ushuaia, otro a Neuquén y dos más a Puerto Iguazú, donde estaba la mayor cantidad de pasajeros demorados.

Desde la empresa informaron que durante el fin de semana, a raíz de la niebla, se tuvieron que cancelar 118 vuelos y que las reubicaciones de los pasajeros se realizan en servicios dentro de las 72 horas siguientes. En general, añadieron, "los pasajeros afectados fueron reubicados en vuelos lo más cercanos posibles a su horario original, la mayor parte de ellos en el día de hoy [por ayer]".

En el caso de los vuelos internacionales, dado que el aeropuerto de Ezeiza tuvo muchos aviones en espera pero siguió operando, la empresa operó con normalidad, aunque con demoras producto de los vuelos que eran derivados desde el Aeroparque.

El pronóstico

La niebla y la neblina que cubrieron gran parte de la ciudad durante el sábado y ayer, y que ingresaron desde el Río de la Plata, son denominadas "de advección" y están relacionadas con el ingreso de una masa de aire húmedo condensado. Solo se dispersan cuando llueve y/o ingresa una masa de aire más frío, explicó el meteorólogo Lucas Berengua, del SMN, a LA NACION.

Si el fenómeno climático da una visibilidad inferior a 1000 metros, es considerado niebla; si supera el kilómetro, se lo denomina neblina.

Cuando caía la tarde de ayer, el SMN difundió en su cuenta de Twitter que, de acuerdo con las últimas imágenes de radar de Ezeiza y de Paraná, empezaban a formarse chaparrones y tormentas en Buenos Aires y en el sur del Litoral, que revertirían la situación.

Las quejas de los usuarios afectados

  • Norma (pasajera): "Es una vergüenza. Entiendo el tema climático, pero están dando hoteles para que se vayan a quedar los extranjeros demorados y a nosotros, nada. Los que somos de acá siempre perdemos"
  • Gastón (pasajero): "Me tuve que quedar acá [en los pasillos del Aeroparque] porque no tenía plata para comer ni para un hotel. No vine a vacacionar, así que les tuve que pedir a mis padres que me giraran dinero"
  • Yoana (pasajera): "Teníamos el vuelo a las 9.20 [por ayer] a Salta. Lo cancelaron, pero por suerte pudimos conseguir lugar a las 17.30 [de ayer]. Nos intentaron ubicar lo más pronto posible, fueron bastante razonables"

Con la colaboración de Dolores Caviglia

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?